Menú

Exposados: Jennifer Aniston, ni contigo ni sin ti

Hay en Exposados, film de simplicidad no precisamente ejemplar, varios defectos capitales que dinamitan cualquier posibilidad de presentar al espectador una película con carisma. Jennifer Aniston y Gerard Butler son pareja en la ficción y, quizá, también en la vida real...

0
Hay en Exposados, film de simplicidad no precisamente ejemplar,  varios defectos capitales que dinamitan cualquier posibilidad de  presentar al espectador una película con carisma. Jennifer Aniston y Gerard Butler son pareja en la ficción y, quizá, también en la vida real...

La película protagonizada por unos voluntariosos Gerard Butler y Jennifer Aniston escoge la vía de Dos pájaros a tiro, es decir, la de una comedia romántica sobre ruedas con los dos ex reunidos a la fuerza, al verse metidos en una trama policiaca y de persecuciones. Pero carece de garra tanto en su vertiente más ruidosa como en la más dulzona.

Es por ello que el film es casi un fracaso total. Se esfuerza por complacer al público utilizando demasiados recursos fáciles, pero ninguno de ellos está ejecutado con la perspicacia necesaria incluso para el producto más formulario. Viendo Exposados se echa de menos una barbaridad la labor de un buen director como John Badham en, precisamente, Dos pájaros a tiro (1990) protagonizada por Mel Gibson y Goldie Hawn. El director explotaba el atractivo de las estrellas y exprimía las posibilidades de un film formulario hasta hacerlo divertido y más o menos presentable.

La culpa de todo ello no es de otro que de Andy Tennant, que se conforma con subrayar el almíbar y las bromas más básicas del pobre guión, sin molestarse en explotar el atractivo de la pareja y en ningún caso, nunca, ejercer como director de acción. Era de esperar que el director de Hitch o Como locos a por el oro (menudos avales) careciera de la habilidad de Martin Campbell (Al límite) o incluso del desparpajo de un Louis Leterrier (Furia de Titanes) a la hora de planificar las (escasas y aburridas) escenas de acción, pero no que el resultado final fuera tan cansino y desmayado como comedia romántica.

Tennant carece de estilo visual, usa y abusa de canciones (y de la horrible partitura de George Fenton), e insiste una y otra vez en que lo que vemos es gracioso, olvidándose de conceder verdadero protagonismo y desarrollar la química de la pareja protagonista, única razón de ser del producto. Como espectáculo carece de imaginación, como comedia es inexistente, y como romance…apaga y vámonos.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios