Menú

The Blind Side, Un sueño posible: Sandra Bullock pone a prueba a un chico negro

The Blind Side narra la historia real de Michael Oher, un adolescente que salió de la pura miseria para convertirse en une estrella de la NFL gracias a la inesperada ayuda de una familia blanca. Sandra Bullock recogió su flamente Oscar de la Academia por su interpretación.

0
The Blind Side narra la historia real de Michael Oher, un adolescente que salió de la pura miseria para convertirse en une estrella de la NFL gracias a la inesperada ayuda de una familia blanca. Sandra Bullock recogió su flamente Oscar de la Academia por su interpretación.

Porque dejando de lado que el premio a la protagonista de Miss Agente Especial o Speed pueda gustar o no, es de justicia reconocer que la Bullock destila atractivo y personalidad a lo largo de todo el film y que defiende el personaje con honradez y entusiasmo. The Blind side es, de todas formas, un convencional drama de superación personal y familiar con tensiones raciales y sociales de trasfondo y retazos de épica deportiva. Tal combinación, que no es otra cosa que un cuento diseñado específicamente para la patriótica América Profunda, podría haber sido ciertamente indigesta, pero se acaba beneficiando de una realización convencional y plana mucho más experta y acertada de lo que parece.

Lo mejor de The Blind side es que afronta tan peligroso reto con honestidad y de frente, sin caer en excesivos sentimentalismos. Hancock cuenta la historia con aplomo y sin permitirse un solo asomo de ironía, y a pesar de bordear la línea del dramón de sobremesa de pura estimulación lacrimal, la epopeya sentimental y deportiva exhibe un tono taciturno que se compatibiliza con cierto músculo narrativo. The Blind side es un drama de superación muy americano que, al igual que su protagonista, acaba convirtiendo la necesidad en virtud, y en el que se la épica deportiva aparece, en realidad, reducida a su mínima expresión. Hancock utiliza el juego deportivo como imagen de la ética familiar que desprende la película por sus cuatro costados, ahorrándonos por el camino reflexiones sobre un deporte que me sigue resultando incomprensible.

No obstante, no le hubiera venido nada mal al asunto una dosis adicional de conflicto. Hancock sortea con buen corazón los recovecos que pudieran haber sido considerados malintencionados de la historia, pero por el camino también nos escamotea la lucha de su protagonista, sin que al final se cuestione demasiado un trágico panorama social que sólo se apunta brevemente. Dicho de otro modo, la ética de la película me parece positiva en muchos aspectos, pero se queda corta en otros. Y aunque su mano como director se muestra segura y férrea y no se pasa con la sacarina, elude todo riesgo y prefiere transitar caminos conocidos. Aunque en este punto estaría bien recordar Precious, película mucho más agresiva pero santificada por la crítica, que sí me pareció particularmente manipuladora. Por eso, The blind side nunca sorprende, pero agrada por lo noble de sus resultados y porque supera nuestras expectativas.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios