Menú

La Guardia Civil desarticula una de las redes más importantes de tráfico de hachís

La red funcionaba principalmente en España y Bélgica. Se han incautado bienes por valor de casi 14 millones de euros.

9

Agentes de la Guardia Civil, en colaboración con la Policía Federal belga e Interpol, ha desmantelado una de las redes más importantes de tráfico de hachís y blanqueo de capitales, que funcionaba principalmente en España y Bélgica, pero que también suministraba este tipo de droga a organizaciones radicadas en Francia, Holanda y Alemania.

La operación ha conllevado la detención de 46 personas, mayoritariamente marroquíes, aunque también hay cuatro ciudadanos españoles, una ciudadana portuguesa y dos británicos, aunque las investigaciones todavía continúan abiertas en Bélgica, lo que no descarta nuevos arrestos. Además, se han imputado delitos a otras cinco personas.

Uno de los cabecillas de la organización, residente en Bélgica, fue arrestado en Granada cuando llevaba en su vehículo entre 100 y 150 kilos de droga en el doble fondo de un vehículo. Según datos facilitados este jueves por el teniente coronel Antonio Cortés, jefe del Departamento de Delincuencia Organizada de la Unidad Central Operativa (UCO), parece ser que llegó a España para supervisar un envío y, por una incidencia que se desconoce, tuvo que ocuparse él mismo del envío.

Durante la operación y la práctica de los ocho registros domiciliarios entre España y Bélgica, se han intervenido 5.000 kilos de hachís, 2 barcos de pesca, embarcaciones neumáticas y recreativas, 14 vehículos y 225.230 euros en efectivo; todo ello valorado en 9.150.000 euros.

Igualmente, se ha procedido al embargo de otros 63 vehículos, 20 inmuebles y 5 sociedades, valorados en 4.600.000 euros, a lo que habría que sumar el dinero existente en las cuentas bancarias bloqueadas a los detenidos, de las que aún se desconoce el importe total, aunque destaca un fondo de inversión de más de 100.000 euros. De este modo, según estas primeras valoraciones, a este grupo criminal se le han incautado bienes por valor de casi 14 millones de euros.

La organización disponía de personas ubicadas en el continente africano que se encargaban del cultivo de las plantaciones de cannabis y de todo el proceso de elaboración de la sustancia estupefaciente. Finalizada la preparación y el marcaje del envasado de la droga según su calidad, se almacenaba hasta que era recogida para su introducción en España. El traslado se hacía mediante embarcaciones neumáticas o recreativas que partían desde Marruecos.

Una vez que la droga llegaba a la costa, la red había contratado a otra organización, de origen británica, que le suministraba una "colla", un grupo de personas que se encargaban de dar entrada a la embarcación al puerto deportivo y en pocos minutos trasladar los fardos a vehículos. Después y hasta su venta a otras organizaciones, el hachís era trasladado a viviendas que disponían de garaje propio e individual con acceso directo y privado al domicilio, para realizar las entradas y salidas con la mayor discreción y seguridad.

Para el blanqueo del dinero de la venta de los estupefacientes, los narcotraficantes contaban con un experto que se ocultaba tras un discreto negocio de venta al por menor de marroquinería y venta de productos de cuero situado en una zona comercial de Torremolinos (Málaga), y su lugarteniente, utilizando empresas interpuestas y movimiento de dinero a terceros países, podrían haber colocado más de 13 millones de euros en el mercado legal.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco