Menú

"La III República empieza hoy con Felipe y Letizia, y la patrocina Telecinco"

La publicitadísima serie de Telecinco sobre los Príncipes de Asturias ha conseguido congraciar a críticos, espectadores y cifras de audiencia bajo el mismo nombre: fiasco. Los absurdos guiones han llenado de carcajadas y mordacidad la red, y cunde la misma opinión: sólo se entiende como serie de humor.

LEONOR POVEDA
0
Los Príncipes, en la ficción | Telecinco

Ni la esplendorosa belleza de Amaia Salamanca pudo sacar a flote la apuesta estrella de Telecinco para la noche del martes: Felipe y Letizia, dirigida por Joaquín Oristrell. La primera parte de la serie relataba la vida de los herederos de la Corona desde que se conocieron, y la presentación de Felipe a los Reyes de la que sería su mujer. La presencia de Marisa Paredes en el papel de reina y el Juanjo Puigcorbé en el de monarca, parecía presagiar unos mínimos de calidad al biopic... Pero se quedó en eso. Un vano presagio que no fructificó en ningún momento.

Sin paños calientes: la serie ha resultado un auténtico fiasco. Y el dictamen es unánime. Ayer, mientras se emitía en prime time, miles de usuarios se congregaban en torno a twitter, asombrados por los infames guiones y las inverosímiles situaciones que retrataban. En la red social no se habló de otra cosa, y #felipeyletizia fue trendic topic: internautas tecleaban rápidos mensajes, mordaces e ingeniosos sobre el espectáculo al que estaban asistiendo: "He visto poco de Felipe y Letizia, pero me ha parecido sin duda LA COMEDIA DEL AÑO", proclamaba un tuitero.

Y es que esa fue la única explicación plausible que encontraron los espectadores ante la serie: era una parodia, biopic de carácter satírico sobre los Príncipes. "¿Por qué si no iban a hacer ESTO?" se preguntaba otro. Es como un celebrities de Muchachada Nui de dos horas y mal hecho" se mofaban, "una sucesión de sketches".

"El guión lo escribieron los de El Jueves. Reconocedlo, que todo el mundo ya se ha dado cuenta" bromeaba una usuaria. Pero, ¿exageramos todos?. Para muestra, valgan algunos botones de un guión que sólo pudo ser escrito fruto de una demoledora resaca. El Rey es retratado como una suerte de Don Pimpón, que le espeta a Jaime de Marichalar: "No hables tanto por el móvil, que te vas a quedar sin batería". ¿Broma? Carcajadas desató seguro, casi tantas como el perpetuo atuendo del émulo del monarca, que parecía cosido a fuego a su persona: un chándal. 

Para la posteridad quedará la escena en la que Felipe y Leticia, aún novietes, comparten veladas de cariño y momentos pretendidamente románticos. En una de ellas, están en Palma, compartiendo un helado... imágenes que ni la marca de helados más necesitada de publicidad habría querido para sus spots.

La Reina que ficciona Telecinco, con un incomprensible acento francés (¿?) es digna discípula de los agentes de la Stasi –cansina su perseverancia de espiar a su hijo- o de la madrastra de cualquier cuento infantil. "En Telecinco están dando Los padres de él?" decían los internautas con sorna. Más o menos, pero la maldad se encarna en la suegra Real. Y griega. "me sentí como en un estreno de Almodóvar, solo faltaban Penelope y Bibi Andersen haciendo de hermanas del rey" reseñaban en twitter.

De la risa floja, a la carcajada extenuante fue el "minuto de oro de la comicidad" en el que la red social ardía entre mordacidades e ingenio. Y no era para menos, recreemos: el Príncipe afronta el tenso momento de presentar a Letizia ante papi y mami, que teatralizan un disgusto con la divorciada tan impostado como cómico. Entonces, el Rey campechano, espeta: "Bueno, vamos a hablar de temas serios, hablemos de El Molinón y el Sporting". Verídico. Los tuiteros seguían echando leña al fuego: "Tras la mención al Sporting en #felipeyletizia, De Lorenzo anuncia cancelación de los Premios Príncipe y el Oviedo se retira de la Copa del Rey".

Nadie daba crédito a tanto despropósito narrativo, y se comenzaron a barruntar nuevas teorías que explicasen la payasada del panoli heredero, y la resabiada plumilla: "Nadie en 71 años ha hecho más por la República que Telecinco" decía un usuario. Y la perla: "La III República empieza hoy y la patrocina Telecinco".

Un regalito más, que endulce la espera hasta la próxima entrega de este biopic de baratillo. Así fue, según la cadena de Vasile, la petición de mano del príncipe a la periodista, que recoge el blog de Marcelino Gutiérrez. Provéanse de kleenex. Para la risa.

Felipe: "Si esto fuera un cuento, pasaría una estrella y pediríamos un deseo". (Original)

Letizia: "Pero el cielo está rojo. Creo que me acaba de caer una gota de agua en la cara (risita)"

Felipe: "Pues le podemos pedir el deseo a la próxima gota". (Sutil continuidad narrativa)

Letizia: "Esta bien quiero... Tirarme en paracaidas. Te toca".

Felipe: "Muy bien, quiero... casarme contigo" (Así, sin darse importancia)

Letizia: "No juegues con eso ¿vale?".

Felipe: "No estoy jugando, ¿por qué no?"

Letizia: "Porque es mejor dejarlo así, como está".

Felipe:"¡Como está es una mierrrrda!". (Ahí queda eso).

La escena completa, pueden verla aquí. Desternillante.

Dos conclusiones: desde que existe Twitter, hasta esta experiencia televisiva es más entretenida. Y dos: la audiencia también castigó a Telecino: 4.270.000 de espectadores y 20,9% share, vencido por Hispania, de Antena 3 que logró 4.768.000 de espectadores y 22,7% share.

En Chic

    Recomendado

    Lo más popular

    1. Federico Jiménez Losantos: 'El misterio del suicidio de Casado con el veneno de Rajoy'
    2. El drama de Amparo: "Llegué a mi casa y estaba okupada, si entro me llevan detenida"
    3. Luis Herrero: 'La que se avecina'
    4. El PDeCAT y ERC se ofrecen a Sánchez para que gobierne por decreto
    5. La tragedia que marcó a la familia de Solari
    0
    comentarios
    Acceda a los 24 comentarios guardados

    Servicios