Menú

Irene Lozano: "Si Rosa Díez fuera un hombre, su liderazgo se vería positivo"

La diputada sostiene que la mayoría de los miembros de UPyD no quieren el pacto con Ciudadanos y defiende la pluralidad de su partido.

0

La diputada de UPyD, Irene Lozano, ha presentado este viernes su último libro, escrito junto al periodista Máximo Pradera, Conversaciones con Irene Lozano (Libros Urgentes, 2014), una obra cuyo objetivo "fundamental" es "hablar de política" y que discurre por la trayectoria personal de Lozano, su carrera política y las "contradicciones" de su formación.

El evento, discreto y prolongado, se ha celebrado en una sala anexa a la cafetería del Ateneo, entre cafés, zumos de naranja y bollería del día. Lozano escogió a Pradera, a quien apenas conocía -"solo por Twitter"-, por ser un periodista "tocapelotas" -en el buen sentido de la palabra- y no un "masajista", para enriquecer el contenido de la charla y, en definitiva, del libro.

Arrancó Pradera criticando al Gobierno y a la función actual del Congreso de los Diputados, un "teatrito absurdo para la democracia que parece una institución del siglo XVIII", y aclarando que él nunca ha votado a UPyD, un partido personalista -"Su líder se llama Rosa y ahí está el color; es como el GIL"- pero que ha hecho cosas buenas, como llevar a Bankia a los tribunales, destapar la opacidad de las concesiones en el Ministerio de Defensa o apostar por la transparencia.

Por su parte, Lozano afirmaba que lo que ha caracterizado la legislatura de Rajoy es "la antipolítica" y que esa forma de gobernar ha permitido que los ciudadanos "se metan más en política que nunca". El libro, según la diputada, pretende "explicar de forma simple y didáctica la relación entre el empobrecimiento de la gente y el saqueo al que ha sido sometida" -ejemplo de esta tesis: el caso Bankia-, y mostrar que "la política tiene mucho de bajarse al barro y remangarse".

En el turno de cuestiones, estas derivaron, sobre todo, hacia el pacto con Ciudadanos, el fuerte personalismo de Rosa Díez y la irrupción de Podemos.

Sobre el primer asunto, Máximo Pradera recordó cómo el PSOE, en las elecciones del 82 y el 83, tiró de "gente que no había sido testada", empezándose "a gestar toda la bola de corrupción que acabó con el PSOE y puso el tenderete en manos de Aznar". "No han sido valoradas las razones del 'no' a Ciudadanos. Cuando UPyD se sienta con Ciudadanos y le dice a Albert Rivera: "A ver, las listas de la gente que vais a meter", él es muy poco claro. Si el principal activo de UPyD es la absoluta transparencia y la falta de corruptos, puede ser puesto en peligro por un tío que no te da la lista de la gente, ¿qué vas a convertir, en un nuevo PSOE la coalición Ciudadanos-UPyD?".

Sobre este asunto, Lozano declaró que "el debate del pacto con Ciudadanos se ha mantenido en todos los foros del partido". "Se ha decidido que no, y no sólo porque lo haya dicho Rosa -Díez-. No voy a desvelar los debates y las deliberaciones, pero los que querían el pacto eran minoría", añadió.

Preguntada por LD sobre el liderazgo de Díez, Lozano afirmó que "hay prejuicios que son injustos": "A ningún hombre le llaman mandón, siempre somos las mujeres las mandonas. Si Rosa Díez fuera un hombre, sus dotes de liderazgo, de comunicación, de conectar con la gente, se verían como positivas". La diputada señaló que en su formación "hay grupos de trabajo y gente buenísima": "Mi gran perplejidad, al llegar al Congreso, fue descubrir que PP y PSOE no tienen grupos de gente así, sino individualidades que, a través de sus fundaciones, les dan ideas para cambiar el país. Tenemos un equipo muy bueno, pero no se visibiliza".

Propuestas de Podemos... que son de UPyD

Además, Lozano ha reivindicado que su partido ha "hecho mucho trabajo", pero quizás no ha sabido explicarlo como es debido a la opinión pública. En ese sentido, el contrapunto es Podemos. La diputada ha dicho que la formación de Pablo Iglesias "está haciendo propuestas muy buenas en muchos aspectos", y que ellos lo tienen "muy claro, porque llevamos 7 años haciéndolas".

"Podemos, al final, ha renunciado a la auditoría ciudadana, y ahora dicen que apuestan por una reestructuración de la deuda. Cuando los desahucios, nosotros propusimos reestructurar la deuda privada. Esto es una cuestión de explicarlo. Al final, los que parecen que vienen a descubrir el Mediterráneo, llegan a través de un gran rodeo a propuestas que nosotros ya hemos hecho, en el Parlamento, incluso", concluyó.

En España

    0
    comentarios

    Servicios