Menú

Bochorno en Bruselas: aplausos en la sala de prensa para recibir a Pablo Iglesias

Un representante de la Asociación de la Prensa Internacional recriminó a varios periodistas que aplaudieran a Pablo Iglesias tras la rueda de prensa.

1579
Un representante de la Asociación de la Prensa Internacional recriminó a varios periodistas que aplaudieran a Pablo Iglesias tras la rueda de prensa.

Los buenos resultados electorales cosechados por Podemos en las últimas elecciones europeas, unido a la omnipresencia mediática de su líder, Pablo Iglesias, ha contribuido a alimentar un furor popular por su figura que ya ha llegado también a los pasillos del Parlamento Europeo, donde es frecuente verlo rodeado de empleados, espontáneos, curiosos y hasta asesores políticos de grupos rivales que le alaban su carisma.

En el ir y venir de la cafetería del Parlamento Europeo, la discreta presencia de un tipo con coleta, ataviado con unos vaqueros y una camisa de cuadros, normalmente, pasaría inadvertida. En principio, sólo la acreditación azul que cuelga de su cuello lo distingue del resto de empleados, visitantes o periodistas que entran y salen del bullicioso punto de encuentro que es la cafetería conocida coloquialmente como Mickey Mouse.

Pero en medio del vaivén de la casa de la democracia europea, circulan muchos españoles y, sobre todo, televidentes. Muchos de ellos, además, llevan demasiado tiempo pisando los institucionales pasillos parlamentarios como para no dejarse seducir por los nuevos aires que han traído los resultados electorales. Por eso, muchos no resisten la tentación de acercarse a saludar a esa cara tan conocida que, en las últimas semanas, se ha visto por Bruselas. Algunos, discretos, prefieren robarle la foto desde lejos. Otros, los más, se acercan a estrecharle la mano. Una joven que trabaja con el grupo PPE se acerca, le da un beso y le felicita por su carisma. Otro le para y le relata un proyecto universitario en inglés que Iglesias escucha asintiendo con atención y paciencia.

Estas escenas, que formarían parte del anecdotario de cualquier parlamento o institución si se quedaran en pasillos o cafeterías, han provocado una situación de bochorno al concluir la primera rueda de prensa de Pablo Iglesias en sede parlamentaria. Tras haber contestado a las preguntas de la prensa, y haber deslizado numerosos guiños a la austeridad que su formación pretende adoptar como código de conducta ejemplar, parte del público, o incluso colegas periodistas, han roto a aplaudir. De ahí que un representante de la Asociación de la Prensa Internacional haya tomado la palabra y, visiblemente airado, haya recordado a los asistentes que "no está permitido aplaudir" a quienes rinden cuentas ante la prensa.

El líder de la formación es más que el número uno de una formación de cinco eurodiputados que ha irrumpido en la Eurocámara en las últimas elecciones. En sólo unas semanas, Pablo Iglesias ya ha hecho sombra a Izquierda Unida en el grupo político que cobija a ambos partidos (GUE) y que le ha propuesto como candidato a presidente del Parlamento Europeo, un nombramiento que por pura aritmética parlamentaria no alcanzará, pero que le da visibilidad dentro de una cámara de más de 700 representantes.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios