Menú

Líos en las portadas: los autonómicos, los de la Familia Real y los del PSC

Están autonómicas las portadas de la prensa este martes: ya sea por Mas ya por el picnic del Senado. El Rey de militar también acapara protagonismo.

0

Así es, por ejemplo, en El Mundo, con una imagen que reúne a buena parte de la Familia Real: están el Rey, en una postura un poco rara; la reina; la infanta Elena; y están, por supuesto, Felipe y Letizia, mucho más regios, por cierto.

La imagen, no nos atrevemos a pensar con qué intención, sirve para ilustrar la noticia de la última bravuconada del presidente catalán: "Más se jacta de que España 'no podrá utilizar las armas'".

El editorial se dedica al mismo tema y tiene un par de aciertos notables: cuando dice, por ejemplo, que "la realidad es que el Estado no ha enviado soldados a Cataluña sino 400 millones de euros para que la Generalidad pueda cumplir sus compromisos". Mejor todavía: "En el fondo, el mensaje que lanza a los catalanes es el de que cualquier cosa que hagan será impune". Lo malo del asunto es que, hasta ahora, así ha sido, siempre que no se les ocurriese rotular en español, claro.

En El País se deciden por un titular sobre la marejada autonómica popular: "Rajoy pide unidad a los presidentes para calmar la tormenta autonómica". Me gusta mucho la imagen y la historia que cuenta: una larga cola de personas de lo más variopinto y el hecho de que se han presentados 15.000 peticiones para los 150 empleos que va a ofrecer una nueva fábrica que se instalará en la Comunidad de Madrid, es decir, a 100 demandantes por cada puesto que se presentan sin saber en qué consisten los trabajos. Los enemigos de Eurovegas igual tendrían que reflexionar un poco sobre el tema.

Entrañable el editorial, de estos en los que los de Prisa le cuentan al PSOE lo que tiene que hacer... habitualmente con singular éxito. La cuestión aquí es que, les resumo, CiU y PP "alimentan la polarización en torno a la cuestión nacional" – pobre Alicia Sánchez-Camacho – y la rama catalana del socialismo tiene que ser como una tercera vía: "El PSC necesita representar a los catalanistas progresistas que aspiran a mayores cuotas de autogobierno y a quienes se sienten tan catalanes como españoles y no quieren entrar en aventuras temerarias". Con todos los respetos, me recuerda al anuncio aquel argentino de Coca Cola que explicaba que la bebida era para aquellos y para estos, para los de más acá y los de más allá y, en resumen, para todos. Lástima que un partido político no sea, al menos en teoría, como un refresco.

Por último, si necesitan sorprenderse e incluso cabrearse nada mejor que el artículo que el señor Julián Casanova se firma sobre la Iglesia en la página 35. Más allá de que defendamos o no a la Iglesia, que no es nuestra función, será difícil encontrar una marramachada tan radical, fuera de lugar, mentirosa y carente de lógica como el panfleto en cuestión. Una de las cosas en las que El País se distinguía del difunto Público es que hasta la cosa radical panfletaria tenía un cierto nivel. Se ve que ya no.

En ABC la gran imagen de portada es, cómo no, para Su Majestad el Rey, en el mismo acto que ya veíamos en El Mundo, la imposición de la medalla al regimiento Alcántara, pero en esta ocasión en solitario, es decir, con unos militares a los que no conocemos. "España honra a los héroes de Annual casi un siglo después", es el titular para la imagen, mientras que la noticia que se considera primera del día es para la reunión de presidentes autonómicos populares: "Rajoy se blinda con sus barones para frenar a los soberanistas".

El editorial se dedica a lo que llaman "la mentira federalista" que es el nombre, acertado, que le dan al funambulismo del PSC: "Navarro y los socialistas catalanes no están pensando en cómo reforzar las instituciones centrales del Estado, sino en cómo utilizar la coartada federalista para no parecer nacionalistas y tampoco dar apariencia de constitucionalistas".

Sobre casi el mismo tema, un excelente retrato es el que hace Puebla en su viñeta, con un Rubalcaba lanzado por los aires por un toro de rodeo identificado con el PSOE mientras dice algo así como que España va a la deriva por culpa del Gobierno. Él quizá no va a la deriva, pero lo que es a la costalada...

En La Razón vemos a un operario colocando las banderas autonómicas y un gran titular: "Deslealtad con España" reza el gran titular, pero no se refieren al pobre operario como podría un observador poco avezado pensar, sino a que "los socialistas llevarán la tensión territorial a la Conferencia de Presidentes".

También fino análisis en otra viñeta, la de Montoro que nos muestra la sede del "Partido Socialista Obrero Bizantino" desde el que parte todo un babel de propuestas federalistas en las que destaca la última: "Mejor junta general, y nosotros de consejo de administración, como ha sido siempre...".

La Gaceta inicia hoy una nueva etapa, que se refleja en el artículo de su nuevo director en portada, como en tiempos de Carlos Dávila. Así, Eduardo García Serrano apunta lo más importante del ideario del periódico: "Creemos en Dios, la libertad y la nación como pilares del progreso y la felicidad de los hombres, y en España como lugar de unión de lealtades". Difícil ser más claro.

El editorial es también un punto de partida, en este caso sobre la situación española: "Años decisivos", se titula y nos da algunas recetas: "Lo que España necesita no es ningún misterio. Necesitamos que se deje a la sociedad libertad para crear (y para creer), sin gravarla con insoportables gabelas".

Otras necesidades señaladas: menos partidismo, justicia libre, transparencia, "mercado realmente libre", medios de comunicación "que puedan competir sin intervención de poderes ajenos"... una lista larga, básica e importante en un momento en el que "es la propia supervivencia de España como nación soberana lo que está ahora en juego".

En España

    0
    comentarios

    Servicios