Menú

La Casa Real se sirvió del CNI para investigar a Letizia Ortiz

Según Fernando Rueda, la Casa Real se ha servido del organismo dependiente de la Moncloa para evitar vulnerabilidades o futuros ataques.

LIBERTAD DIGITAL
0

El Centro Nacional de Inteligencia (CNI), el antaño llamado CESID, investigó a Juan Carlos I, a Sabino Fernández Campo y... a Letizia Ortiz. Ninguno se ha escapado de las investigaciones de un organismo dependiente de la Moncloa.

Además, la Casa Real se ha servido de los servicios del CNI para investigar el pasado y el presente de numerosos personajes. Más que posible es el caso de Letizia Ortiz. Existen rumores de un informe secreto con información de Letizia antes de ser princesa. Para algunos, es tan sólo un rumor; para otros, como Fernando Rueda –especialista en espionaje-, el informe existió, aunque no haya rastro de él.

Rueda ha publicado el libro Las alcantarillas del Poder. En él analiza las cien operaciones más importantes de los servicios secretos de los últimos 35 años en España. En el libro, Rueda escribe: "En los meses en los que salieron juntos y acrecentaron su amor, Letizia tuvo que pasar, sin saberlo, la prueba más dura antes de casarse con el heredero a la Corona: la investigación del CNI".

Según el autor, este tipo de pesquisas son habituales cuando se producen nuevos ingresos en la Familia Real. El fin es evitar vulnerabilidades o futuros ataques por parte de terceros –grupos de presión, medios de comunicación...-.

En una entrevista a Vanitatis, el especialista en espionaje declara: "Zarzuela sabía que la misma investigación sería llevada a cabo por los enemigos de España y por tanto había que evitar a toda costa cualquier tema que pudiera servir de campo de batalla (...) Se investigó la vida previa a su relación con el Príncipe para evitar que servicios de espionaje extranjeros o mafias pudieran chantajear al país o encontrar alguna debilidad. Posiblemente, se procedería a retirar por ejemplo los informes médicos para que la CIA o la KGB no se hicieran con la información".

El autor tiene la certeza de que el informe existió, aunque posiblemente estuviera basado en conversaciones verbales. Rueda apunta a que también pudiera haber ocurrido con Jaime de Marichalar o Iñaki Undargarin. Según el especialista en espionaje, es el Rey quien encarga el informe y este es entregado "en mano al director del CNI".

El periodista Isidre Cunill, en su libro Letizia Ortiz: una republicana en la corte de Juan Carlos I, ya especulaba con la existencia de este tipo de informes. A este respecto, Rueda duda que Cunill haya podido acceder a estos documentos ya que, si no, "lo hubiera mostrado sin reparos en el libro, como hubiese hecho cualquiera".

Algunos casos de espionaje constatados

En febrero de 1982, espías del CESID fueron pillados espiando al secretario de la Casa del Rey entre 1977 y 1990, Sabino Fernández Campo. El 12 de junio de 1985, El Mundo llevaba en portada la siguiente noticia: El Cesid grabó y archivó en su ‘cintateca’ conversaciones del Rey y sus amigos. Aquél caso terminó con la dimisión del director del CESID, Emilio Alonso Manglano; el ministro de Defensa, Julián García Vargas, y el vicepresidente del Gobierno, Narcís Serra.

En Chic

    Lo más popular

    0
    comentarios
    Acceda a los 16 comentarios guardados

    Servicios