Menú

¿Se puede permitir España tener nueve veces más repetidores que Finlandia?

PISA destaca que las buenas notas de los alumnos no repetidores "se ven descompensadas" por los "modestos" resultados de sus compañeros.

35
PISA destaca que las buenas notas de los alumnos no repetidores "se ven descompensadas" por los "modestos" resultados de sus compañeros.
Los gráficos del Informe Pisa

Uno de los retos primordiales del sistema educativo español es la repetición de curso. El problema, según destaca el informe PISA 2012 presentado este martes en el Ministerio de Educación, no solo radica en los altos porcentajes de repetición de nuestro país, sino también en la importante brecha en los resultados educativos que presentan los estudiantes repetidores con sus compañeros.

Las pruebas PISA las realizan estudiantes de 15 años. Por eso, en teoría, deberían realizarlas aquellos que estén cursando cuarto curso de Educación Secundaria Obligatoria. Pero en España, de los 25.313 alumnos evaluados, hasta el 24% se encontraba cursando 3º de la ESO y el 10% aún estaba en 2º. Esto quiere decir que sólo el 66% de los participantes en esta edición de PISA no ha repetido curso. O dicho de otra manera, uno de cada tres estudiantes sí había repetido. Mientras, la media de la OCDE en esta cuestión es del 84% y en la UE del 85%; son 18 y 19 puntos porcentuales más que en España.

"2.500 millones"

El informe alerta además de que los alumnos repetidores presentan mayor riesgo de exclusión social. Aquellos estudiantes que repiten un curso "apenas adquieren el dominio básico de las principales áreas educativas" y en el caso de los que repiten dos "ni siquiera alcanzan los niveles mínimos necesarios para su correcta integración en la sociedad del conocimiento". Es decir, que repetir no les sirve de nada.

Está claro que algo hay que hacer con un alumno que suspende cuatro o cinco asignaturas o que no consigue unos conocimientos mínimos. Pero todo apunta a que obligarles a realizar de nuevo un curso entero no es la mejor alternativa. Ni para ellos ni para el conjunto del sistema. Eso no quiere decir que la solución sea eliminar por completo la posibilidad de repetir; pero tampoco debería ser la alternativa por defecto simplemente porque sea la más sencilla.

Además, es muy posible, sugiere el informe, que estos alumnos pasen a formar parte "del colectivo de españoles que abandonan tempranamente el sistema educativo" con muy pocas posibilidades después de integrarse en el sistema laboral, sobre todo tras el inicio de la crisis cuando la cantidad de trabajos de baja cualificación ha disminuido considerablemente. Y todo esto por no hablar del coste que supone para el Estado. La "tasa de repetición" cuesta 2.500 millones de euros, según apuntó la número dos del Ministerio de Educación, Montserrat Gomendio. Es el gasto extra para el contribuyente de tener estos alumnos en el sistema más años de los que les corresponden.

Si uno se compara los resultados que obtienen los repetidores con los que no lo son, la conclusión es evidente de un simple vistazo: los primeros arrastran a los segundos, hasta el punto de que todo indica que España no se situaría a la cola de los países de la UE y de la OCDE en estas pruebas si no tuviera una tasa de repetición tan elevada. Y es que "los no repetidores alcanzan unos resultados muy buenos, superiores al promedio de la OCDE y la UE".

Por ejemplo, en Matemáticas (materia en la que se incidía en esta edición de las pruebas PISA) el estudiante español no repetidor de 4º de la ESO, obtiene 519 puntos, la misma puntuación que un finlandés, y 13 puntos superior a la del promedio de la OCDE . "Esto parece reforzar la percepción de que en España hay un excesivo porcentaje de alumnos repetidores", resalta el informe.

Los resultados

Subraya el estudio que en Matemáticas "es destacable, que el rendimiento de los alumnos de 4º de la ESO (no repetidores) de La Rioja (549 puntos) y de Navarra (548) es prácticamente similar al de los países asiáticos con mejores resultados en PISA 2012: Corea (554) y Japón (536).

Ocurre lo mismo en las otras disciplinas: Lectura y Ciencias. En la primera, Madrid, Castilla y León y Navarra obtienen resultados similares e incluso superiores a los de Corea y Japón. En Ciencias, más de lo mismo: "los excelentes resultados de los alumnos de 4º de la ESO se ven descompensados por los modestos resultados de los repetidores y su elevado porcentaje en relación con el resto de países".

Está claro que para hacer estas afirmaciones los autores están jugando un poco con las estadísticas. Los repetidores están, lógicamente, entre los alumnos con peores notas de cada país. Y en España son uno de cada tres estudiantes. Si sólo quitamos a los repetidores españoles y los comparamos con todos los estudiantes de Finlandia o Corea, estamos jugando con ventaja. No contar a un tercio de los alumnos más flojos de nuestro sistema educativo a la fuerza tiene que tirar las notas para arriba.

Pero también hay que tener en cuenta que en estos países la cantidad de alumnos que van con un retraso acumulado es mucho menor (un 3,8% en Finlandia y 3,6% en Corea), por lo que no contar a sus repetidores no tendría demasiado impacto en sus notas globales. Aunque está claro que si no contamos a su peor tercio de estudiantes, sean repetidores o no, también subirán mucho sus calificaciones. En cualquier caso, resulta llamativo el dato. Tenemos un porcentaje de repetidores nueve veces superior al de estos países. ¿España se lo puede permitir?

En realidad, sólo tres países de la OCDE tienen tasas de repetición más elevadas que la española: Bélgica, Portugal y Luxemburgo. Algunos de nuestros vecinos europeos, como Holanda o Francia tienen también altos porcentajes, por encima del 25%, pero aún así están lejos de la cifra española.

Tasas por CCAA

Por comunidades autónomas, las mayores tasas de repetición se observan en Extremadura, Murcia y las islas Baleares, donde 4 de cada 10 alumnos se encuentran en un curso inferior al que le corresponde. En Cataluña y País Vasco estas tasas se reducen a la mitad, entre el 21% y el 22%. En Asturias y Navarra el 28 y 27% respectivamente de los alumnos repiten el curso.

En definitiva, del informe se pueden sustraer cuatro conclusiones importantes que inciden en este aspecto:

(...) Los resultados promedio de los alumnos españoles que nunca han repetido curso se comparan en términos muy favorables con los conseguidos en otros países que alcanzan los mejores resultados globales en este tipo de pruebas (...).

El problema de las grandes bolsas de repetidores en España es, por tanto, una cuestión de evidente relevancia para valorar los resultados de la enseñanza obligatoria en España y que tiene, además, efectos posteriores en términos de abandono temprano de la educación y problemas de rendimiento en niveles posteriores de enseñanza (...).

(...) Los resultados de los alumnos repetidores españoles no son peores que en otras partes, pero su elevado número en comparación con otros países puede estar lastrando el rendimiento del sistema educativo español en conjunto, situándolo en una posición desfavorable respecto a otros (...).

(...) Si fuera por el resto de factores, los resultados de España se situarían entre 9 y 12 puntos por encima de la media de la OCDE, dependiendo del área de conocimiento que se trate (Matemáticas, Lectura y Ciencias). Esto refleja que los resultados de los estudiantes españoles a igualdad de circunstancias en cuanto a repetición de curso superan los promedios correspondientes de la OCDE. La comparación con la media de la UE muestra unas diferencias aún mayores. (...) Si fuera por el resto de factores, España se situaría con una ventaja frente a la media de la UE de entre 14 y 18 puntos.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios