Menú

Así llamaba el "demócrata" Carrillo a la violencia en el 34

Antonio Manuel Barragán-Lancharro, joven historiador extremeño, reproduce en su blog un texto impagable del joven Santiago Carrillo Solares en el que exige a los jóvenes socialistas que acaparen armas para ejercer el terror contra los enemigos del pueblo.

0
Se trata del denominado “Decálogo del joven socialista”, publicado en la edición de 17 de febrero de 1934 del periódico “Renovación”, órgano oficial de la Federación de Juventudes Socialistas de España y dirigido por un joven Santiago Carrillo Solares, que a sus diecinueve años ya hacía sus pinitos como “luchador por la libertad y la democracia”.

Esto es, según el diario dirigido por el joven Carrillo, lo que debe hacer y pensar un joven digno de llamarse socialista:

1. Los jóvenes socialistas deben acostumbrarse a las movilizaciones rápidas, formando militarmente de tres en fondo.

2. Cada nueve (tres filas de tres) formarán la década, añadiéndole un jefe, que marchará al lado izquierdo.

3. Hay que saludar con el brazo en alto -vertical- y el puño cerrado, que es un signo de hombría y virilidad.

4. Es necesario manifestarse en todas partes, aprovechando todos los momentos, no despreciando ninguna ocasión. Manifestarse militarmente para que todas nuestras actuaciones lleven por delante una atmósfera de miedo o de respeto.

5. Cada joven socialista, en el momento de la acción, debe considerarse el ombligo del mundo y obrar como si de él y solamente él depende la victoria.

6. Solamente debe ayudar a su compañero cuando éste ya no se baste a ayudarse por sí solo.

7. Ha de acostumbrarse a pensar que en los momentos revolucionarios la democracia interna en la organización en un estorbo. El jefe superior debe ser ciegamente obedecido, como asimismo el jefe de cada grupo.

8. La única idea que hoy debe tener grabada el joven socialista en su cerebro en que el socialismo sólo puede imponerse por la violencia, y que aquel compañero que propugne lo contrario, que tenga todavía sueños democráticos, sea alto, sea bajo, no pasa de ser un traidor, consciente o inconscientemente.

9. Cada día, un esfuerzo nuevo, en la creencia de que al día siguiente puede sonar la hora de la revolución.

10. Y sobre todo esto: armase. Como sea, donde sea y “por los procedimientos que sean”. Armase. Consigna: Ármate tú, al concluir arma si puedes al vecino, mientras haces todo lo posible por desarmar a un enemigo.

Ese mismo año de 1934, la izquierda llevó a cabo un intento de golpe de estado contra la II República, en el que jugaron un papel destacado organizaciones como la dirigida por Carrillo. Más tarde, en la guerra civil, su nombre jugaría de nuevo un papel crucial en las matanzas a sangre fría de Paracuellos del Jarama. Actualmente expide carnets de demócrata y da lecciones de moral pública desde los micrófonos de la SER.

En Sociedad

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 29 comentarios guardados

    Servicios