Jueves 17 de Febrero
Actualizado a las 23:43:06
LD

Libertad Digital: Noticias y opinión en la Red

Economía

6
EL PRESIDENTE QUIERE AHORA DESVINCULAR SUELDOS E IPC

Zapatero y sus ministros no se aclaran: ¿hay que hacer caso a los alemanes?

El presidente quiere reformar la negociación colectiva, al menos cuando le pregunta The Economist. El semanario está fascinado con su mutación.

M. R. MARTÍN

El presidente del Gobierno ha entrado de lleno en el debate sobre la negociación colectiva. Y lo ha hecho para decir que está de acuerdo con el consejo clave que dio Angela Merkel al Ejecutivo español en la víspera de la cumbre bilateral en Madrid: vincular los salarios a la productividad y no a la evolución del IPC.

En declaraciones recogidas por el semanario británico The Economist, Zapatero, olvidando quizás que sus palabras, aunque publicadas en un medio extranjero, tendrán repercusión en España, defiende que "tiene que haber una moderación salarial" y que hay que mirar la situación "sector por sector y compañía por compañía".

Cuando en el semanario se recuerda que en España se combinan una de las mayores subidas salariales con un fortísimo incremento del paro, se recogen la respuesta de Zapatero sobre este asunto: el presidente quiere vincular los salarios al crecimiento de la productividad, siguiendo, pues, las directrices de la canciller.

El problema es que sus declaraciones chocan de lleno con las que este jueves hizo el ministro de Trabajo tras la sugerencia de Merkel. Valeriano Gómez, tajante, defendió seguir ligando sueldos a inflación porque este modelo, dijo, "no ha tenido una mala experiencia" y sirve también para "recuperar" pérdidas empresariales.

Eso sí, Zapatero no fue el primero en discutir la versión de Gómez, puesto que, sólo unos minutos después de que éste hablase, un despistado Ramón Jáuregui dijo a preguntas de los periodistas que el mensaje de Merkel tenía "mucha lógica".

Y tras este el cruce de declaraciones dentro del Gobierno y las declaraciones de Zapatero al semanario británico, otro miembro del Ejecutivo, Alfredo Pérez Rubalcaba, echaba este viernes más leña al fuego tras la rueda de prensa del Consejo de Ministros. Para el vicepresidente, hablar de la negociación colectiva, como habían hecho sus dos compañeros y su jefe, es un error. En su opinión, "no ayuda" que el Gobierno intervenga en el debate diciendo a los agentes sociales lo que tienen que hacer.

El resumen es que el Gobierno está hecho un lío en una de las cuestiones clave en materia de regulación laboral. Con casi cinco millones de parados, son muchos los especialistas que creen que la negociación colectiva impone una rigidez insoportable a su mercado de trabajo. Pues bien, en esta situación, el presidente y su ministro de Presidencia creen que hay que seguir el consejo de Merkel y cambiar las normas actuales. Mientras, su ministro de Trabajo piensa que mejor que no escuchemos el consejo de los germanos. Y para completar el cuadro, el vicepresidente primero tercia pidiendo que no se hable del tema para no presionar a los sindicatos. Todo esto en apenas 24 horas.

Las reformas llegan "demasiado tarde"

Las declaraciones de Zapatero no son las únicas recogidas por The Economist esta semana. El presidente también apunta, preguntado por su brusco cambio de rumbo en materia económica, que "España está haciendo reformas por sí mismas" y no "porque nadie le esté diciendo que las haga". Añadió que él está de acuerdo en sancionar a países que no cumplan los criterios de déficit y deuda.

En el semanario, sin embargo, se pone el acento en las posibles causas de ese cambio de política y apuntan a Angela Merkel. Dice que muchos piensan que ella es quien está presionando a Zapatero para adoptar medidas –she is holding Zapatero's nose to the grindstone, dicen literalmente- y que por ello había expectación ante la visita de esta semana. También destacan lo mucho que se está esforzando el presidente en escenificar ese cambio y citan la relevancia que se ha dado a la firma del pacto de las pensiones. También ironizan con el "famoso optimismo" del presidente, que espera que España crezca más rápido que la media de la UE en 2013.

El semanario no es tan optimista, al menos con el futuro de Zapatero: las elecciones, recuerda, son dentro de dos años "y las encuestas sugieren que el partido socialista saldrá del poder". Las reformas han llegado "demasiado tarde".

Publicidad

Esta y otras noticias en la versión para móviles de LD: m.libertaddigital.com
La Tienda de Libertad Digital La tienda de Libertad Digital Novedades Para ella Para él Vida y Hogar Salud Twin Cámara 2 en 1 Funda Cargadora iPad Vinobox + 6 Botellas Copas de Bohemia

También en Economía

Los tres picos de deuda del año

El Tesoro cubre su primer gran compromiso financiero de 2011

El Gobierno afronta tres fechas clave para cubrir sus necesidades financieras en 2011. Con la última subasta, acaba de cubrir el primer pico.
PROCEDIMIENTO ESPECIAL CONCURSAL

Nueva Rumasa pone diez de sus empresas a un paso de la suspensión de pagos

Las compañías afectadas son Clesa, Garvey, Hotasa, Dhul, Elgorriaga, Hibramer, Trapa, Carcesa, Quesería Menorquina y Rayo Vallecano.
LAS CLAVES DE SU PRESUPUESTO 2012

Obama conduce las cuentas públicas de EEUU al borde del precipicio

Aunque Obama habla de "duros recortes" para reducir el déficit, sus presupuestos apuntan a lo contrario: más déficit y deuda.

Lo más popular

Copyright Libertad Digital S.A.
C/ Juan Esplandiú, 13
28007 Madrid
Tel: 91 409 4766
Fax: 91 409 4899