Menú

Gómez Bermúdez: "A mí nunca se atrevió a llamarme ningún político"

Un día después de las nuevas excarcelaciones, el magistrado de la Audiencia apoyó la doctrina Parot mientras la abogada defendía las tesis proetarras.

106
Un día después de las nuevas excarcelaciones, el magistrado de la Audiencia apoyó la doctrina Parot mientras la abogada defendía las tesis proetarras.
Gómez Bermúdez jungo a Amaia Izko en San Sebastián | LD

La Doctrina Parot, derogada hace unas semanas por una sentencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), y las condenas judiciales de larga duración fueron el tema de debate que unió este viernes en San Sebastián al juez de la Audiencia Nacional Javier Gómez Bermúdez y a Amaia Izko, destacada dirigente de Sortu y abogada de la terrorista de ETA Inés del Río Prada.

Dos visiones totalmente contrarias y opuestas sobre la aplicación de las redenciones a los presos que se pudieron constatar en el de los XV Encuentros de Jurídico-Penitenciarios que organizó el Colegio de Abogados de Guipúzcoa, en colaboración con el Ayuntamiento de San Sebastián y la Diputación del territorio, cuyos máximos responsables, ambos elegidos por Bildu, la coalición que permitió saltarse su ilegalización a Batasuna-ETA, se cayeron del cartel pocas horas antes del inicio.

La primera intervención corrió a cargo de Amaia Izko, que como era de esperar, no se salió un ápice de la tradicional argumentación que realizan los abogados de presos de ETA y dirigentes de sus franquicias electorales. De hecho, manifestó su alegría "por estar aquí celebrando la defunción de la Doctrina Parot".

"Ha sido uno de los puntos más negros de la práctica judicial en el Estado español en los últimos años. Se gestó tras un acuerdo entre el poder político y el judicial. Se maquilló el alargamiento injusto de la condena de los presos vascos –en alusión a los terroristas de ETA que cumplen condena-, para presionar a su organización y su entorno político", dijo la dirigente de Sortu.

En esta línea, dijo que con su aparición se pusieron "los derechos fundamentales al servicio de la política antiterrorista". "Es adaptar al siglo XXI la Ley de Talión. Es llevar a la práctica el ‘quien la hace la paga’. Intenta que estas personas se pudran en la cárcel", añadió la abogada de terroristas de ETA.

Amaia Izko defendió que su creación fue una "aplicación excepcional de la ley para los presos políticos vascos, pero que tuvo como daño colateral de ser aplicada a presos comunes" y acusó a la Audiencia Nacional, Tribunal Supremo y Tribunal Constitucional de ser "totalmente permeables a los planteamientos políticos".

Dijo que la sentencia del TEDH ha finiquitado esta doctrina y dijo que con la formulación de la misma se legisló por la puerta de atrás lo que no se puede hacer. Tras esto, concluyó apostando por cambiar hacia "una política penitenciaria que ayude a la paz y no mire hacia atrás", en clara alusión a una cuasi-amnistía para los terroristas de ETA que todavía están en prisión.

Gómez Bermúdez defiende la doctrina Parot

El juez Javier Gómez Bermúdez comenzó su intervención diciendo que no acudía al auditorio para tener un "debate político" y se volvió a mostrar partidario de la Doctrina Parot, que como ya ha hecho en ocasiones anteriores, volvió a calificar como "justa".

Justificó que la Doctrina Parot puso fin "a una historia desgraciada de errores de interpretación jurídica hasta 2006", puesto que "fue un error restar la redención a los treinta años de estancia máxima en prisión, se tenía que quitar de la condena. Cuando alguien tenía varias condenas que superaban los 45 años lo que se estaba haciendo era fusionarlas en una única condena de 30 años y no eso no se debió hacer así".

El magistrado de la Audiencia Nacional explicó que hasta 1995 estuvo vigente un Código Penal elaborado a finales del Franquismo, exactamente, de 1973, y ante la decisión de los legisladores de no cambiar nada en el mismo muchos jueces optaron en algunos aspectos en hacer la interpretación más flexible, llegando al caso de que se hicieron interpretaciones "contra-ley". "La suma de redenciones extraordinarias son contrarias a la ley, aseguró.

En esta línea, se mostró muy crítico con la decisión tomada en Estrasburgo. "El TEDH no pudo derogar la doctrina Parot porque la interpretación es buena, por eso se basó en que la interpretación no es válida porque en el momento en que se cometieron los delitos y fueron juzgados la interpretación de la ley era otra", dijo.

"Estrasburgo hace una percha para construir la retroactividad. Se les dio acceso a la hoja de las condenas, un documento administrativo, no judicial, y todo se construye ficticiamente en torno a ella. La hoja de cálculo no es una resolución del tribunal. Estamos ante un gran error. La señora Del Río nunca tuvo derecho a que le restasen la redención de una condena de 30 años", aseguró.

Terminó su intervención respondiendo a algunas de las acusaciones de Amaia Izko: "No es cierto que la Doctrina Parot fuese una decisión política. A mí nunca se atrevió a llamarme ningún político cuando era presidente de la Sección de lo Penal de la Audiencia Nacional. Hay tanto impulso político en mis decisiones que he pasado de ser un juez de extrema derecha a un juez de extrema izquierda".

También descartó que la Doctrina Parot fuese una Ley de Talión. "No se puede decir. El Estado, que es todopoderoso, no quiere que sus ciudadanos mueran en prisión, por eso se puso un límite máximo de años que se puede permanecer", dijo, tras lo que entró en el hecho de que abogada de la etarra Inés del Río calificase continuamente a los terroristas de ETA que cumplen condena como presos políticos: "no tengo nada que decir, es un auténtico disparate. Los presos vascos son otros, incluso hay terroristas que no son vascos. No es cuestión de raza o localización".

Tras la conclusión de las intervenciones de Amaia Izko y Javier Gómez Bermúdez se inició un turno de preguntas de los asistentes, mayoritariamente contrarios a la doctrina judicial, en los que ambos invitados intercambiaron puntos de vista sobre la influencia de artículos y párrafos exactos de diferentes códigos penales en la legalidad o no de la Doctrina Parot.

Durante este coloquio se produjo el único rifirrafe de consideración entre ambos. Explicando Gómez Bermúdez que los etarras en los ochenta y noventa no tenían conocimiento de la fecha exacta de su excarcelación porque no se acogían a programas de redención de penas ya que no reconocían los tribunales, el magistrado fue interrumpido por la abogada de Inés del Río: "Los presos vascos nunca se han negado a acceder a las redenciones", dijo Izko. Lo que fue respondido de forma tajante por Gómez Bermúdez: "los que roban no, los terroristas sí".

Por último, antes de finalizar el acto, el magistrado de la Audiencia Nacional quiso también valorar la importancia de la creación del Juez de Vigilancia Penitenciaria: "Hasta ese momento, había un juzgado donde por apuntarse a la UNED y suspender una asignatura otorgaba 30 días de redención, mientras que otro por aprobar sólo diez".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios