Menú

El exconsejero de la Junta, Martín Delgado, imputado en el caso Invercaria

El operador aéreo Andalus recibió casi dos millones de euros de Invercaria a pesar de que el proyecto no tenía ni pies ni cabeza.

0

José María Martín Delgado, quien fuera consejero de Cultura de la Junta de Andalucía entre 1994 y 1996, se convierte en el primer exconsejero de la Junta imputado en la trama de malversación de caudales públicos en la citada empresa pública Invercaria de Capital y Riesgo. El juez que instruye el caso, Juan Gutiérrez Casillas, ya tiene en su poder el atestado policial sobre la investigación realizada al operador aéreo Andalus, que recibió casi dos millones de euros de Invercaria a pesar de que el proyecto no tenía ni pies ni cabeza.

La Policía, cuenta ABC, imputa a Martín Delgado presuntos delitos de malversación de caudales públicos y delito societario, unos cargos de los que fue advertido el pasado mayo cuando fue interrogado.

Andalus tenía su base en el Aeropuerto de Málaga-Costa del Sol. El 27 de febrero de 2009 realizó su primer vuelo con pasajeros y tuvo vuelos al norte de África Madrid y Barcelona. También en sus últimos meses realizó vuelos desde San Sebastián a Madrid, Barcelona y Gerona a Mahón, hasta dejar de operar en junio de 2010. Para dicho ejercicio presentaba un patrimonio negativo de más de 9 millones de euros. Un proyecto "absolutamente fracasado" en el que participó Invercaria tras una decisión "personal" de su entonces presidente Tomás Pérez Sauquillo y en la que el exconsejero de la Junta participaba con un 15 por ciento de las acciones.

La Policía también imputa a los expresidentes de Invercaria Tomás Pérez Sauquillo y Laura Gómiz -ambos ya imputados por el fallido portal de FIVA, financiado por Invercaria-, al director de Análisis e Inversiones de Invercaria Manuel Jesús Rodríguez -ya imputado anteriormente-, y al empresario Antonio Valdés.

La investigación considera que Invercaria y su propietaria, la agencia IDEA, invirtieron en la sociedad 1.900.000 euros pese a que se trató de una "inversión negligente" y una verdadera "imprudencia comercial" ya que "no era recuperable".

El atestado policial concluye que las cifras de negocio, calculadas y previstas para el operador aéreo eran "excesivamente optimistas" y finalmente llegaron incluso a exceder la realidad, puesto que se incumplieron las previsiones financieras desde el primer instante.

La complicidad de la Junta

La tentación de la Junta de Andalucía de ocupar la economía andaluza en lugar de ocuparse de ella y su crecimiento, llevó a querer disponer incluso de unas líneas aéreas. La Junta de Andalucía, a través de la empresa pública de capital riesgo Invercaria, financió al Operador Aéreo Andalus S.A. entre 2008 y 2009 con dos préstamos participativos de 410.000 y 700.000 euros, respectivamente, aunque ahora, la policía advierte que la inversión fue de casi dos millones de euros.

La compañía, que se creó en noviembre de 2007, estaba presidida por José María Martín Delgado, consejero de Cultura en el segundo gobierno de Manuel Chaves -1990/1994-, rector de la Universidad de Málaga durante una década y coordinador de la campaña del PSOE malagueño en las elecciones generales y autonómicas del 2008. Pero tuvo que cerrar al año y medio perdiéndose el dinero de los andaluces.

 Cuenta ABC que Martín lideraba el proyecto, en el que participa con un 6,9 por ciento del capital a través de una sociedad de su propiedad, Servicios Mardel 2001 S.L.

Esta aventura empresarial, que se estrenó con una ruta regular entre Málaga y Nador (Marruecos), apenas duró 17 meses. Despegó por última vez a finales de junio de 2010, pese a que desde noviembre de 2008 había sido beneficiada con ingentes ayudas públicas.

 Según la Cámara de Cuentas, "el 3 de noviembre de 2008, Operador Aéreo Andaluz, recibe de Invercaria un préstamo participativo de 410.000 euros y otro de Corporación Caja de Granada, S.A.U. de 1.110.000 euros.

Esta operación fue simultánea a la entrada de Invercaria en el capital de Operador Aéreo Andaluz con 40.000 euros, lo que supone el 4,60% del capital social. La empresa cerró dicho ejercicio con unas pérdidas de 1.034.465 euros y unos Fondos Propios negativos por importe de 492.107 euros. El 29 de julio de 2009, sobre la base de un plan de negocio revisado, según manifestaciones de Invercaria, la empresa recibe otro préstamo participativo de aquélla por importe de 700.000 euros.

Las pérdidas de este ejercicio se elevan a 5.439.879 euros.

 Según confirmó la Agencia Estatal de Seguridad Aérea, en fecha 28 de junio de 2010 el Operador Aéreo Andalus, S.A. -Andalus Líneas Aéreas- dejó de operar todos sus vuelos.

 Invercaria -perteneciente a la Agencia IDEA, implicada en los ERE- aprobó dos préstamos participativos para la aerolínea, con base en el Parque Tecnológico de Málaga, sin atenerse a ningún criterio reglado ni publicidad, según una reciente auditoría de la Cámara de Cuentas que cuestionó esta forma de gestionar los préstamos con un fondo opaco y plagado de irregularidades.

El PP calificó inmediatamente a Invercaria y sus inversiones como un "segundo fondo de reptiles", similar al sistema de reparto de ayudas de los ERE fraudulentos que investiga la juez Mercedes Alaya. 

Pero Andalus acabó 2009 con más números rojos y el 28 de junio de 2010, once meses después de la última inyección financiera de Invercaria, la compañía dejó de operar. Dos meses antes, dos de sus aviones aparcados en los hangares de los aeropuertos de Almería y Málaga, fueron precintados por una orden judicial como consecuencia de que había dejado de pagar el préstamo tipo "leasing" que pesaba sobre las aeronaves.

Fue el triste epílogo de un proyecto inviable que se "estrelló" con un coste demasiado alto para las arcas públicas.

 Fue el entonces consejero de esta cartera, el almeriense Martín Soler, el que apadrinó el proyecto participando en un vuelo de prueba del avión Macael, con el que operaba Andalus.. Sobrevoló parte de la costa de Almería, desde Cabo de Gata hasta Roquetas de Mar. En el pasaje lo acompañó el presidente de Andalus, el exconsejero de la Junta Martín Delgado, quien la definió como "una compañía de bandera en Andalucía". Aunque el exconsejero de Cultura fue la cabeza más visible del plan, compartía el accionariado con los empresarios Pedro José Guerrero Ros -26,3%- y Antonio Valdés -24%-, la Corporación de Caja Granada -13,8%-, dirigida asimismo por el PSOE y, tras su entrada en el capital, Invercaria -4,6%-.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot