Menú

Pujol Ferrusola justifica su fortuna en que invirtió la herencia en productos "opacos"

Dice que le reportaron ocho millones de euros que repartió entre su madre y los siete hermanos.

LD/Agencias
6

Jordi Pujol Ferrusola ha reconocido este jueves ante la juez que investiga la fortuna oculta de su familia que el supuesto legado de su abuelo se invirtió en "láminas financieras" de titularidad "opaca", que al cabo de los años les reportaron 8 millones de euros, a repartir entre su madre y los siete hermanos.

Según han informado fuentes judiciales, en su declaración como imputado durante dos horas ante la titular del juzgado de instrucción número 31 de Barcelona, Jordi Pujol Ferrusola ha asegurado que cuando en 1990 asumió la administración de los fondos, de manos de su tío Joaquim Pujol i Figa, recibió el legado en forma de "láminas financieras" de titularidad "opaca" que se habían invertido en países como Finlandia, Alemania, Austria y Estados Unidos.

El hijo mayor del expresidente de la Generalidad Jordi Pujol ha explicado que estos productos financieros en los que se invirtieron los 140 millones de pesetas (en dólares) del supuesto legado inicial, tenían fechas de vencimiento distintas y acabaron reportando un millón de euros, por persona, para su madre, Marta Ferrusola, y los siete hermanos: Jordi, Marta, Josep, Mireia, Pere, Oriol y Oleguer.

No ha explicado por qué esos fondos se multiplicaron exponencialmente hasta el 2000 --el fiscal ha considerado "escandaloso" el rendimiento durante sus preguntas--, y luego, sin embargo, dejaron de dar esa rentabilidad.

Sí ha asegurado que el padre, el expresidente Jordi Pujol, se mantuvo siempre al margen de la gestión de estos fondos y desconocía cómo se hizo. Durante el interrogatorio, ni la juez Beatriz Balfagón ni el fiscal Alejandro Luzón le han preguntado directamente si la fortuna se había hecho gracias al cobro de comisiones ilegales por los años de Govern de su padre.

El hijo mayor se ha desvinculado del origen de los fondos y del diseño financiero para conseguir rentabilidad, y ha dado por hecho que se encargó de esto alguno de los gestores anteriores: Delfí Mateu y Joaquim Pujol --de éste, primo de su padre, ha asegurado que sólo le vio en un par de fiestas--

Ha dicho también que no fueron estos gestores quienes le informaron de la existencia de estas láminas, sino que únicamente recibió una llamada del banco avisándole --los bancos en los que estaban estos fondos eran Banca Reig y Banc Agrícol, que luego se fusionaron y se convirtieron en AndBank--. Ha detallado que él gestionó las cuentas desde 1990 hasta 1992, momento en que la fortuna había alcanzado ya los 3 millones de euros.

Este dinero lo fue repartiendo a partir de entonces entre las cuentas de cada hermano y la madre, en las que él se limitó a ingresar los fondos una vez vencían estos productos financieros, los últimos en el 2000. También ha negado saber cuántas láminas había y qué fondos tenía cada una, y no se considera gestor de este patrimonio sino el repartidor.

Al preguntársele si tiene documentación que acredite estos pagos, ha dicho que no puede proporcionarla y que sólo los apuntaba en un papel que guardaba en un armario del mismo banco.

Durante el interrogatorio se ha negado a hablar de sus cuentas, saldos y cuestiones tributarias y fiscales relacionadas con su actividad económica, han explicado fuentes judiciales.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation