Menú

La justicia dice que 'El Mundo' no presionó a las testigos rumanas del 11-M

Las testigos acusaron al diario de querer chantajearlas con una camiseta del Real Madrid o frenando un desahucio. 

El magistrado Juan Antonio Sáenz de San Pedro ha ordenado archivar la denuncia por coacciones de las dos testigos rumanas imputadas por mentir en el juicio del 11-M. Ambas habían denunciado tanto al vicedirector de El Mundo, Casimiro García-Abadillo, como al periodista Joaquín Manso, según informa el diario.

La denuncia no ha sido archivada provisionalmente, sino que ha sido sobreseída definitivamente, por lo que el dictamen es definitivo y tiene valor de cosa juzgada. Con ello, demuestra que no se trata solo de que las testigos rumanas no tuvieran prueba de sus acusaciones, sino que se ha acreditado que "no existe atisbo alguno de que se haya cometido una conducta delictiva" por parte del diario, ya que "en ningún caso se les requirió [a las testigos] para decir algo diferente a lo que era verdad ni en absoluto se les intimidase para que lo hicieran", según dice la resolución judicial.

El diario El Mundo publicó una serie de reportajes poniendo de manifiesto las contradicciones y circunstancias en las que ambas testigos protegidos (Con claves C-65 y J-70) declararon en el juicio del 11-M para provocar la condena de Zougam como autor del atentado.

Gracias a las revelaciones, la Audiencia de Madrid ordenó su imputación por falso testimonio para esclarecer si "pudieron confabularse con la finalidad de alcanzar ciertos beneficios personales y económicos faltando a la verdad en las manifestaciones que realizaron en la vista del juicio oral".

Las testigos aseguraron que el diario las había conminado "bajo presiones" a que efectuasen una declaración exculpatoria de Jamal Zougam, ofreciendo a cambio regalos como una camiseta del Real Madrid o gestiones para evitar el desahucio de una de ellas.

El juez asegura que no puede olvidarse la profesión de los imputados y cómo en el marco de la misma es donde se produce y se justifica la insistencia en las preguntas", pero "no se infiere, en ningún caso, que se les requiriese para decir algo diferente a lo que era verdad, ni en absoluto que se les intimidase para que lo hicieran", señala el auto, que fue notificado ayer a todas las partes.

Temas

En España

    0
    comentarios