Menú

Los despedidos de Telemadrid podrían haber tenido hasta 34 días por año

Telemadrid ya ha despedido a más de 850 de sus trabajadores en un proceso durísimo en el que los sindicatos han forzado llegar a la peor solución.

74
Telemadrid ya ha despedido a más de 850 de sus trabajadores en un proceso durísimo en el que los sindicatos han forzado llegar a la peor solución.
Una protesta el pasado día 15 de diciembre | Cordon Press

Varias fuentes dentro de la empresa han comentado a Libertad Digital que la dirección de Telemadrid estaba dispuesta a ofrecer una indemnización de hasta 34 días por año trabajado para los 850 trabajadores que, aproximadamente, han salido de la televisión y cuyos despidos se han formalizado este fin de semana.

Sin embargo, la intransigencia radical de los sindicatos ha forzado que la negociación, celebrada en su mayor parte bajo la presión de las huelgas salvajes y con la televisión en negro y la radio del grupo en silencio, se cerrase finalmente sin acuerdo, por lo que los trabajadores despedidos se tendrán que conformar con una indemnización muy inferior: los 20 días por año trabajado con un máximo equivalente a tan sólo 12 mensualidades que son el mínimo legal.

28 días, primera oferta

Como ya se había informado, la negociación de la empresa empezó ofreciendo 28 días, pero las fuentes consultadas coinciden en que se planteaba como una primera oferta y que la intención de la compañía era "acercarse a las condiciones en las que se produjo el ERE en El País" que, recordemos, ofreció a sus trabajadores hasta 38 días por año trabajado.

Pero según ha podido saber Libertad Digital, cuando esta oferta se puso sobre la mesa de negociación los sindicalistas "se lo tomaron como una afrenta, como un insulto, sólo les faltó escupir". Y eso que la oferta era en algunos aspectos incluso mejor que la que Prisa ofreció a sus trabajadores, por ejemplo, en el plano de las prejubilaciones, que se ofrecieron desde los 58 años y con un 80% del sueldo.

Del mismo modo, la falta de acuerdo ha llevado a que el número de despedidos se acerque mucho a la cifra propuesta por el estudio previo realizado por las consultoras Cuatrecasas y Deloitte: finalmente, entre los despidos producidos durante este fin de semana y algunos anteriores –sobre todo finales de contrato e interinidades que no se renovaron- han salido de la compañía 861 personas.

¿350 despidos menos?

Hasta en 350 se cifran los empleos que se habían podido salvar en la empresa si los sindicatos hubieran afrontado la negociación con un ánimo realista y constructivo. La cifra la ofrece el blog Violencia en Telemadrid, realizado por un grupo de trabajadores de la televisión que durante la huelga han demostrado tener acceso a buena información a todos los niveles.

En conversación con Libertad Digital uno de ellos explica algunas de estas cifras: "No sólo habría habido menos despidos, es que se iba a ofrecer recolocar a unos 150 en otros puestos en la Comunidad de Madrid". De nuevo, aunque la negociación empezó ofreciendo 50 recolocaciones, la empresa estaba dispuesta a incluso triplicar ese número. Además, "aproximadamente una veintena más habrían podido prejubilarse con excelentes condiciones" nos dicen, aunque según otras fuentes la cifra rondaría los 60 trabajadores.

Sin embargo, los sindicatos se mantuvieron en sus posiciones: 45 días por año trabajado y ningún despido que no fuese una baja voluntaria. Unas condiciones que, obviamente, la empresa no podía aceptar porque no servían para solucionar los problemas económicos de Telemadrid ni haber convertido le empresa en viable. Lo más llamativo es que, según algunas fuentes, los propios sindicatos habrían reconocido en la negociación que la plantilla estaba sobredimensionada.

Otra propuesta que según ha podido saber Libertad Digital habría reducido el número de damnificados era el plan para que las productoras externas que ahora asumirán parte de la carga de trabajo contrataran a trabajadores de Telemadrid por recomendación de la empresa, pero las últimas semanas de huelga salvaje y mucho de lo vivido en la televisión autonómica han hecho inviable este plan.

Por sorpresa y con una limpieza quirúrgica

La salida de las casi 850 personas que han sido despididas este fin de semana ha sido el último acto de un drama que se ha prolongado durante los pasados meses y cuyos antecedentes no hacían presagiar nada bueno.

Sin embargo, la dirección de Telemadrid ha logrado que la parte más dura del proceso haya pasado, al menos de momento, sin problemas similares a los anteriores en la cadena. Si bien es cierto que hay preocupación por lo que pueda ocurrir este lunes y a algunos trabajadores se les ha pedido que no acudan a su puesto de trabajo.

A falta de lo que pueda suceder este lunes, hasta ahora se han evitado los incidentes con una operación perfectamente milimetrada que ha logrado que los cerca de 850 despedidos recibiesen el sábado a primera hora en sus domicilios la notificación, vía burofax. Del mismo modo, los trabajadores que han logrado mantener su puesto de trabajo recibieron, también durante el sábado, la comunicación oficial de que seguían en la empresa por distintos medios.

Los burofax habían llegado a Correos el viernes, lo que sirvió para que los sindicatos en el ente autonómico tuviesen entonces la noticia de que los despidos estaban a punto de llegar, y se improvisase el encierro que algunas decenas de sindicalistas llevaron a cabo la noche del viernes al sábado y que acabó sin mayores incidentes.

Por otra parte, según el miembro del colectivo Juan López con el que ha contactado Libertad Digital, la empresa ha cuidado al máximo detalle todos los extremos legales y procedimentales el ERE: "Se han estudiado los problemas en decenas de casos anteriores, mirando sus agujeros y tapándolos todos". Aunque eso, por supuesto, no da garantías totales cuando el asunto se ventile ante un juzgado de lo laboral.

"Absolutamente duro"

Sin embargo, para las personas implicadas en buena parte de las decisiones este final del proceso no ha sido ni mucho menos fácil: "La parte humana es absolutamente dura, demoledora, son 800 pequeñas tragedias". Nuestra fuente califica así mismo como "terriblemente ardua y difícil" la negociación, con "picos de tensión importantes".

También lamenta que la especial situación por la que ha pasado Telemadrid haya supuesto que "a mucha gente que se lo merecía no se le haya podido decir de frente" y, por el contrario, se han tenido que ver despedidos por un procedimiento cuanto menos poco cercano.

Por otro lado, todas las fuentes consultadas coinciden en que no se ha tratado de un "ERE ideológico", tal y como denunciaban los sindicatos que iba a ocurrir. En primer lugar, porque "han caído cerca de doscientos buenos compañeros", como nos dice la persona parte del colectivo Juan López.

Por otra parte a que se han mantenido en su puesto de trabajo personas que han estado implicadas activamente en las huelgas y que, desde luego, han dejado claro su posicionamiento político o ideológico anteriormente. Esto ha ocurrido con profesionales de distintas áreas de la empresa, incluidos periodistas, y también en algunos departamentos que necesitaban de una forma clara de trabajadores con experiencia, por ejemplo el de documentalistas. Del mismo modo, algunos de los más destacados líderes sindicales también han mantenido su trabajo.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios