Menú

Carod Rovira pide a los indignados que se "meen" en España

El exvicepresidente de la Generalidad de Cataluña pidió a los indignados que hicieran sus necesidades en el resto de España, no en Cataluña.

36

Tal día como hoy, 17 de junio, pero de 2011, Libertad Digital contaba en su portada que Josep Lluis Carod-Rovira resaltó que los indignados sobresalieron por su españolidad: "Tienen, como españoles, todo el derecho del mundo a indignarse. Pero si quieren hacerlo, como españoles, lo mejor es que no se equivocasen en el mapa y se manifiesten, se indignen, se meen, pinten, chillen e insulten, allí donde les corresponde, en su país".

Según el exvicepresidente de la Generalidad de Cataluña, los indignados hacen el juego al nacionalismo español, por lo que pidió que se dejara de ser cómplice de un movimiento que calificó de "indignación de pacotilla". Resaltó que "siendo españoles, motivos para indignarse no es que falten. Si yo fuese español, que no es el caso, me habría indignado seis siglos antes".

Después de pedir a los indignados españoles que se "meen" en España, criticó la falta de civismo de los que acampaban en la plaza Cataluña, utilizaban los jardines públicos como urinarios, pintaban el monumento al presidente Francesc Maciá y daban una imagen de Cataluña "marginal, chabacana y basta".

Estas declaraciones recordaban a las que hizo en mayo de 1991, dos días después del atentado de ETA en la casa cuartel de Vic en la que murieron 10 personas. Entonces escribió un artículo titulado "ETA, fuera de Cataluña" en el que contaba sus anhelos independentistas: "Ésta no es vuestra tierra, ni esta forma de luchar es la nuestra. Habéis vuelto a manchar con sangre inocente este país". Y siguió defendiendo su tesis: “A ver si de una puñetera vez, al margen de la dialéctica, por cierto tan española, de los puños y las pistolas, sois capaces de entenderlo: los vascos no sois españoles. De acuerdo. Pero los catalanes, tampoco. Y con acciones como ésta no hacéis más que españolizar Catalunya. Convertís los Països Catalans en tierra enemiga y a sus habitantes, en gente hostil. Y no lo somos. Deberíais saberlo".

Más tarde escribió su alegato contra la violencia: "Por temperamento personal, por convencimiento ideológico y por eficacia política, soy contrario a la violencia. A toda violencia. Especialmente a la violencia institucionalizada, barnizada, de los estados. Pero también a la de los oprimidos".

Aunque a continuación se pudo ver que sólo estaba contra la violencia dentro de Cataluña: "Nada de lo que os voy a decir es nuevo para vosotros. Os lo dije ya, hace medio año, en algún lugar de Euskadi, cuando en nombre de mi partido os pedí, formalmente, que no actuaseis más en mi país. Habéis respetado la decisión durante seis meses. Ahora, sólo me atrevo a pediros que, cuando queráis atentar contra España, os situéis, previamente, en el mapa".

A pesar de que ETA no le hizo caso esa vez como quedó patente con el atentado de Vic, Carod Rovira no cejó en el empeño y se reunió con la banda terrorista en enero de 2004 en Perpiñán. En febrero de ese mismo año, ETA anunció el fin de los atentados exclusivamente en Cataluña.

La banda informó en un comunicado de la suspensión de los atentados en esa comunidad y señaló que ETA interrumpió todas sus "acciones armadas en Catalunya" desde el 1 de enero de 2004 con el "deseo de unir los lazos entre el pueblo vasco y el catalán, en base a los principios de respeto, no injerencia y solidaridad". Precisamente, ese comunicado finalizó con vivas a los dos etarras que atentaron contra el cuartel de la Guardia Civil de Vic, que tanto molestó al exlíder de Esquerra Republicana.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios