Menú

Toni Cantó pisa el acelerador para su salto a Ciudadanos

Sondea a los afiliados de Valencia, pero Ciudadanos no aceptará que lleguen en bloque ni que entre sin renunciar antes a su escaño

28
Sondea a los afiliados de Valencia, pero Ciudadanos no aceptará que lleguen en bloque ni que entre sin renunciar antes a su escaño
Toni Cantó, durante el Consejo Político de UPyD celebrado el sábado en Madrid. | EFE

Rosa Díez ha pretendido ganar tiempo este fin de semana con la convocatoria de un Congreso extraordinario de UPyD para después de las elecciones de mayo, pero los críticos creen que el movimiento llega demasiado tarde y no ven atisbo alguno de rectificación en la dirección del partido. Uno de los más significados, Toni Cantó, pese a negarlo tajantemente el domingo en una entrevista en El País, intensifica estos días su negociación con Ciudadanos y sondea a los afiliados de UPyD en Valencia, donde es candidato autonómico además de representante en el Congreso, sobre la posibilidad de unirse al proyecto que lidera Albert Rivera.

Entrevistada este mediodía en esRadio, la candidata de Ciudadanos en Valencia, Carolina Punset, ha dejado claro que la decisión de los afiliados para configurar las listas es inamovible y está incluso, ha dicho, "por encima de Albert Rivera". Sin embargo, Punset ha recordado que "hay otras elecciones, como las generales" lo que dejaría la puerta abierta a que Cantó fuese el número uno de Ciudadanos por esa circunscripción. Esta última posibilidad, según fuentes consultadas por Libertad Digital, la tiene casi garantizada, aunque también debería concurrir a unas primarias. Pero Ciudadanos le sigue exigiendo que renuncie a su acta de diputado, algo a lo que estaría poniendo reparos, y en ningún caso aceptaría la entrada en bloque de un grupo de afiliados, posibilidad que según El Mundo estaría sondeando.

Cantó defendió la unión con Ciudadanos en público incluso tras el portazo definitivo de noviembre, una actitud muy distinta de la diputada Irene Lozano, que le ha respaldado por Twitter.

Lozano tuvo incluso que rectificar palabras injuriosas contra Francisco Sosa Wagner por haber propuesto la apertura de negociaciones con Ciudadanos y su actitud durante los dos encuentros entre ambos partidos al más alto nivel fue de un inequívoco y agresivo cierre de filas con la postura de Díez, algo que los máximos dirigentes de Ciudadanos, incluido Rivera, no han olvidado. De hecho, y aunque ahora sea proclive a esa unión, en la reunión del Consejo de Dirección del día después de las elecciones andaluzas, en el que presentó su dimisión, calificó a Ciudadanos de formación sin programa y poco firme con la corrupción.

UPyD se desangra, como se ve, por su cabeza pero también por su base, como demuestra el hecho de que muchos de sus militantes estén migrando a Ciudadanos, que la pasada semana alcanzó los 20.000 afiliados. Este lunes ha confirmado su renuncia al Consejo Directivo el líder en la Asamblea de Madrid, Luis de Velasco, cuyo nombre había sonado como posible presidente de una eventual gestora si se producía la dimisión de Díez, pero como él mismo anticipó con ironía antes del Consejo Político del sábado "ya sólo estoy para presidir el Imserso". Velasco, que tiene setenta y seis años, ya se había retirado de la primera línea política, pues será sustituido en mayo por Ramón Marcos como candidato madrileño.

Lo cierto es que la presidenta de UPyD y sus fieles se atrincheran en sus posturas, particularmente en el rechazo a la unión con Ciudadanos, como prueban las declaraciones a esRadio Andrés Herzog, nombrado portavoz adjunto la semana pasada y al que algunos ya consideran el delfín: "Yo nunca pactaría con ellos, somo partidos muy distintos".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios