Menú

Una etarra sale de la cárcel sólo seis días después de su detención

Nagore Múgica ha quedado en libertad sin fianza. Fue arrestada por la colocación de una bomba lapa en el coche de un policía.

LD/Agencias
56
Nagore Múgica | EFE

El juez Ismael Moreno ha dejado este jueves en libertad provisional a la etarra Nagore Múgica, tras haberla enviado el lunes a prisión por la colocación de una bomba lapa en el coche de un policía nacional que al explosionar le causó la amputación de ambas piernas, el 7 de julio de 1990 en Baracaldo (Vizcaya).

El magistrado de la Audiencia Nacional ha adoptado esta decisión a petición de la fiscal Carmen Monfort, al constatar que no existen pruebas objetivas de su participación en ese atentado.

La fiscal indicó en un escrito al juez que la imputación contra Múgica por los delitos de atentado terrorista y estragos "se basó exclusivamente en las declaraciones policiales" que prestaron miembros del grupo Txalaparta, sin que haya aparecido "algún dato objetivo" que permita corroborar esas declaraciones, que además no fueron ratificadas en sede policial.

En este sentido, la fiscal alude en su escrito a que, según jurisprudencia del Tribunal Constitucional, la declaración incriminatoria de un coimputado carece de consistencia plena como prueba si no resulta "mínimamente" corroborada por algún otro dato.

La Guardia Civil detuvo el sábado a Múgica en el centro penitenciario de Alicante II al que acudió a visitar a Gadafi, su pareja sentimental, en cumplimiento de una orden de detención cursada por el juez Moreno.

El juez le abrió un procedimiento por el citado atentado en 1992 y, "habiendo resultado infructuosas las gestiones para la localización de la procesada", dictó auto de rebeldía en 1995.

El pasado 8 de octubre, Moreno decidió dar traslado de estas actuaciones a la Fiscalía "a fin de que informase sobre la procedencia de cesar las órdenes de búsqueda, detención y personación" dictadas contra ella.

Respondió días después el Ministerio Público diciendo que debían seguir en vigor porque no había transcurrido un periodo de tiempo superior a 20 años para acordar la prescripción "del delito más grave de los que motivaron el procesamiento", el de atentado terrorista.

Tras tomarle declaración el lunes, y negar Múgica que perteneciera a ETA y recordar que estuvo en prisión hasta 2011, Moreno, a instancias de la fiscal, acordó su ingreso en prisión provisional.

Múgica se integró en el grupo Txalaparta en 1990, junto con Óscar Abad Palacios, José Ramón Martínez García y Francisco Javier Goitia Elorza, y participó en la comisión de una quincena de atentados en la provincia de Vizcaya contra concesionarios de vehículos, bares señalados por ETA por traficar con drogas, agentes de la Guardia Civil y vías férreas, entre otros.

El atentado por el que ahora queda en libertad es el más importante atribuido a esta terrorista cuando integraba el Txalaparta y consistió en la colocación de una bomba-lapa en los bajos de un coche propiedad del policía Juan Domínguez Cruz en Baracaldo (Vizcaya), quien a consecuencia de la explosión sufrió la amputación de las dos piernas y lesiones en los brazos.

El 25 de octubre de 1991 hizo explosión un artefacto en una vivienda de Bilbao (Vizcaya), donde resultó muerto el etarra Francisco Javier Goitia, en esa época pareja sentimental de Múgica.

Huyó entonces a Francia, donde fue acogida por las estructuras clandestinas de la banda terrorista en ese país, y en 1995 se trasladó a México con Gadafi y regresó a Francia el 25 de mayo 1996, cuando fue detenida en el aeropuerto de Roisy-Charles de Gaulle.

En octubre de 1998 fue condenada por la justicia francesa a seis años de prisión por asociación de malhechores y depósito de explosivos y en diciembre de 2000 fue extraditada a España e ingresó en prisión.

En 2003, la Audiencia Nacional la condenó a ocho años de prisión por depósito de explosivos, delito cometido durante su pertenencia al grupo Txalaparta, y en 2011 quedó en libertad.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios