Menú

Fernández Díaz asegura que "hoy ETA son sus presos y poquito, poquito más"

En la presentación del libro "Relatos de Plomo. Historia del terrorismo en Navarra 1960-86".

35
En la presentación del libro "Relatos de Plomo. Historia del terrorismo en Navarra 1960-86".
Jorge Fernández Díaz, durante la presentación del libro. | EFE

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, aseguró este martes que la organización terrorista ETA se encuentra en una situación estructural "muy débil, agónica" y que se puede considerar que "hoy ETA son sus presos y poquito, poquito más", y esto se debe a que ha sido derrotada por el Estado de Derecho gracias, sobre todo, "al heroico trabajo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado".

Estas afirmaciones fueron realizadas durante su intervención en la presentación del libro "Relatos de Plomo. Historia del terrorismo en Navarra 1960-86" obra colectiva de varios autores, coordinados por el periodista Javier Marrodán y editada por el Gobierno de Navarra, que recoge el relato de los asesinatos cometidos por ETA en la comunidad foral entre 1960 y 1986, y que tendrá una segunda parte con los asesinatos etarras desde 1986 hasta la actualidad.

El titular de la cartera de Interior dijo que "la sociedad española no puede ni debe olvidar nunca lo que pasó" y consideró que "el legado que debemos dejar a las próximas generaciones de navarros y españoles debe estar alejado de ambigüedades, de excusas y de supuestas justificaciones basadas en imaginarios agravios históricos. Debemos poner las bases para que el relato de lo verdaderamente ocurrido durante tantos años se incorpore a nuestro patrimonio colectivo nacional".

"Durante más de 50 años, y debemos recordarlo constantemente por si alguien tiene intención de obviarlo, ETA ha asesinado a casi 900 personas, 40 de ellos en Navarra, ha malherido a miles de personas, o ha expulsado de su tierra a muchos vascos y navarros a causa del clima social de terror y miedo que crearon", dijo. "Es deber de todo gobernante mantener viva la llama de las víctimas del terror. A ellas les debemos atención y justicia, pues solo desde la justicia podemos fomentar su memoria", continuó.

El ministro citó al escritor Antonio Muñoz Molina, que decía en el libro hoy presentado que "hay que contar exactamente lo que pasó, y hay que empezar a hacerlo ahora hay que contarlo para que no se imponga la tergiversación, y para que los verdugos y responsables no cuenten con ese eficaz aliado del crimen que es el olvido" y aseguró que con "esa intención estamos trabajando en el Ministerio del Interior".

Explicó que su departamento ya ha llegado a un acuerdo con el ayuntamiento de Vitoria para abrir en la capital vasca el Centro en Memoria de las Víctimas del Terrorismo, que espera que ya esté totalmente operativo para el final de la legislatura -mediados o finales de 2015- y que "va a jugar un papel fundamental en la elaboración del relato, siempre desde el rigor histórico, el respeto a la verdad de los hechos y la objetividad, y siempre bajo la premisa de la Dignidad y la Memoria de las víctimas del terrorismo".

Jorge Fernández Díaz insistió una vez más en que el Gobierno actual "no ha negociado, ni negocia ni negociará" con los terroristas de ETA y puso como ejemplos de ello los más de cien etarras arrestados en España y otros países durante la presente legislatura y el hecho de que "algunos se cansaran en un país del norte de Europa de esperar", en alusión a la dirección de ETA, que intentó retomar en Noruega los contactos que había mantenido con el Gobierno Zapatero.

Al acto de presentación de "Relatos de Plomo. Historia del terrorismo en Navarra 1960-86" han asistido también Pío García-Escudero, presidente del Senado; Yolanda Barcina , presidenta de la Comunidad Foral de Navarra; Sonia Ramos, directora general de Apoyo a Víctimas del Terrorismo del Ministerio del Interior; entre otras personalidades.

Precisamente, Yolanda Barcina tomó la palabra para considerar que este tipo de obras son "imprescindibles" para que "los jóvenes conozcan que hubo personas que dieron su vida por defender la libertad y que, frente al totalitarismo y el terror, las únicas armas que utilizaron fueron las de la palabra, la justicia, la dignidad e, incluso, el perdón".

En esta línea, ha defendido que la reforma del Código Penal debe incorporar un apartado específico que impida a los condenados por terrorismo dar clase en colegios e institutos: "Nuestra democracia debe dotarse de las herramientas necesarias para proteger a las futuras generaciones del adoctrinamiento y del odio".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios