Menú

La familia de Marta del Castillo, esperanzada con la celebración de un nuevo juicio

El Tribunal Supremo analiza la sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla.

0

En conversaciones con Libertad Digital en la noche de ayer, Antonio del Castillo, padre de Marta del Castillo expresó sus esperanzas de que el Tribunal Supremo decida, por fin, tras algunos retrasos, la celebración de un nuevo juicio, tras haber analizado la inexplicable sentencia de la Audiencia Provincial de Sevilla que pareció seleccionar los hechos de modo que tres de los imputados resultasen absueltos. Según sus impresiones, aunque ha habido posiciones contrarias en el seno del Alto Tribunal, parece que finalmente podría ganar la tesis favorable a la celebración de un nuevo juicio, algo que, además de la familia, pide la propia Fiscalía. También aseguró que la familia sigue buscando pistas e indicios sobre lo ocurrido a su hija el día 24 de enero de 2009, del que dentro de unos días se cumplirán los cuatro años sin que haya aparecido el cuerpo ni se haya avanzado en las investigaciones.

Ha pasado un año desde que la Audiencia de Sevilla condenó al asesino confeso de la joven, Miguel Carcaño, a 20 años de prisión y absolviera al resto de implicados de manera inesperada porque incluso aludía a una persona sin identificar en el desarrollo de los hechos que condujeron a la desaparición de Marta. De cumplirse el pronóstico de la familia, el caso tendría que reabrirse en la misma ciudad de Sevilla pero con otros magistrados.

Como ya se ha contado, el Tribunal Supremo ha retrasado su decisión sin explicación suficiente. Aunque reglamentariamente debería haber emitido su fallo a finales de noviembre, se pidieron dos prórrogas y aún no se ha pronunciado sobre la petición de las acusaciones de aprobar la celebración de un nuevo juicio. Según las impresiones de Antonio del Castillo, el fallo podría estar muy próximo y ser favorable a sus deseos, pero, evidentemente, todo puede ocurrir y, como ya se ha acostumbrado, lo peor también es de esperar.

La gran perla (negra) judicial del caso

Se trata de las elucubraciones horarias realizadas por los magistrados de la Audiencia de Sevilla, bajo la ponencia de Juan Romeo, respecto al momento exacto del asesinato y traslado del cadáver de la joven Marta del Castillo. Los magistrados sevillanos fijaron la ahora del traslado del cuerpo de Marta justamente a las 22:15 del día de autos. Pero con esa determinación no suficientemente fundamentada aportó la coartada a todos los implicados en el crimen, a excepción de Carcaño.

La explicación de la sentencia es la que sigue: "En cuanto a la hora de la salida del cadáver de la vivienda de León XIII lo mismo que respecto de la hora de la muerte de Dª Marta el Ilmo. SR. Fiscal no se pronuncia, mientras que la acusación particular lo hace de forma imprecisa." Esto es, califica de imprecisas todas las declaraciones sobre las horas realizadas por el padre de Marta y admite las apreciaciones de los imputados sobre las horas de crimen y traslados. Aunque admite la existencia de imprecisiones, da por buenas las de los imputados y da por inaceptables las de la familia. 

La aceptación del Tribunal sevillano de las 22:15 como hora del traslado del cadáver tuvo como consecuencia la absolución de Francisco Javier Delgado, hermano de Miguel Carcaño y su novia, María García Mendaro, y la de Samuel Benítez Pérez. 

Tampoco tuvo en cuenta el Tribunal sevillano la declaración de un vecino, Antonio Trenado, que declaró en el juicio que en la madrugada del 25 de enero de 2009 vio a dos jóvenes encapuchados trasladando un fardo en una silla de ruedas que posteriormente arrojaron a un contenedor. Es más, decidió que los hechos, de ser ciertos, ocurrieron en otra fecha distinta a la noche en que murió Marta.

Tampoco dio fuerza al hecho de que todos los móviles de los imputados estuvieran apagados durante las horas del suceso y siguientes ni tuvo en cuenta que en el juicio de Javier García El Cuco, el único menor del caso, el Tribunal concluyó que necesariamente debía haber varias personas más implicadas en los hechos.

Tampoco se consideró el testimonio de un testigo que dijo haber llevado a Javier Delgado, el hermano de Carcaño, a la casa donde tuvieron lugar los hechos a las dos de la madrugada. Ni se tuvo en cuenta que la "confesión" de violación por parte de Carcaño sólo tuvo como objetivo evitar la decisión de hacer un juicio con jurado popular, como luego se demostró.

Las dudas de la familia respecto a la sentencia

Antonio del Castillo ha criticado durante años la "politización" de la sentencia, pues la Audiencia Provincial de Sevilla "absolvió a una imputada", dice Europa Press, debido "seguramente" a la "influencia" de sus familiares, "y en concreto de sus padres", en referencia a María García, que fue absuelta por la Audiencia junto a su novio, Francisco Javier Delgado, y a Samuel Benítez. El único condenado, a 20 años de cárcel, fue Miguel Carcaño. María García Mendaro, la novia de Francisco Javier Delgado, es hija de Ángela Mendaro, importante cargo socialista del clan de Lebrija y vinculada a la élite del feminismo socialista andaluz. De hecho, Ángela Mendaro es vocal del Foro Clara Campoamor, que preside Amparo Rubiales.

Los padres de Marta llegaron incluso a contactar con la familia de María García Mendaro para retirar las acusaciones contra ella si desvelaba donde se encontraba el cuerpo de Marta, pero no fueron atendidos tras unos titubeos iniciales. 

Relato de los hechos

En su sentencia, la Audiencia Provincial de Sevilla consideró probado que Miguel se dirigió el 24 de enero de 2009 con Marta al piso de León XIII en el que residía habitualmente su hermano y cuando se encontraban solos "comenzaron a discutir por razones de la relación sentimental que mantuvieron en su día".

En ese momento, el autor confeso del crimen cogió "de repente" un cenicero que había en una mesa y "con un movimiento rápido y brusco, con gran fuerza, golpeó" a la víctima, quien cayó al suelo debajo de la mesa del ordenador, "con la cabeza y la cara ensangrentadas, falleciendo de inmediato".

Tras ello, Miguel comprobó que estaba muerta con un tensiómetro, añade el fallo, que considera que la versión del estrangulamiento "no viene corroborada por dato objetivo alguno".

En ese momento se presentó en la vivienda El Cuco y, "tras discutir sobre qué hacer, decidieron hacer desaparecer el cadáver", añadiendo que "entre los dos y con ayuda de al menos un tercero desconocido colocaron el cuerpo en una silla de ruedas, y de esa manera lo sacaron de la vivienda haciendo desaparecer el cadáver en lugar que se desconoce", todo lo cual se produjo, a juicio de la Audiencia Provincial, a las 22:15 horas. Ni el hermano ni la novia, María García, aparecen en esta versión que contradice hechos recogidos en el sumario.

Por todo ello, la familia considera la necesidad de un nuevo juicio, que podría tener como novedad los nuevos datos policiales encontrados desde el recurso de la sentencia de la Audiencia sevillana.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD