Menú

El maquinista hablaba por teléfono con Renfe en el momento del accidente

El tren de Santiago circulaba a 192km/h y segundos antes del accidente se activó un freno. El maquinista podría haber estado consultando un plano.

Libertad Digital
123

El tren Alvia siniestrado en Santiago circulaba en los kilómetros previos al momento del descarrilamiento a 192 kilómetros por hora. Segundos antes del accidente se activó un freno y se estima que en el momento de la salida de vía el tren circulaba a 153 kilómetros por hora, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Galicia, citando el contenido de las cajas negras abiertas este martes.

Del audio almacenado en las cajas negras se ha podido saber también que el maquinista estaba hablando por teléfono con personal de Renfe, que "parece ser un controlador", en el momento del accidente.

Minutos antes de la salida de vía recibió una llamada en su teléfono profesional para indicarle el camino que tenía que seguir al llegar a Ferrol. Del contenido de la conversación y por el ruido de fondo parece que el maquinista consulta un plano o algún documento similar en papel.

Fuentes de la investigación citadas por Europa Press han indicado que la Policía intenta esclarecer de dónde partió esa llamada que podría haber sido el origen del "despiste" que Francisco José G.A. alegó en su declaración del domingo ante el juez.

Así, estas fuentes han señalado que se intenta determinar, tanto a través de las pruebas registradas en las cajas negras como de testigos, si la llamada pudo proceder de personal de control que viajaba en el tren siniestrado o si era una llamada desde la central de control.

Información de las cajas negras

El magistrado del Juzgado de Instrucción nº3 de Santiago, Luis Aláez, se reunió sobre las 10.00 horas con personal de la Policía Científica para definir los pasos a seguir para el volcado de la información de las cajas negras. Hay dos, una del vagón delantero y otra del trasero.

A continuación, en la biblioteca de los juzgados, el juez, la secretaria y el fiscal se reunieron con policía científica, judicial, técnicos de Renfe, Adif y técnicos de la Comisión de Investigación del Ministerio de Fomento para analizar la forma en que se iba a acceder a la información y comprobar que todas las partes estaban de acuerdo. Tras recibir las especificaciones técnicas de las cajas negras y realizar una prueba con otra caja negra, se procedió al volcado de información de las dos cajas negras del tren siniestro de manera que quedase totalmente garantizada la integridad y fiabilidad del contenido.

Los datos se extrajeron en un lápiz de memoria aportada por el juzgado y posteriormente se hicieron copias autentificadas con firma digital. La información que se obtiene de las cajas está encriptada y se pasa por un programa informático para proceder a su desencriptación.

Por otra parte, el juez autorizó este martes a los técnicos de la Comisión de Investigación de Fomento a realizar mediciones de las ruedas de los vagones, siempre acompañados por policía judicial. Los vagones no se moverán hasta que se completen las inspecciones oculares, todavía está pendiente el acceso a pequeñas zonas cerradas por hierros que hay que cortar. Cabe la posibilidad de que se trasladen perros para realizar una última inspección de los restos. También está previsto realizar un estudio de la máquina. Por el momento no ha sido citado para declarar ningún testigo.

Cosidó: "Máxima prioridad" a la investigación

El director general de la Policía, Ignacio Cosidó, afirmó este martes que la investigación del trágico accidente de tren de Santiago de Compostela tiene "la máxima prioridad" para el cuerpo policial, motivo por el cual se han puesto todos los medios posibles a disposición de los investigadores para que el atestado se haga "con el máximo rigor, la máxima rapidez y la máxima precisión".

Para ello, un número importante de funcionarios de la Comisaría General de la Policía Judicial, con sede en Madrid, se ha desplazado en los últimos días hasta la capital gallega para apoyar en su trabajo a la Brigada Provincial de la Policía Jurídica, que tiene presencia tanto en La Coruña como en la propia Santiago de Compostela.

"El trabajo de la Policía Judicial va a estar a la altura del trabajo ejemplar que han realizado antes sus otros compañeros. Se está trabajando mucho y bien. El atestado de la Policía Judicial será muy riguroso", aseguró el máximo responsable del Cuerpo Nacional de Policía.

Quiso hacer también un reconocimiento a la labor realizado por los 400 funcionarios de la Policía que llegaron a la zona del accidente –principalmente miembros de la Unidad de Intervención Policial (UIP) desplazados para la festividad de Santiago–" por su vocación de ayuda humanitaria.

"Dentro del dolor que supone una catástrofe de estas características reconforta ver la calidad humana de la sociedad y de los funcionarios de Policía", resaltó Cosidó, tras recordar que la Policía estuvo en el lugar del accidente, "hombro con hombro", junto con los vecinos, los equipos de rescate y los sanitarios.

En esta línea, quiso destacar también "la eficacia y el rigor" demostrado por Policía Científica, que consiguió identificar los cadáveres de las víctimas del accidente de tren en apenas sesenta horas, lo que según explicó les sitúa en "la vanguardia mundial" en las actuaciones en este tipo de catástrofes.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios