Menú

Gabriel Moris: "Lo más grave es que los españoles sigan impasibles ante el 11-M"

Nueve años han pasado desde los terribles atentados. Gabriel Moris, víctima y perito en el juicio, hace para Libertad Digital un repaso de estos años.

102
Gabriel Moris y su esposa reciben a LD en su Casa | LD

Esta semana Gabriel Moris y su mujer Pilar Crespo recibieron a Libertad Digital en su casa de Alcalá de Henares. Perdieron a uno de sus tres hijos, Juan Pablo, el 11 de marzo de 2004. A cambio han recibido muchos quebraderos de cabeza, Gabriel una enfermedad con graves secuelas físicas, la pérdida repentina de otros seres queridos... Y la oscuridad. Desde la muerte de su hijo han descubierto lo más hermoso del alma humana pero también la miseria. Su luz es su inquebrantable fe en Dios. Sobre la otra fe, en el ser humano, me asegura Gabriel que no la ha perdido. Y le tengo que creer.

-¿Empezamos hablando del mal?

-Judas yo creo que sigue vivo. Yo creo que todos sabemos quién, quién ha podido participar, quién ha podido prevenir, quién ha podido investigar, quién ha podido juzgar, quién ha podido sentenciar y quién puede clarificar y purificar la corrupción que tenemos en el país.

-Se cumplen nueve años de los atentados...

-Para las víctimas no hace tantos años, lo tenemos presente a diario. Yo no sé, a lo mejor generalizo mucho, pero lo peor que le puede pasar a unos padres es perder a un hijo en plena juventud. Es una sandez que el duelo se pasa.

-Nueve años, pero tengo la sensación de que en el décimo aniversario estaremos más o menos igual. ¿Qué expectativas ves, Gabriel?

-Las expectativas que teníamos casi el primer día. Parece como si este atentado se hubiera perpetrado para que sólo los autores y los encubridores lo conocieran. Y eso efectivamente no ha cambiado. Pero eso para mí no es lo más grave. Lo más grave es que el pueblo español entero, y en concreto el madrileño, permanezca impasible o mire para otro lado. No se alce, no se levante, no se organice. Que las víctimas permanezcamos cada una en nuestro rincón viendo y recontando la subvención que recibimos de los distintos organismos, que asumamos protagonismos estúpidos que no sirven para nada y que no seamos capaces de unirnos codo con codo exigiendo lo único que debemos y podemos exigir: verdad y justicia. Y prevención de cara al futuro. Si este caso se deja sin resolver, creo que España no podrá levantar cabeza nunca, porque está claro que tenemos unas clases dirigentes que nos tienen a todos subyugados.

-¿Tenemos remedio?

-Tengo mis dudas de que en el tipo de sociedad que vivimos se pueda producir un cambio profundo que haga cambiar los antivalores que cultivamos por auténticos valores.

-¿Qué fue el 11M?

-El 11M fue un crimen masivo perpetrado contra el pueblo español, lo que desconozco son los objetivos. Los inmediatos parece que sí, es todo lo que ha venido después. Pero yo creo que eso se podía haber hecho sin matar a 200 personas y sin dejar inútiles a 2.000. Eso se podía haber hecho de otra forma. Ahora, no encuentro ninguna razón, ni ningún motivo para preparar y para eliminar toda posibilidad de investigación de un atentado tan grande para llegar al sitio donde estamos. Eso, es que no me entra en la mente.

-En el 11M pocas cosas son normales. Como que las víctimas, como harían en cualquier parte del mundo, se nieguen a aceptar a los señalados como culpables de los asesinatos. Sería algo natural. Pero claro aquí, ¿los malos fueron los malos y los buenos...?

-Igual voy a hacer una afirmación excesivamente fuerte, pero yo siempre he dicho que los españoles no sabemos dónde empieza el terrorismo y dónde acaba. Y me reafirmo en este pensamiento. A las pruebas me remito. Y eso ya es grave y es triste.

-El 11M dividió a la sociedad. ¿Ha sacado lo peor de nosotros, llegando a convertir el atentado en un asunto tabú?

-Totalmente. Nunca ha dicho nadie oficialmente que este atentado fue político, nunca. Pero este atentado fue político y nadie creo que pueda rebatirlo. Se nos ha querido decir que fueron los musulmanes, se nos ha querido decir que fue Bin Laden, se nos ha querido decir grupos de los servicios secretos de otros países. Ha habido teorías de todo tipo. Pero ha habido una constante en todo esto, que nadie ha tenido la voluntad de investigar y eso ya denuncia a los que tienen la decisión firme de no investigarlo porque les pueda salpicar de una u otra forma. Y eso lo siento. Pero eso los hace culpables.

-¿Y ha sido culpa de la derecha o de la izquierda, del PP o del PSOE?

-Yo creo que no es tema de partidos políticos, es tema de principios en la sociedad y en los partidos políticos que la representan o que deberían representarla. Yo diría que el Estado está implicado en este tema y que el Estado entero tomó la decisión de no investigar y eso los hace o actores o cómplices. Siento expresarme de esta forma. Soy capaz de decirlo para las más altas magistraturas, no tengo ningún problema. Si no evitamos la posibilidad de otra masacre de este tipo en España y no cambiamos por completo el rumbo de nuestra sociedad, insisto, España será un país que no podrá nunca alinearse en el grupo de los países libres.

-Creo que ves posible otro 11M. Pero la opinión pública está en lo contrario, en que el terrorismo está desapareciendo, desactivado.

-Ahí está el mal. En que nos engañan y nosotros nos dejamos engañar. Si fuera necesario para cualquier objetivo. Si no conocemos quién lo hizo, ni cómo lo hicieron ni con qué lo hicieron ni cómo lo ocultaron cualquiera puede repetirlo. Lo mismo podrían repetirlo, de la misma manera. Vamos, yo lo veo clarísimo.

-Dices que no se ha hablado oficialmente de atentado político y sin embargo las víctimas, ¿están politizadas?

-Desgraciadamente es así. Para mí somos víctimas todos. Dobles víctimas, una por serlo y otra porque nos maltratan y nos usan. Pero efectivamente una de las cosas "buenas" que consiguieron fue la división total de las víctimas. Y para mí el atentado de los trenes de cercanías fue un crimen de lesa humanidad y en un crimen de lesa humanidad los colores políticos y las facciones no cuentan, cuentan única y exclusivamente los que concibieron la maldad y los que la ejecutaron y los que impidieron el que se analizara y el que se condenara correctamente.

-Viendo la mejoría de tu salud Gabriel, no puedo evitar hablar de milagros. "Existen como las meigas" (dice y se ríe). ¿La aparición del Titadyn fue un milagro?

-Titadyn es una palabra innombrable. El Titadyn fue un intruso en la pericia. Tanto es así que las discusiones mayores de la pericia giraron en torno al Titadyn. Y bueno, para el fiscal que teóricamente tenía que defender los derechos de las víctimas y de los ciudadanos daba igual que fuera Titadyn o Goma-2 ECO o un explosivo militar. A él se conoce que no le mataron a ningún hijo, ni ha tenido ningún problema derivado del atentado. Muy bien, el fiscal muy bien, lo ocultó muy bien. Pero no lo pudo ocultar porque milagrosamente un señor cogió una muestra de polvo de extintor y apareció allí. Se organizó la revolución en los laboratorios de la policía científica. Y al final dejaron que pusiéramos la palabra Titadyn. No sirvió para nada, pero bueno.

-Este año hubo un importante descubrimiento, apareció uno de los focos de explosión, uno de los vagones de Santa Eugenia que no fue desguazado. Y además la Policía y la Guardia Civil sabían de su existencia. ¿Qué sentiste?

-Un rayo de luz se me encendió porque no parecía normal que si habían destruido todo ahora apareciera un foco, no. Pero ese rayo de luz, me lo apagaron inmediatamente cuando dijeron que el 11M era un caso juzgado y sentenciado.

-Pides una especie de recreación con los que fueron condenados por los atentados, ¿no?

-Exacto. Que nos expliquen si una de las personas que está en la cárcel puede simular la explosión de uno de los trenes. Que lo vuelvan a repetir. Yo lo veo difícil. Podría ser una prueba interesante para justificar las hipótesis del 11M. Sigo insistiendo en que si se sostiene (la versión oficial) nos la tienen que explicar mejor, que nos tienen que decir cuál fue le móvil, la logística, los autores y por qué el tratamiento que se le dio policial y judicialmente fue el que fue. 

-Una de las palabras más usadas estos años ha sido "chapuza". ¿Crees en el tópico de la chapuza española?

-Todo, todo, todo fue una chapuza pero que trataba de impedir que conociéramos a los auténticos autores y a los auténticos beneficiarios a posteriori de lo que ocurrió.

-¿A quién le benefició el 11M?

-El qui prodest yo creo que no hay que perderlo de vista nunca. Sea quien sea. Pero todos sabemos y vemos a los que les aprovechó: a los que pretenden que España se desintegre les vino muy bien, a los terroristas les vino de maravilla, a los que se están enriqueciendo sacándonos a nosotros el dinero que no tenemos les está viniendo muy bien, porque ninguno es culpable, ninguno va a la cárcel, ninguno reconoce la deuda y aquí no pasa nada. 

-Te voy a dar unos nombres. Juan Jesús Sánchez Manzano.

-Un señor que está pendiente de juicio permanentemente. Y que de momento así seguirá.

-El juez Javier Gómez Bermúdez.

-Es un señor que tuvo en sus manos la posibilidad de despejar todas las incógnitas y nos dejo sumidos en la incógnita inicial.

-La juez Coro Cillán.

-Una valiente o una persona que trató de hacer justicia y por eso atentaron contra ella.

-Zapatero y Rubalcaba.

Nada más ocurrir el atentado se transformaron en portavoces de la sociedad y una vez que ganaron las elecciones dijeron que el 11M no existía. Pero ninguno de los dos ha vuelto a hablar del 11m ni quieren saber nada del 11M.

¿Incluimos algún nombre más?

-Pues si. Yo, por ser positivo, voy a recordar un nombre. Que fue portavoz en la comisión de investigación. Eduardo Zaplana. Dijo una frase en el cierre de la Comisión de Investigación, a la que por cierto Zapatero, que por la mañana estuvo en el Parlamento en la aprobación de la Ley del matrimonio homosexual, no tuvo la delicadeza de acudir. El señor Zaplana dijo en su intervención: "ustedes se han empeñado en cerrar esta investigación pero no debería cerrarse y algún día se abrirá porque no se han dilucidado las responsabilidades políticas". Yo espero que esa profecía de Zaplana se cumpla, pero no en una comisión formada por políticos sino formada por otro tipo de personas que sean capaces de poner en claro las responsabilidades políticas del atentado, que sin duda a las hubo. 

-Gabriel defines a Juan Pablo, tu hijo asesinado, como una persona muy abierta, muy simpática siempre preocupado por los que sentía más débiles que él. El terrorismo le llevaba a apagar la televisión cuando salían los proetarras y estuvo en San Sebastián manifestándose cuando la banda terrorista asesinó a Miguel Ángel Blanco. ¿Qué casualidad, verdad?

-Y nos dijo: mirad, allí, la manifestación ha sido masiva, pero se respira odio en las calles. Había restaurantes donde no nos dejaban entrar cuando nos veían con las pegatinas de la manifestación y había gente por la calle que nos increpaba. Allí hay mucho odio. Y bueno, no se equivocó, yo creo que el odio ése le alcanzó a él. Ése u otro similar. Pero sin odio no se puede matar a 200 personas anónimas y herir a 2.000. Eso sin odio no se puede hacer.

-¿Odio a quién?

-Ah... Ahí está la cuestión, ahí está la cuestión.

 

*Gabriel Morís Noguera, víctima del 11M, ex vicepresidente de la AVT, licenciado en Químicas. Fue perito en el análisis de los explosivos autorizado por el juez Javier Gómez Bermúdez durante el juicio del 11M. 

Temas

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco