Menú

Los Goya, del "No a la guerra" a la defensa del juez Garzón

La gala de entrega de los premios del cine español ha estado marcada en la última década por las reivindicaciones políticas.

0

Tal día como hoy, 18 de febrero, pero de 2012, Libertad Digital contaba en su portada que "el cine español llega a los Goya entre el escándalo y el ninguneo". En los últimos años, la gala de entrega de los Premios Goya ha estado marcada por la polémica.

Premios Goya 2003 – "No a la guerra"

La 17ª ceremonia, presentada por Alberto San Juan y Willy Toledo, estuvo marcada por las muestras de rechazo del mundo del cine al apoyo mostrado por el Gobierno de José María Aznar a la guerra de Irak. Actores, directores y representantes de la política acudieron al Palacio de Congresos de Madrid con chapas en la solapa con el lema "No a la guerra" y convirtieron el acto en un alegato contra la misma. Javier Bardem, Goya al mejor actor por "Los lunes al sol" dijo: "Ganar las elecciones no es un cheque en blanco. Hay que escuchar al pueblo, a la gente que dice ‘No a la guerra’". También estuvo presente el "Nunca mais". Luis Tosar, Goya al mejor actor de reparto por la misma película, atacó al presidente Aznar y le dijo que si quería petróleo no hacía falta ir a Irak, "ahí arriba ya tiene usted mucho".

Premios Goya 2004 – La AVT contra La pelota vasca de Medem

La Academia volvió a olvidarse del cine para hacer campaña a favor del victimismo de Julio Medem. A las puertas del lugar del acto la AVT mostró su rechazo al documental del director vasco considerado como un "insulto" a la memoria de las víctimas del terrorismo ya que equiparaba a "victimas y victimarios". En esta ocasión, muy pocos lucieron las pegatinas de "ETA NO" y la Academia de Cine, lejos de apoyar a las víctimas, se posicionó a favor de Medem. El propio director se puso el traje de víctima y declaró: "No me pongo la pegatina porque me han calumniado" y añadió que todo respondía "a una estrategia política electoralista con tintes de fascismo. El PP y el Gobierno están manipulando con todo el descaro del mundo". Las víctimas del terrorismo no consiguieron que el no a ETA fuera el lema de esta edición de los Goya. El que triunfó fue la libertad de expresión. De nuevo Luis Tosar, Goya a la mejor interpretación masculina protagonista por Te doy mis ojos habló del que para él era el "leit motiv" de la noche, la libertad de expresión y dijo: "Está muy bien, pero para todos. Quiero brindar este Goya a un compañero que por hacer uso de ella se le han echado encima y ha pasado momentos muy duros. A Julio Medem".

Premios Goya 2005 – Zapatero acude a la gala para apoyar al cine español

El presidente del Gobierno fue el protagonista de la 19ª edición de entrega de los Premios Goya. Era la primera vez que un jefe del Ejecutivo acudía a esta ceremonia. José Luis Rodríguez Zapatero acudió acompañado de su esposa para apoyar al cine español que el año anterior había perdido más de tres millones de espectadores. Además, cabe pensar que Zapatero quería devolver el favor por la gala del "No a la guerra". La presidenta de la Academia aprovechó la presencia del presidente del Gobierno para pedir "sensibilidad" a los gobernantes para abordar los problemas del cine español.

Premios Goya 2006 – Un brindis "con cava catalán" por el cine español

La de hace siete años se recuerda como una de las más largas y aburrida de todas. De hecho, hasta ese momento fue la gala que contó con una cuota de pantalla más baja desde el año 1998. La entonces presidenta de la Academia de Cine, Mercedes Sampietro, criticó a "los políticos que no ayudan y a quienes presumen de no ver nunca cine español". Aprovechó la ocasión para recordar que se iba a inaugurar la nueva sede de la Academia y terminó su discurso proponiendo un brindis "con cava catalán" por el cine español.

Premios Goya 2007 – La gala sin una sola crítica al Gobierno

La 21ª gala de los Goya tuvo como protagonista a Pedro Almódovar. Primero, porque fue el gran triunfador de la noche con su película Volver y segundo, porque no estuvo presente en el acto después de que abandonara la Academia un par de años antes. Lejos quedaron las críticas al Gobierno en la etapa del Partido Popular. Ángeles González-Sinde, futura ministra de Cultura y en ese momento máxima responsable de nuestro cine, se limitó a decir que el séptimo arte era "un instrumento del sentir, un recurso para vivir mejor".

Premios Goya 2008 – Alberto San Juan pide "disolver la Conferencia Episcopal"

Era año de elecciones generales y, por lo tanto, tocaba volver a la política en el acto de entrega de los premios de nuestro cine. González-Sinde hizo un alegato a favor de los derechos de propiedad intelectual que protegen las obras en un año marcado por la tramitación de la Ley de Cine y el canon digital. Pero el verdadero mitin político vino a cargo del Goya al Mejor actor. Instantes después de recibir el premio, Alberto San Juan pidió "la disolución de esas cosa llamada Conferencia Episcopal".

Premios Goya 2009 – La crisis y las descargas

De nuevo Ángeles González-Sinde fue la encargada de pronunciar el discurso institucional del acto como presidenta de la Academia. La futura ministra nos recordó lo mala que es la piratería y lo bueno que es el cine español a pesar de que esta nueva edición de la gala de los Goya volvió a evidenciar la falta de interés de los españoles por su cine.

Premios Goya 2010 – Protestas de Provida, trabajadores de RTVE y contra la SGAE

Nada se dijo de ella a pesar de que la crisis ya llevaba más de dos años golpeando con fuerza nuestro país. Según Esperanza Aguirre, actores y directores no dijeron nada porque "para ellos no hay crisis, porque les han dado 89 millones de euros". Pero la gala de este año estuvo protagonizada por las protestas a las puertas del recinto. Allí había un grupo Provida, otro de trabajadores de RTVE, otro en contra de la SGAE y otro de apoyo al juez Baltasar Garzón. Para el nuevo presidente de la Academia del Cine, Alex de la Iglesia, "los gritos son nuestros, son figuración". Tampoco se dijo nada del paro o del constante envío de tropas a una guerra en Afganistán vestida por el Ejecutivo de Zapatero de "misión de paz". Sólo hubo agradecimientos a las televisiones públicas que habían financiado a las películas concursantes y al ministro de Industria presente en la sala.

Premios Goya 2011 – Polémica entre Sinde y Alex de la Iglesia

La 25ª edición de los Premios Goya tuvo acción dentro y fuera del Teatro Real de Madrid. La alfombra roja cruzaba la Plaza de Oriente y eso daba pie a la congregación de mucho público para presenciar la entrada de personalidades. Cerca de un millar de manifestantes con la careta del personaje V de Vendetta protestaron contra la Ley Sinde y a todos los que entraban al acto al grito de "nos sois artistas, sois carteristas", "no es cultura vuestra basura" o "U S A". Los más pitados, a excepción de la ministra, fueron los integrantes de la familia Bardem a los que les gritaron "no a la guerra, sí a las perras". Ya en la gala, ésta se desarrolló en medio del enfrentamiento entre la ya ministra Sinde y Alex de la Iglesia por la Ley del Cine. Éste tomó la palabra para reivindicar el papel de Internet. Dijo: "Internet no es el futuro, es el presente, la manera de comunicarse y compartir información. Sus usuarios son ciudadanos, son nuestro público que hemos perdido porque está delante de un ordenador. Internet es la salvación de nuestro cine, necesitamos un nuevo modelo de mercado". En un discurso que le convirtió poco menos que en héroe nacional añadió que "hacemos cine porque los ciudadanos nos lo permiten, debemos respeto. Si queremos que nos respeten hay que respetar primero".

Premios Goya 2012 – La defensa del juez Garzón

Las medidas de seguridad impidieron que se produjeran las habituales protestas a las puertas del Palacio Municipal de Congresos se Madrid. La Policía acordonó varias manzanas para impedir que Anonymous tuviera acceso a los artistas. Enrique González Macho, actual presidente de la Academia, abandonó la autocrítica del año pasado de Alex de la Iglesia. Para Macho, Internet "es el futuro, no forma parte de la actividad económica del cine" y "todavía no es alternativa". Además tiró dardos a "ese público minoritario que de forma visceral, que no racional, trata con indiferencia, y en algunos casos hostilidad, nuestro trabajo". El mejor momento de la gala llegó por parte de Santiago Segura al que le concedieron unos minutos en contraprestación a que la película más taquillera del año, Torrente 4, no consiguiera ninguna nominación. Y la parte político-reivindicativa llegó por parte de Isabel Coixet antes incluso de los Goya. La autora de Escuchando al juez Garzón anunció que si recibía el galardón diría en su discurso que "parece que sí habrá paz para los malvados y para los que no son malvados hay once años de inhabilitación". Finalmente el momento se lo estropeó "El muletilla", un espontáneo con la bandera pirata en su camiseta que se adelantó a Coixet cuando subía a recoger su premio.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios