Menú

La libertad de expresión del fotomontaje del Rey con el oso borracho de Mitrofán

Las cacerías del rey Juan Carlos se han visto envueltas en la polémica, desde el oso Mitrofán hasta la de Botsuana.

0
Las cacerías del rey Juan Carlos se han visto envueltas en la polémica, desde el oso Mitrofán hasta la de Botsuana.

Tal día como hoy, 9 de enero, pero de 2009, Libertad Digital contaba en su portada que el magistrado de la Audiencia Nacional absolvió a los autores del artículo y de la viñeta publicados en el año 2006 en los diarios Gara y Deia en los que se parodiaba la muerte del llamado "oso Mitrofán" en una cacería en la que participó el Rey en Rusia.

En el juicio, José Antonio Rodríguez González, Javier Luis Ripa Jiménez y Nicolás Juan Lococo Cobo se enfrentaron a un delito de injurias graves al Rey del que les acusaba el fiscal Pedro Rubira, que pedía para los tres multas de 10.950 euros.

Pero el juzgado Penal de la Audiencia Nacional creía que no había delito de injurias graves contra la Corona en la "caricatura feroz y despiadada" del fotomontaje, tal como la califica la sentencia, ni en el artículo de Nicolás Lococo, ya que tanto texto como imagen se amparaban en la libertad de expresión.

El magistrado José María Vázquez Honrubia indicó que el objetivo final de las publicaciones no era insultar a la Corona, sino criticar la caza y la institución monárquica. No obstante, señaló que dicha crítica podría ser calificada de "feroz y cruel". Sin embargo, la sentencia explicaba que "no se considera que el uso puntual de alguna expresión desafortunada y excesiva pueda alterar la repetida finalidad de criticar a la caza en general y de osos en particular y a la Institución Monárquica".

Años antes, la Fiscalía rusa concluyó que el Rey no mató al oso borracho de Mitrofán ya que no participó en ninguna cacería durante su estancia en esa región rusa. Nikolái Kamáyev, jefe del departamento legal de la Fiscalía de Vólogda, dijo que "el Rey de España no participó en ninguna cacería. De hecho, no hubo ninguna cacería. Por nuestra parte, este caso está cerrado".

Era la conclusión de una investigación conducida por la Fiscalía y varios organismos locales. "Durante la investigación, la Fiscalía interrogó a funcionarios del gobierno local, guardas de cotos de caza y a los organizadores de la visita del rey de España. La cacería ni siquiera figuró en la agenda", añadió Kamáyev. "Sin embargo, fue el dueño del oso quien confirmó que fue él mismo quien tuvo que sacrificar al animal", sentenció el jefe del departamento legal.

La investigación se inició a raíz de la publicación de una carta del subjefe del departamento de Protección y Fomento de Recursos Naturales de Vólogda en el que sostenía que el monarca abatió a un oso domesticado, Mitrofán, que "previamente había sido emborrachado con abundante cantidad de vodka mezclada con miel".

Seis años más tarde de la polémica por el oso Mitrofán, el Rey volvió a ser noticia por otra cacería, esta vez de elefantes en Botsuana. El Rey se fracturó la cadera derecha al caerse durante la noche en el campamento adonde se había desplazado para practicar uno de sus deportes favoritos, la caza. Como consecuencia de este accidente salió a la luz la relación del monarca con Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios