Menú

Rosa Díez mide fuerzas con sus críticos en un caliente Consejo Político

Los críticos, con Toni Cantó al frente, pedirán la dimisión de la presidenta del partido

10
Los críticos, con Toni Cantó al frente, pedirán la dimisión de la presidenta del partido
Rosa Díez | Archivo

A las once de la mañana de este sábado, en el Hotel Colón de Madrid, ha arrancado un Consejo Político extraordinario de UPyD en el que se escenificará la profunda división y la crisis inédita del partido seis días después del batacazo en las elecciones andaluzas, que sitúa a la formación magenta en un papel residual dentro del cambio político español en 2015.

No es que de la reunión del órgano, en el que los partidarios de Rosa Díez parecen todavía mayoría, vaya a salir ningún cambio de rumbo importante. Al contrario: el resultado más probable es que se ratifique la discutida estrategia del Consejo Directivo, que ha sufrido esta semana cuatro bajas, incluidas las de los diputados Irene Lozano y Álvaro Anchuelo. Sin embargo, los frentes abiertos son varios y muchas las ganas de los críticos de plantar batalla, aunque sea dialéctica, como anunció en su perfil de Twitter Toni Cantó. El diputado no forma parte del Consejo Directivo y tendrá, por tanto, su primera ocasión para decirle cara a cara a Rosa Díez lo que piensa: que su improvisada rueda de prensa del lunes fue "lamentable", como él mismo tuiteó durante la misma y que su estrategia ha situado a UPyD al borde del abismo.

Parecidos argumentos emplearán el resto de críticos, aunque entre ellos ya no estará Irene Lozano, pues formaba parte del Consejo Político como miembro del Consejo Directivo. En la reunión del mismo órgano el pasado seis de septiembre la diputada llevó la voz cantante de la ofensiva contra Francisco Sosa Wagner, incluidos comentarios a los periodistas en los pasillos sobre lo "patética" que había sido la intervención del entonces aún eurodiputado del partido. Medio año después las tornas han cambiado y ahora son Lozano y el resto de críticos quienes, bajo el eufemismo de considerar, sin concretar demasiado, que la estrategia de Rosa Díez es errónea, tienen claro que reabrir las negociaciones con Ciudadanos, exactamente lo que pedía Sosa Wagner, es la única tabla de salvación de UPyD, en unos niveles de afiliación mínimos tras la fuga masiva de los últimos meses al partido de Albert Rivera, que ya cuenta con 20.000 afiliados en toda España.

Sin embargo, los críticos no enfatizarán este sábado el mensaje de la unión con los de Rivera. La campaña interna contra Ciudadanos ha sido tan fuerte, reconocen fuentes del Consejo Político, que ha calado en la militancia: "Muchos ven a Ciudadanos como el peor partido del mundo, hasta ahí ha llegado la cosa". Por eso prefieren seguir señalando a Díez como la responsable del batacazo andaluz. La prioridad es desalojarla de la presidencia, luego vendrá el intento, desesperado, de legar a un acuerdo con Ciudadanos, con quien ya está negociando, como adelantó Libertad Digital, el propio Toni Cantó.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios