print
COMPRAR ACCIONES DE BANCOS Y CAJAS

Zapatero faculta por decreto a Solbes para hacer lo que ayer era "innecesario"

El Gobierno no tiene claro el alcance de la crisis financiera sobre las entidades españolas. El presidente ha tardado unas horas en desmentir a su vicepresidente económico, con un Real Decreto que permite al Estado comprar acciones y cuotas de bancos y cajas de ahorros. Solbes cree que no es necesario y Zapatero dice que es una medida “urgente que no puede esperar”. Además, el Gobierno avala deuda de las entidades hasta 100.000 millones. La bolsa recibe con una subida histórica el acuerdo del Eurogrupo.


El triple que el Plan Paulson
Con suerte, la peor recesión desde 1983
Los bancos centrales dan liquidez ilimitada

Noticia publicada el 13-10-2008

LD (L. Ramírez) El presidente del Gobierno hace la guerra por su cuenta, o al menos eso es lo que se desprende de la aprobación de un nuevo Real Decreto Ley efectuada este lunes en Consejo de Ministros. El pasado domingo, el vicepresidente económico descartó que el Estado deba comprar acciones de bancos españoles para evitar su descalabro en los mercados (como en Reino Unido, Francia o Alemania) porque "España no necesita hacerlo".
 
Pero José Luis Rodríguez Zapatero no opina de la misma forma, ya que convocó a algunos de sus ministros a primera hora del día para aprobar un nuevo paquete legislativo que abre la puerta a la entrada del Estado en el accionariado de los bancos y al capital de las cajas de ahorros, mediante la adquisición de cuotas participativas. Así lo explica la referencia colgada en la página web de La Moncloa:
 
"Con carácter excepcional y hasta el 31 de diciembre de 2009, se autoriza al Ministro de Economía y Hacienda para la adquisición de títulos emitidos por las entidades de crédito residentes en España, incluyendo participaciones preferentes y cuotas participativas, cuando estas entidades necesiten reforzar sus recursos propios y así lo soliciten". Los acuerdos de adquisición se adoptarán previo informe del Banco de España.
 
Como si no fuera consciente de las palabras de su vicepresidente, Zapatero dijo que la nueva iniciativa legislativa tiene un carácter "urgente" y justificó la celeridad en la aprobación (no esperó al Consejo de Ministros que se celebra cada viernes) al señalar que es una acción "que no puede esperar". Todo lo contrario de lo expresado por Solbes.
 
Además, el Real Decreto autoriza al Gobierno a avalar las nuevas emisiones de deuda de las entidades financieras hasta el fin del próximo año. La cuantía de estos avales alcanzará un máximo de 100.000 millones de euros en lo que queda de 2008, dejando para 2009 un importe sin confirmar.
 
Discutir la "notas a pie de página"
 
Zapatero quiso dejar claro en rueda de prensa los motivos por los que el Gobierno ha aprobado esas medidas sin esperar a la opinión del primer partido de la oposición.
 
"Esto no podía esperar", declaró, porque el deterioro del sistema financiero mundial desde mediados de septiembre es "gravísimo". "Hemos hecho todo el esfuerzo, admitimos la comparación con cualquier gobierno ante un contexto que lo que exige son decisiones" y capacidad resolutiva, "de decir sí o no", dijo.

En opinión del presidente, el respaldo a esas medidas económicas "es una cuestión de voluntad política. Luego se pueden discutir las notas a pie de página", pero la clave es si existe voluntad política o pretensión de buscar "un resquicio" para el debate.

"Espero que, por sentido de país, actuemos todos de una manera coherente" en la convalidación de los dos decretos leyes, que tiene que ser aprobada en el Congreso de los Diputados, porque sólo un Gobierno "profundamente irresponsable" dejaría caer el sistema financiero, tras el cual están los ahorros de los ciudadanos, la financiación de las empresas y, por tanto, las garantías de actividad y de empleo.

Ambos decretos, añadió el presidente, son "razonables" y "homologables" a lo que están haciendo los demás países de la zona euro, y si Rajoy respalda las medidas de Angela Merkel en Alemania “no puede permitir que el color político determine comportamientos distintos”.
 
El Estado podrá ser accionista de bancos y cajas de ahorros
 
Lo más novedoso del Real Decreto es la posibilidad de que el Estado entre en el accionariado de los bancos y en el capital de las cajas de ahorros. La pasada semana el primer ministro de Reino Unido, Gordon Brown, explicó cómo se hace este proceso de nacionalización parcial del sistema financiero y Zapatero parece haber tomado buena nota.
 
Zapatero explicó que esto se producirá “cuando estas entidades necesiten reforzar sus recursos propios y así lo soliciten”. Los acuerdos de compra deberán ser analizados previamente por el Banco de España.
 
Esta medida puede salvar a algunas cajas de ahorros cuyo negocio depende casi totalmente del mercado inmobiliario, y que, en algunas ocasiones, han realizado una gestión con un mayor peso político que económico, financiando operaciones de dudosa rentabilidad.
 
Y es que el sector promotor debe unos 311.000 millones de euros a bancos y cajas de ahorros, créditos que deben ser renegociados porque se adjudicaron con un valor de suelo que en la actualidad es muy inferior al de la fecha de solicitud del préstamo, como señala el economista y presidente de LD, Alberto Recarte, en su Informe sobre el sistema financiero español. Al no poder vender los inmuebles construidos, los promotores no tienen liquidez para devolver los préstamos.
 
El presidente no aclaró si el Estado aprovechará la ocasión para acabar con el carácter semipúblico de las cajas de ahorros, vendiendo las participaciones adquiridas en estas entidades a inversores privados. En todo caso, la medida tiene carácter temporal, siempre que el Gobierno no decida ampliar el plazo contemplado en el Real Decreto.
 
Respuesta al consenso de la UE
 
El presidente del Ejecutivo dijo que la iniciativa legislativa (que se suma a la aprobada el pasado viernes) es una respuesta a la reunión del Eurogrupo, celebrado el pasado fin de semana. Defiende el compromiso de los países comunitarios a garantizar la liquidez de las entidades financieras, a reforzar su estructura de capital allí donde sea necesario y a facilitar la financiación del sistema en el medio plazo.
 
En cuanto al texto normativo que aprueba el Gobierno español, el Real Decreto “autoriza al Estado a otorgar avales a las operaciones de financiación nuevas que realicen las entidades de crédito residentes en España”, es decir, que el Ejecutivo respalda los pagarés, bonos y obligaciones con dinero público.
 
El plazo de otorgamiento de estos avales finalizará el 31 de diciembre de 2009 y el encargado del proceso será el vicepresidente Solbes. Zapatero aseguró que a las entidades que estén interesadas en lograr el aval del Estado “se les cobrará una comisión que refleje el riesgo” que asumen las arcas públicas en cada una de las operaciones.
 
La bolsa registra la mayor subida de la historia
 
El acuerdo del Eurogrupo sobre los rescates financieros y la aplicación de ellas al mercado español fue recibido con satisfacción por los inversores. La bolsa española registró este lunes la mayor subida de la historia, con un repunte del 10,65 por ciento, y recupera buena parte de lo perdido en las dos últimas sesiones. El selectivo cerró en las 9.955 unidades.
 
El resto de plazas europeas también recuperaron parte del terreno perdido en la pasada semana. Así, Londres subió un 8,3%, Paris un 11,18%, Frankfurt un 11,4% y Milán un 11,49%.
 
Al otro lado del Atlántico, Wall Street abrió también al alza, con una subida del Dow Jones de Industriales de la Bolsa de Nueva York del 4,76 por ciento. A las 20:30 horas, el selectivo crecía un 6,02 por ciento, mientras que el tecnológico Nasdaq registraba un crecimiento del 6,65 por ciento.



Noticias relacionadas            Enviar a: Agregar a MEN?AME Agregar a TECHNORATI Agregar a DEL.ICIO.US Agregar a YAHOO Agregar a GOOGLE

Enlaces patrocinados