Menú

Una escapada perfecta: Milla Jovovich se exhibe en un thriller sin cuerpo

En Una escapada perfecta una pareja que decide pasar su luna de miel en plan mochilero en Hawai.

0
En Una escapada perfecta una pareja que decide pasar su luna de miel en plan mochilero en Hawai.

David Twohy, director y guionista de Una escapada perfecta, ha desarrollado una irregular carrera que oscila entre el buen hacer dentro de géneros minusvalorados, y el puro y duro disparate. No obstante, todas sus películas aparecen teñidas de cierto aire gamberro –ahí quedan Han llegado, Pitch Black o sus libretos para Waterworld o la reivindicable Velocidad Terminal- que en ocasiones favorece al conjunto y otros casos lo perturba y retuerce hasta la pura majadería.

Desgraciadamente es el caso de Una escapada perfecta, que malgasta todas sus oportunidades de hacer pasar el espectador un rato distraído y jugueton para dedicarse a preparar su caprichoso rizo final, considerado aquí única razón de ser de un suspense excesivamente dilatado y artificioso dentro de su alegre simplicidad.

Lástima que ese temerario twist –en realidad, más visto que el tebeo- arruine el atractivo básico y troglodita de un film como éste, cuyo abono a la simplicidad es siempre su mejor arma. Convertido en una especie de caricatura de El fugitivo (también escrita por Twohy, ea), Escapada perfecta no explota sus posibilidades como relato de acción, suspense o terror, ni siquiera como juguete de vocación paisajista videoclubera, y acaba sometida a un final con cambio de identidades de por medio bastante obtuso que repatea a quien esto suscribe (fan declarado de thrillers tan majetes como la pictórica Río Salvaje o la ya citada barbaridad escrita por Twohy, Velocidad Terminal).

Total, que la presente tarda una eternidad en empezar y, cuando lo hace, resulta difícil perderse en la selva con las dos parejas de marras, la malvada mucho más soportable que la protagonista, por cierto. Dentro del irregular reparto, Milla Jovovich defiende su personaje con profesionalidad pero sin éxito alguno, y buenos actores como Steve Zahn se revelan totalmente inadecuados. No obstante, tanto éstos como Timothy Olyphant –el mejor de la función, con terrible diferencia- se toman el evento como merece, con cierto cachondeo.

En Chic

    0
    comentarios

    Servicios