Menú

Los Oscar 2010: Soldados contra Na’vis

La madrugada del domingo al lunes se celebra en el teatro Kodak la 82 Edición de los Oscar, una gala presentada por Steve Martin y Alec Baldwin.

0

Si el año pasado la ganadora indiscutible fue la ya olvidada Slumdog Millionaire , los dos films que llegan con más posibilidades de hacerse con los principales galardones este año son En tierra hostil y Avatar, seguidas cada vez más de cerca por los Malditos Bastardos de Quentin Tarantino.

La competición entre las dos primeras no podía ser más ardiente: resulta que Kathryn Bigelow, directora del film bélico ambientado en Irak, compite directamente con su ex marido James Cameron, creador del film ambientado en el planeta Pandora. De hecho Cameron, tras arrebatarle el galardón al mejor director en la pasada ceremonia de los Globos de Oro, llegó a asegurar dicho premio debía habérselo llevado su antigua pareja…

Las nominaciones a mejor película este año presentan una deliciosa anormalidad: en vez de cinco nominadas, la Academia ha cedido a las presiones y nos encontramos con nada menos que diez. Esto ha dado posibilidad a que películas de género como la espléndida District 9 y la aceptable Avatar entren en competición con melodramas como An Education o Up in the air, o que Up (también nominada como mejor película animada, entre otras) pueda mirar de tú a tú a la última de los Coen, Un tipo serio, o al hinchado (y perdonen el chiste) drama independiente Precious.

Lo cierto es que The Blind side, la principal sorpresa de la categoría, aún inédita en España, tiene nulas posibilidades de hacerse con algo salvo en lo referido a mejor actriz. Sandra Bullock tiene aquí todas las quinielas a favor, pero las categorías actorales son proclives a dar alguna que otra sorpresa y reventarnos las quinielas. Por eso, no le quiten el ojo a la protagonista de Precious, Gabourey Sidibe, o la grácil Carey Mulligan por An Education, que podrían dejar con la boca abierta a la protagonista de La proposición. Por cierto, que este año olvídense de Penélope: su presencia este año es meramente testimonial, y sus posibilidades nulas. Al fin y al cabo, la madrileña ya lo ganó el año pasado por Vicky Cristina Barcelona, por muy bien que esté en Nine. Y no me pregunten por Meryl Streep, nominada de nuevo, y para variar (¡!), por un film tan distraído y trivial como Julie & Julia.

Quien se aparece en los sueños de las actrices de reparto es Mo’Nique, también por la falsísima película de Lee Daniels, pero Vera Farmiga y Anna Kendrick (ambas por Up in the air) podrían demostrarle a la primera el valor de una buena promoción (la actriz de color se ha negado a colaborar a vender las candidaturas de la película que le está dando fama y dinero, lo cual ha sentado francamente mal a la Academia).

Sea como fuere, es en las categorías de actuación masculina donde está todo más cantado. Jeff Bridges se perfila ganador como actor principal gracias a su labor en Corazón rebelde, y el secundario Christoph Waltz lo tiene casi cantado gracias al fabulosamente pérfido nazi que encarna en Malditos bastardos.

Si hablamos de película extranjera, la presencia de la peruana La teta asustada no va a conseguir arañar ni un poco la estatuilla que se va a llevar Michael Haneke por La cinta blanca, cinta alabada hasta el aburrimiento. Aunque francamente, un servidor se alegraría más si El secreto de sus ojos, mucho más imperfecta y sentimental, consiguiera dejar al austríaco con la boca abierta. No podemos dejar de resaltar que el cortometraje animado La dama y la muerte, de Javier Recio (y producido por Antonio Banderas) también opta a un premio.

Si hablamos de guión no podemos destaca el feo que ha hecho la Academia a Cameron. Avatar brilla aquí por su ausencia –y por algo será-, aunque otro film de ciencia ficción como la sobresaliente District 9 pueden presumir de estar presente -repito: por algo será-. El caso es que En tierra hostil, el genial disparate de los Coen, la maravillosa Up y los Bastardos de Tarantino pueden llevarse al tío Oscar debajo del brazo con todo derecho.

Respecto a las categorías técnicas, resulta absurdo pronosticar algo distinto que una victoria aplastante de Avatar. Por mucho 2012 o Transformers que haya, la cinta de Cameron se debe a sus fascinantes criaturas azules. En la gala se homenajeará a Lauren Bacall y el desaparecido John Hughes, responsable de éxitos como Solo en Casa o El club de los cinco, fallecido de un ataque al corazón el pasado verano.

Lo dicho: de ustedes, en un año en el que la mayoría de los films son más que correctos (y aunque ninguno despunte especialmente), un servidor apostaría sus bolsillos por el film de Kathryn Bigelow. Pero llevaría en su corazón el de Tarantino….

En Cultura

    0
    comentarios
    Acceda a los 1 comentarios guardados

    Servicios