Menú

Fernández de Mesa y la Unión de Oficiales, en guerra por la Ley de Personal

UO habla de "sentimiento de traición" y acusa al director general de hacer declaraciones "paupérrimas". Éste minusvalora su representatividad.

10
UO habla de "sentimiento de traición" y acusa al director general de hacer declaraciones "paupérrimas". Éste minusvalora su representatividad.
Arsenio Fernández de Mesa, director general de la Guardia Civil. | Archivo

La Ley de Régimen de Personal está agitando las aguas en la Guardia Civil. En las últimas horas, tanto la Dirección General como la Unión de Oficiales, una de las asociaciones profesionales representativas, han hecho públicos varios comunicados en los que se critica duramente a la otra parte, a raíz de los distantes posicionamientos que mantienen ante la tramitación en el Congreso de los Diputados de la nueva norma.

El origen del conflicto está en la adaptación al Instituto Armado de la Ley de Carrera Militar, aprobada por el Gobierno Zapatero en 2007, y que ya se encuentra en pleno proceso de reforma en la Cámara Baja después de que los recursos interpuestos por los militares afectados por su entrada en vigor colapsasen el Ministerio de Defensa durante los años de Carmen Chacón al frente del mismo.

El objetivo era reformar el sistema de enseñanza de las Fuerzas Armadas para integrarlo en el sistema educativo español y adaptarlo al denominado Plan Bolonia (Espacio Europeo de Educación Superior), modificar las escalas militares e impulsar la conciliación de la vida profesional, personal y familiar. Con siete años de retraso, se está tratando de trasladar ahora a la Guardia Civil con la Ley de Régimen de Personal.

El proyecto de ley fue aprobado en marzo, y desde entonces, las críticas de las asociaciones profesionales no han parado de producirse, especialmente desde la Unión de Oficiales, que considera que la redacción actual de la norma perjudicaría gravemente el futuro profesional de los oficiales de promoción interna, que suponen una mayoría en la institución, frente a los que ingresan por la Academia General Militar.

La clave está en que mientras a los que pasan por la Academia General se les convalida su formación por una licenciatura, que en el plan Bolonia es equivalente a un grado, a los oficiales de promoción interna su formación se les convalida como una diplomatura –aunque tengan una licenciatura civil-, lo que les obligaría a hacer un curso de 60 créditos (un año lectivo) cuando llegan a la graduación de capitán para entrar en la nueva escala de oficiales, eliminándose además todo tipo de expectativa profesional a aquellos que no puedan integrarse.

El miércoles a primera hora, la Unión de Oficiales hizo público un comunicado en el que criticaba duramente al director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, de quien decían se había comprometido a modificar el texto legal que había dejado preparado el anterior gobierno del PSOE, pero que después de quitar "lo poco bueno que tenía" el mismo, "se ha lavado las manos como Poncio Pilatos y le ha cargado el muerto al ministro Jorge Fernández Díaz y al portavoz de la Comisión de Interior del Congreso, Conrado Escobar".

"Comienza a cundir el sentimiento de traición. Dijo que iba a promover la mejora de la Ley y lo que único que ha hecho ha sido ocultarse bajo de la mesa dejándolo todo en manos de sus generales. Cunde el sentimiento de desprecio, de abandono por parte del que debería liderar la Guardia Civil. Arsenio será el responsable directo de que el 70 por ciento de los mandos del Cuerpo se sientan vejados, abandonados, humillados... ‘qué buenos vasallos si tuviésemos buen Señor’", continuaba el comunicado de la asociación.

Horas después, la Dirección General emitió un comunicado en el que lamentaba la utilización de "expresiones impropias", en alusión a la supuesta traición, por parte de "la asociación que representa a varios oficiales" y argumentaba que el texto del proyecto de Ley de Régimen de Personal es el mismo que el presentado en la pasada legislatura con los cambios obligados por los "informes negativos" emitidos por los ministerios de Hacienda y Defensa a lo largo de 2011.

Especificaba que las "competencias" para futuras modificaciones del proyecto de ley son de las Cortes Generales y recordaban que director general "se ha reunido con todas las asociaciones con representación en el Consejo de la Guardia Civil siempre que lo han solicitado o por iniciativa", en otros casos, del propio Arsenio Fernández de Mesa.

Este mismo jueves, a primera hora de la mañana, la Unión de Oficiales emitía un nuevo comunicado en el que indicaba que "no podemos sino lamentar las paupérrimas declaraciones emitidas por la propia Dirección General" e ironizaba con que "el trabajo y la seriedad" en la redacción del texto legal "han sido tan extremas que un director general nombrado por Rajoy se ha limitado a presentar a su ministro y al Consejo de Ministros un proyecto de Ley que fue elaborado, íntegramente, bajo el mandato de Alfredo Pérez Rubalcaba".

"Si un político no conecta con los ciudadanos, y no es sensible con los verdaderos problemas, quizás debería proceder a un ejercicio de autocrítica. Si un político, no es sensible con los problemas que atraviesa la Guardia Civil quizás se debe a que no la conoce como debiera para gestionar el mayor activo que vela por la seguridad de los españoles", continuaba el comunicado que la asociación de mandos.

En esta línea, la Unión de Oficiales aseguraba que "no se va a prestar a lo que parecen enjuagues políticos para perpetuar privilegios antidemocráticos y castas" e insistió en calificar el proyecto de ley como "un torpedo en la mismísima línea de flotación de los miembros de Guardia Civil, que supone la fractura interna, el desprecio a la experiencia" y perpetúa "endogamias enfermizas".

"Un buen general cuida de sus soldados, ya que son ellos los que ganan la batalla, de la misma manera que un político honrado gestiona los recursos de cada ciudadano. Político y general están obligados a gestionar y garantizar el porvenir de los que dependen de sus decisiones, de lo contrario, sobre ellos planearán "fantasmas de un oscuro pasado", concluía el comunicado.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios