Menú

Arrecia la guerra entre Casimiro García-Abadillo y Pedro J.

El director de El Mundo le dedica un durísimo editorial a su antecesor. Pedro J. le ha vuelto a contestar.

Libertad Digital
38
García Abadillo y Pedro J. Ramírez

El Mundo responde este lunes en un editorial al artículo de Pedro J. de este domingo, su Carta de un arponero ingenuo a Casimiro García-Abadillo. El editorial alardea de que publicaron el artículo de Pedro J. porque "la práctica de nuestro diario es publicar todo los artículo de opinión sin ejercer nunca la censura". Le ha molestado especialmente al nuevo director las alusiones de Pedro J. a sus relaciones con el poder. "No hay relaciones incestuosas con miembros del Gobierno, como dice Pedro J. ni el periódico protege a nadie por su relación con el director. Afirmar eso es una falsedad que daña no ya a García-Abadillo, sino a toda la redacción de El Mundo".

"El ex director de El Mundo puede hacer lo que le venga en gana, salvo, como es natural, pretender dirigir el diario desde otro despacho que no sea el del director", dice el editorial en tono de enojo. E insiste en que la salida de Pedro J. "se produjo fruto de un acuerdo amistoso con Unidad Editorial, que supuso para él una sustanciosa indemnización y su continuidad en la empresa con otras funciones".

Para concluir, afirma que "lo que vale la pena es mantener vivo el espíritu de esta maravillosa pecera, no tratar de romperla porque ha dejado de ser el reino de un solo pez".

Poco ha tardado Pedro J. en replicar a este editorial vía Facebook. "El editorial que hoy publica El Mundo contra mí supone un salto cualitativo muy revelador en la medida en que convierte un toma y daca entre dos periodistas (Casimiro me mencionó de forma despectiva y crítica hace nueve días, yo le respondí con educada ironía ayer) en un ataque expreso del periódico contra su fundador y director durante 24 años y medio". Cree Pedro J. que se trata de un intento de "automutilación en toda regla orientada a intentar destruir los lazos contractuales y sobre todo emocionales que todavía me unen con El Mundo".

"El editorial de hoy se aparta torpemente de la verdad en varios aspectos clave", dice. Critica que presente como "libertad de expresión" la publicación del artículo de ayer, "cuando no fue sino la expresión del elemental fair play habitual en todos los periódicos. ¿Si alguien es zaherido en su propia casa, cómo no va a poder defenderse?".

Pedro J. acusa a Casimiro de intentar "presentar mi réplica a una persona como un ataque contra El Mundo". "Se trataría de presentarme nada menos que como enemigo del periódico que alumbré hace un cuarto de siglo. Fantástica coartada: Pedro J. es culpable".

Pedro J. insiste en que El Mundo "se aparta indecentemente de la verdad -mientes, editorialista y tú lo sabes-" cuando dice que su salida no fue política. "¿Cómo se puede dañar tanto la credibilidad de un medio desde sus propias páginas? ¿Habrá un solo lector que se crea eso?".

"En lo único que estoy de acuerdo con el editorial" es en mantener vivo el espíritu de esta maravillosa pecera. Quien lo ha escrito parece haber descubierto de repente que desde 1989 hasta 2014 nuestra redacción fue el reino de un solo pez. Como Casimiro me ha excluido literalmente de ella ignoro si eso ha cambiado o no. Pero hasta la persona que me tenga menos simpatía dentro de la redacción sabe que en mi pecera cabían todos y que, si yo volviera a tener algo que ver con su gestión, pese a todo lo sucedido, el propio Casimiro seguiría teniendo, por sus méritos profesionales, un puesto de honor en ella".

"Me toca las narices que se meta conmigo"

Pedro J. Ramírez también se refirió a la polémica en "Las mañanas de Cuatro", donde bromeó con lo civilizado del "florete dialéctico" con García Abadillo en el periódico en lugar de batirse en duelo, como en el siglo pasado. "Casimiro publicó comentarios ofensivos y despectivos sobre mí y yo le he contestado con la ironía. Ha sido una respuesta -La carta del arponero ingenuo del domingo- elegante y educada, no injuriosa, y me ha sorprendido que me hayan dedicado un editorial. Lo último que yo haré en vida es hacer daño a El Mundo", dijo. "El Mundo siempre será mi criatura".

Reiteró, como ya hizo en Facebook, que si volviera a tener alguna capacidad de decisión en el diario, "seguiría contando con Casimiro, aunque me toca las narices que se meta conmigo. ¿O acaso si a mí me hieren yo no sangro?".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios