Menú

'El País' critica el manifiesto "Libres e iguales" porque se presentó en Lhardy

La analista Milagros Pérez Oliva compara los dos manifiestos sobre Cataluña presentados en los últimos días.

0

El País intenta desacreditar el manifiesto "Libres e iguales" contra la independencia de Cataluña firmado por un grupo de intelectuales a través de su analista Milagros Pérez Oliva. En un artículo titulado "Moverse o no… a golpe de proclamas", Pérez Oliva compara este manifiesto con otro presentado ayer bajo el título "Una España federal en una Europa federal" promovido por la izquierda.

Critica Pérez Oliva que el manifiesto firmado por Vargas Llosa, Cayetana Álvarez de Toledo o Federico Jiménez Losantos entre otros, no reconoce "la legitimidad" del separatismo catalán y que se excluye "cualquier negociación" y lo hace con "un estilo perentorio". Mientras, el manifiesto promovido por la izquierda, "con un estilo reflexivo y reposado, propone un modelo federal en que se garantice la solidaridad entre los territorios".

El mismo periódico que presiona a Rajoy para que negocie con Mas acusa a los firmantes de "Libres e iguales" de tratar "de anclar al Gobierno en una estrategia inmovilista" y de "actuar como un cordel sobre las muñecas de Rajoy". Se basa "en la dialéctica del 'ellos contra nosotros', donde ellos son los malos y nosotros los buenos". En cambio, el manifiesto de la izquierda "debilita las unanimidades soberanistas y refuerza la idea de que una tercera vía es posible".

Milagros Pérez Oliva encuentra además importantes diferencias "semióticas en la escenografía", porque "tratándose de intelectuales, la forma de presentar los manifiestos tiene su simbología". Veamos. Al leer el manifiesto en las escalinatas del Congreso, los promotores de Libres e Iguales "dejaban claro su deseo de influir sobre las estructuras de poder", no como los del federalista, que sólo trataban de pasar el rato. Para colmo, eligieron "como presentador a Cayetana Álvarez de Toledo, diputada muy activa del PP y miembro de la dirección de FAES". Con esto está todo dicho de "cómo se ha gestado y quién impulsa el manifiesto'".

No se puede comparar con el manifiesto federalista, entre cuyos presentadores hay "personalidades como Nicolás Sartorius", del que no dice que fue miembro activo del PCE, Fernando Vallespín, del que no dice que es columnista habitual de El País, "o Ángel Gabilondo", del que no dice que fue ministro de Zapatero. "Entre los firmantes, bastantes vinculados a la Fundación Alternativas, que aglutina el amplio espectro del pensamiento de izquierda", o sea, el único pensamiento válido que existe, parece querer decir.

Pero la prueba del algodón de cuál es el manifiesto bueno y cuál es el manifiesto malo es la "lectura semiótica" de cómo se han dado a conocer. Los de "Libres e iguales" convocaron a la prensa en "el conocido restaurante Lhardy, un 'espacio lleno de historia y belleza que transporta a otra época', según se define en su página web". O sea, unos carcas. Sin embargo, "el manifiesto federalista se gestó en el emblemático Café Gijón -'más de 126 años albergando cultura', destaca su publicidad- y para su presentación se eligió no sin intención, otro lugar de solera cívica donde los haya: el Círculo de Bellas Artes". Dónde va a parar.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Podimo
    • Tienda LD