Menú

'The New York Times' desvela nuevos correos entre Urdangarín y Corinna

Según el rotativo, el Rey le habría pedido a Corinna que "colocara" a Urdangarín en un nuevo trabajo. 

LIBERTAD DIGITAL
38
Según el rotativo, el Rey le habría pedido a Corinna que "colocara" a Urdangarín en un nuevo trabajo. 

Apenas 24 horas antes de la nueva declaración de Iñaki Urdangarín, The New York Times centra la atención en el yerno del Rey. El diario publica en su portada una fotografía del duque, junto a una información en la que da cuenta de las últimas novedades respecto al tema. Además, en la versión internacional del NYT,  el International Herald Tribune,  Urdangarín es la principal noticia de apertura con un gran titular: "Un follón Real". 

"Oficialmente, el Palacio ha insistido en que el Rey no sabía nada acerca de las actividades de la Fundación del señor Urdangarín" recuerda, "se mantiene públicamente que Juan Carlos ordenó a su yerno que abandonase la conflictiva fundación". No obstante, el diario cita la información obtenida de los correos electrónicos entregados por el exsocio del duque, Diego Torres, que demuestran lo contrario.

"Muchos de esos e-mails han aparecido en los medios españoles. Otros, fueron proporcionados a The New York Times por una persona cercana al proceso legal, que no quiere ser identificado por temor a represalias", asegura.

¿Y qué es lo que dicen los nuevos correos? Básicamente, se trata de la misma información desvelada por El Mundo, aunque con algún nuevo detalles. "Muestran a Palacio buscando incansablemente la manera de dirigir a Urdangarín lejos de la fundación deportiva, dando con un nuevo trabajo para él a través de una red de contactos en 2004, dos años antes de que sea reconocido públicamente", asegura el  diario. 

Pero estas presiones para que abandonara Nóos no debieron gustar demasiado a Urdangarín, que se quejaba a la amiga del Rey, Corinna Sayn-Wittgenstein, a través del correo electrónico: "Hemos estado sufriendo un aumento permanente de los comunicados de prensa, no siempre precisos, sobre nuestra vida profesional y privada", relata el New York Times, que describe el inglés del duque como "forzado".

Además desvela otro punto interesante, y es que, según el diario, el Rey "le encargó a la Sra. Sayn-Wittgenstein la tarea de encontrarle un nuevo puesto para su yerno, preferentemente en el campo de los deportes y con una empresa multinacional o una fundación". Esta información proviene de una fuente que también teme a represalias. 

Estos emails constatan asimismo la colaboración del jefe de gabinete del Rey, Alberto Aza, en la búsqueda de un nuevo empleo para Urdangarín. En 2004, "un secretario de Noos remitió un currículum del duque junto a una nota personal, para la Sra. Sayn-Wittgenstein". En él, se decía:"Te envío el CV que su Majestad, Juan Carlos I, Rey de España, pidió", y se despide diciendo que espera "buenas noticias" pronto. 

El rotativo considera que esta búsqueda de trabajo "es revelador de cómo la familia funciona en su mundo enrarecido", haciendo referencia a lo ya publicado por El Mundo sobre la búsqueda de patrocinio de la Fundación Laureus. Y sentencia: "Más allá de si Urdangarin violó alguna ley, el escándalo ha puesto de manifiesto cómo la familia real usa sus conexiones privilegiadas para conseguir que altos cargos firmen acuerdos comerciales que permitan un estilo de vida que supere las asignaciones que los contribuyentes españoles pagan a la familia real".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios