Menú

12-M: la teoría islamista cobra fuerza en la opinión pública

El día después de los atentados la creencia de la autoría islamista se afianzó impulsada sobre todo por algunos medios de comunicación.

2
El día después de los atentados la creencia de la autoría islamista se afianzó impulsada sobre todo por algunos medios de comunicación.

Tal día como hoy, 12 de marzo, pero de 2004, Libertad Digital seguía dedicando la totalidad de su portada a los atentados del 11 de marzo. Los medios españoles ya apuntaban a otra línea de investigación que señalaba como posible autor al terrorismo islamista. La prensa internacional se hacía eco de la noticia e insistía en llamar "grupo separatista vasco" y "organización separatista vasco" a los terroristas de ETA, que por entonces era la principal línea de investigación abierta.

Mientras, los políticos seguían noqueados por los atentados e intentaban reaccionar a dos días de las elecciones generales. El candidato del PP compareció para expresar su "confianza plena en las informaciones y en el resultado de las investigaciones" que se estaban desarrollando. Según Mariano Rajoy, cuando los terroristas atacan "quieren que doblemos la rodilla", tras lo que aseguró que "no lo vamos a hacer". Insistió en que “la soberanía de España se defiende con la fuerza de la ley” y el apoyo de los ciudadanos.

El otro aspirante a la Moncloa, José Luis Rodríguez Zapatero, adoptó un discurso distinto en el que instó al Gobierno a informar con "la mayor diligencia posible" de todo lo relacionado con los atentados de Madrid. El candidato socialista volvió a apelar a la unidad de todos los ciudadanos y de todas las fuerzas políticas contra el terrorismo, convencido de que se produciría "el descubrimiento de los culpables y que estos pagarán por ello".

La teoría islamista entra en escena

A las cuatro de la tarde el CNI emitió un informe sobre una presunta reivindicación islamista del atentado enviada al diario Al Quds que consideró dudosa. Esta información rompió la unidad de la que hablaba el PSOE. El vicesecretario de Organización socialista aseguró que su partido "tiene sospechas de que el Gobierno está retrasando la información" sobre la autoría del atentado. José Blanco dijo que "quien juega con la verdad en un momento de tanto dolor está incurriendo en un supuesto muy grave" ya que, según él, "la opinión que se va conformando en función de la organización del atentado es que presenta características muy diferentes" a los que perpetraba ETA.

El entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, pidió a Zapatero que le exigiera una disculpa pública y recordó que "más allá de cualquier especulación, ninguna sociedad puede admitir que hay terroristas explicables o inexplicables. No hay matices entre el fanatismo religioso o el étnico, sólo marcan matices en sus coartadas". Aznar explicó que el Gobierno dio toda la información de que disponía y que valoró los indicios que como hipótesis apuntaban a ETA y "con inmediatez" dio conocimiento de ello. Al igual que del hallazgo de la furgoneta Kangoo con detonadores y una cinta coránica.

Ese viernes 12 de marzo se convocaron varias manifestaciones por toda España y el epicentro de las mismas se situó en la capital de España con el lema "Con las víctimas, con la Constitución y por la derrota del terrorismo". Desde Izquierda Unida se dijo que el Ministerio del Interior "goza de nuestra confianza" para investigar los atentados "sin prejuicios”. A pesar de esta declaración, la formación liderada entonces por Gaspar Llamazares emitió un comunicado en el que acusó al Ejecutivo de ocultar información y al PP de utilizar la masacre con fines electorales. Por ello, pidió a todos sus simpatizantes que acudieran a las distintas movilizaciones convocadas y que lo hicieran con pancartas y pegatinas del "No a la guerra".

Antes de que comenzara la manifestación de Madrid, el ministro del Interior compareció en rueda de prensa para confirmar la existencia de una bolsa de deportes que contenía dinamita. En concreto Goma 2 ECO, una modalidad más reciente de este tipo de explosivo, reforzada con metralla. Además la bolsa contenía un detonador conectado a un teléfono móvil. Ángel Acebes detalló que la simple vibración del teléfono al llegar la hora fijada por la alarma podría inicial la explosión.

Además, el titular de Interior insistió en que "ETA sigue siendo la principal línea de investigación, no hay motivo para que no sea así". Pero ya pocos creían al Gobierno. El ministro insistió en que el comunicado enviado por una presunta organización terrorista árabe al diario Al Quds ofrecía muchas dudas, tal y como confirmó el ministro del Interior británico Jack Straw.

Manifestaciones masivas

En medio de la confusión por la autoría de los atentados, España entera se paralizó en varias concentraciones contra la masacre terrorista en Madrid. En todo el país más de once millones de personas dijeron "no" a la barbarie terrorista y "sí" a la democracia. Sólo en Madrid dos millones trescientas mil personas llegaron hasta Atocha en la mayor manifestación de la historia contra el terrorismo en España.

La nota negativa se produjo en Barcelona. Las autoridades catalanas cambiaron el lema de la manifestación por "Cataluña con las víctimas de Madrid, contra el terrorismo, por la democracia y la Constitución". En dicho acto, Rodrigo Rato, vicepresidente del Gobierno, y Josep Piqué, líder de los populares catalanes, tuvieron que abandonar la manifestación protegidos por la Policía ante el intento de agresión de un grupo de manifestantes. Rato lamentó que algunos "usan la violencia para expresarse políticamente". Aquello sólo fue el germen de lo que se viviría el día después en plena jornada de reflexión.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios