Menú

Rajoy habría ofrecido a Urkullu un acuerdo para el 'final de ETA'

Fuentes del PNV habrían contado más detalles del encuentro. Soraya recalcó este martes que no cambiarán "la política penitenciaria".

0
Luis Herrero entrevista a Iñaki Anasagasti En casa de Herrero

El audio empezará a sonar cuando acabe el anuncio

Después de que trascendiera el encuentro en Moncloa entre Rajoy y Urkullu el pasado 4 de febrero, fuentes próximas al encuentro citadas por Europa Press apuntan que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, habría ofrecido al lehendakari llegar a un acuerdo entre el Ejecutivo central, el vasco y el PSOE para gestionar el final de ETA.

La entrevista entre Urkullu y Rajoy se produjo después de que el 31 de enero el lehendakari celebrara un encuentro con el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el secretario general del PSE, Patxi López, al que también asistió Andoni Ortuzar y en el que se habló del fin de ETA.

Las fuentes consultadas han asegurado que, en la entrevista entre Mariano Rajoy e Iñigo Urkullu, se abordó el tema de los reclusos de ETA, aunque el lehendakari no presentó ninguna propuesta concreta al respecto -ya lo había hecho en una reunión anterior-, y se habló de cómo abordar el final del terrorismo.

En este contexto, Rajoy habría propuesto a Urkullu la posibilidad de trabajar conjuntamente entre el Ejecutivo central, el vasco y el PSOE para gestionar el final de ETA. Entre ambos mandatarios hubo "una buena sintonía", según han asegurado las mismas fuentes.

Por su parte, Urkullu planteó al máximo representante del Ejecutivo "un plan completo de paz y convivencia", que incluía el desarme de ETA, el reconocimiento del daño causado, la reparación de las víctimas, la flexibilización de la política penitenciaria y la necesidad de consensos entre PNV, PSE, PP y los partidos del entorno de ETA.

Se trata del mismo texto que el lehendakari ha entregado a la presidenta del PP vasco -con la que se reunió en el Parlamento vasco tras la reunión con Rajoy-, a Sortu, a los socialistas y a todos "los interlocutores" con los que ha hablado del tema de la "pacificación", según ha confirmado esta martes por la mañana el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka.

Moncloa: no se cambia "ni una coma"

Sobre este asunto, Moncloa ha contestado insistiendo en que su política antiterrorista "no se va a cambiar bajo ningún concepto", "ni una coma", informa Pablo Montesinos. Las mismas fuentes apuntan que el presidente "escucha a todo el mundo pero no aceptará nada que sea diferente a esto", en alusión a la política de presos y antiterrorista. La propia vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se expresó en términos parecidos en una entrevista este martes en RNE.

En todo caso, fuentes populares recordaron que fue Arantza Quiroga quién pidió al presidente que se reuniera con Urkullu para analizar el vigente contexto vasco con la idea de que los constitucionalistas y el PNV "vayan de la mano" y la "historia no la escriban otros", en relación al entorno de la banda terrorista ETA. "Estamos a favor de hablar, con unos límites. Pero hay que entender que la realidad vasca no es la misma que la realidad del conjunto nacional", es uno de los análisis más extendidos en el seno de la dirección del PP regional.

Encuentro PNV-PSOE, con Rubalcaba

Las fuentes citadas por la agencia Europa Press también apuntan a una reunión a cuatro, entre dirigentes del PSOE y PNV, el pasado 31 de enero, cuyo objetivo habría sido disipar "desconfianzas" tras la participación del PNV en la manifestación de Sortu contra los arrestos de ETA. El encuentro se celebró con motivo de la visita al País Vasco de Alfredo Pérez Rubalcaba para clausurar las jornadas del PSE y la Fundación Ramón Rubial "Reflexiones del futuro".

En ese despacho celebrado en Bilbao, en la que estuvieron presentes Urkullu, Ortuzar, Rubalcaba y López, se trató de establecer "un suelo mínimo compartido" ante el proceso de fin de ETA y hubo coincidencias básicas sobre la importancia del momento y la necesidad de abordar "una política inteligente" que acelere la desaparición de ETA.

Entre ellos también hubo "sintonía" sobre el margen que ofrece la legislación vigente para flexibilizar la política penitenciaria y sobre la necesidad de reforzar la unidad de los partidos para conseguir la disolución de la banda terrorista.

Los socialistas trasladaron, asimismo, a Urkullu y Ortuzar su voluntad de no utilizar esta cuestión con intereses partidistas y de trabajar de manera discreta para lograr los objetivos previstos.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD