Menú

El Gobierno sulfura a Mas al reunirse con el sector editorial en Barcelona

Santamaría convoca a los principales editores españoles y resta protagonismo a la ofensiva de Mas. Rajoy "ni se cruzará" con él este jueves.

0
Santamaría convoca a los principales editores españoles y resta protagonismo a la ofensiva de Mas. Rajoy "ni se cruzará" con él este jueves.

La sola presencia en la capital catalana de la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha levantado ampollas en el Ejecutivo de la Generalidad, cuyo consejero portavoz, Francesc Homs, no ha dejado de mostrar su malestar al haberse enterado por la prensa del "desembarco" del PP en Barcelona -el lunes presentará su programa electoral en la Ciudad Condal-. La visita de la vicepresidenta en plena Diada de Sant Jordi, la fiesta de los libros y las rosas que la Generalidad quiere convertir en otra fecha simbólica del proceso separatista, se ha interpretado como una intromisión y una afrenta.

El encastillamiento de Artur Mas es absoluto. Ni acepta la mano tendida de Mariano Rajoy, ni entiende el guiño de la "imaginación", ni está dispuesto a renunciar a sus objetivos máximos. La réplica de Moncloa es hacerse notar y dejarse ver en Cataluña para intentar transmitir a la sociedad catalana, sin los intermediarios tradicionales (de tendencia democristiana o convergente en general), un doble mensaje: que el Gobierno está dispuesto a hablar de casi todo, salvo de la consulta, y que pretende recuperar terreno y visibilidad en Cataluña.

La parte oficial de la agenda de la vicepresidenta del Gobierno incluía una reunión con representantes del mundo editorial en la sede de la Delegación del Gobierno, que es lo que ha centrado el malestar del Ejecutivo autonómico. Ahí se han dado cita con Sáenz de Santamaría el presidente del grupo Zeta, Antonio Asensio Mosbah, su consejero delegado, Román de Vicente, dos representantes del grupo Planeta, Patricio Tixis y Jesús Badenes, Jorge Herralde, de Anagrama, Ricardo Rodrigo, RBA, el presidente de la Federación de Editores de España, Xavier Mallafré, el presidente del Gremio de Editores de Cataluña, Daniel Fernández, y el presidente de la Asociación de Editores en Lengua Catalana, Albert Pèlach, entre otros.

El encuentro, en el que también ha participado la delegada del Gobierno en Cataluña, Llanos de Luna, forma parte de la agenda de trabajo "oficial" de la vicepresidenta, que habría abordado con los editores los expedientes abiertos del sector, como la regulación de los derechos de autor, la piratería y la caída de beneficios y, en segundo término, los rigores del proceso y las impresiones al respecto de los convocados.

La vicepresidenta también habría mantenido varios contactos con representantes de la sociedad civil catalana como parte de la agenda de partido, conversaciones en las que habrían salido a relucir aspectos como el incumplimiento de las sentencias lingüísticas, el sometimiento de Mas a los planes de la Assemblea Nacional Catalana y el ambiente de crispación política y social generado por el desafío constante de la Generalidad.

Homs y los soberanistas recelan de estos contactos y atribuyen a la actividad del Gobierno los portazos que están sufriendo las pretensiones independentistas en el ámbito empresarial y en el frente internacional.

Rajoy y Mas ni se cruzarán en Barcelona

Tras la vicepresidenta, será el propio Rajoy quién se traslade este jueves a Barcelona. Aunque, para evitar confusiones, un portavoz autorizado confirmó que "ni se cruzará" con Mas durante su breve estancia -de apenas unas horas-. Según el Ejecutivo, para que algo se mueva el líder catalán tiene que dar un paso atrás y rectificar. "No vamos a solucionarle nosotros el lío en el que se ha metido", en voz de un ministro consultado, que se muestra escéptico. "Lo cierto es que de momento no ha amagado con evitar al precipicio". Y, por ello, el presidente considera que una reunión hoy no tiene sentido, y de ahí que desde la Moncloa no se esté favoreciendo la cita.

Así, por enésima vez, el Ejecutivo insistió en que las líneas rojas se mantienen: la consulta no se va a realizar por ilegal y el diálogo sólo puede llegar dentro de los márgenes legales. La intervención de Rajoy en el Senado tiene "completa validez", se recalcó oficialmente a pocas horas de que el jefe del gabinete clausure el Foro de Marcas Renombradas de España (FMRE), que también contará con la presencia de Mas, con el que en ningún momento coincidirá según la agenda oficial.

El encargado de abrir este evento será el presidente de Freixenet y del FMRE, José Luis Bonet, mientras que Artur Mas intervendrá a las 12.30 horas y Rajoy o clausurará a las dos de la tarde.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD