Menú

La Policía no descarta la destitución de alguno de los mandos del 22-M

Continúan las investigaciones internas, que podrían concluir esta misma semana.

16
Continúan las investigaciones internas, que podrían concluir esta misma semana.
Las grabaciones de la UIP

La Dirección General de la Policía continúa sus investigaciones internas para dilucidar si hubo algún tipo de error interno en el dispositivo policial que se estableció por las Marchas de la Dignidad el pasado 22-M, jornada en la que resultaron heridos más de sesenta agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP), conocidos popularmente como antidisturbios, ante los ataques de casi un millar de radicales antisistema.

Pese a que la 'información reservada' -el nombre técnico que reciben estas investigaciones- abierta debía haber finalizado la pasada semana, la gran cantidad de informes y testimonios que han sido recogido por la Dirección Adjunta Operativa, entre los que se incluyen la declaración de la gran mayoría de los agentes que trabajaron en ese dispositivo, ya sean por escrito o verbalmente, así como los informes remitidos desde la Policía Municipal y Bomberos, ha hecho que las conclusiones vayan con algo de retraso.

Según informaron fuentes policiales a Libertad Digital, la previsión es que las investigaciones policiales concluyan esta misma semana, aunque las mismas indicaron la intención es que no se hagan públicas las conclusiones de la misma hasta la comparecencia del director general de la Policía, Ignacio Cosidó, en la comisión de Interior del Congreso de los Diputados, lo que ocurrirá después de Semana Santa, el próximo 23 de abril.

Las mismas fuentes indicaron que en la Dirección General tienen claro que si hubo algún fallo no provino ni desde la Brigada de Información, pues habían alertado de la amplia presencia de radicales antisistema que se iban a desplazar a Madrid desde diferentes puntos del país, ni tampoco fue un fallo de planificación, ya que para esa jornada se había organizado un dispositivo policial más que adecuado.

Como ya informó Libertad Digital, para esa jornada se contaban con 30 grupos UIP en las calles de Madrid y otros 5 de guardia en la base, lo que hacía que los agentes antidisturbios disponibles para garantizar la seguridad superarse los 1.700 efectivos, un dispositivo de personal mucho mayor al de cualquier otra convocatoria organizada por grupos de indignados o antisistema.

Según estas consideraciones, los posibles errores -el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ya reconoció que los hubo hace unos días- apuntarían a los mandos policiales que movieron incorrectamente a las grupos de la UIP. Las mismas fuentes indicaron que no se descarta que alguno de estos mandos fuera destituido de su puesto si las investigaciones apuntan a que cometieron errores importantes durante esa jornada.

Hay que recordar que los agentes antidisturbios han realizado ya varios concentraciones en las puertas del complejo policial de Moratalaz, base de la unidad en Madrid, exigiendo la dimisión de los dos mandos policiales que estaban al cargo del operativo aquel día: el Jefe de las Unidades de Intervención Policial (UIP) a nivel nacional, José Miguel Ruiz Igurquiza, y el Jefe de la Primera UIP, Javier Virseda, responsable de los agentes de la capital.

Se da, además, la circunstancia de que éste era el primer operativo grande que planificaba en Madrid el Jefe de la Primera UIP, que accedió a ese puesto hace menos de dos meses, después de que Javier Nogueroles, que ocupaba el puesto, ascendiese a comisario y fuese destinado por el Ministerio del Interior a la ciudad autónoma de Melilla como nuevo jefe de Operaciones de la Policía, donde podría aportar su experiencia en mantener la seguridad pública en los dispositivos que se diseñan para evitar los asaltos al vallado fronterizo.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios