Menú

Jiménez Losantos ve a Albert Rivera en La Moncloa ante el disgusto de Marhuenda

Movidito final de vacaciones con las elecciones a la vuelta de la esquina y el PP tirándose del moño.

0

El Mundo publica hoy una encuesta sobre elecciones en Valencia con malas noticias para Rajoy. "La izquierda arrebata al PP la Comunidad Valenciana". "El PSOE valenciano", con más ojo que el PP, "duda y corteja a Ciudadanos". Cree el editorial que "la corrupción y el descalabro económico han provocado tal hartazgo a los valencianos que exigen un cambio de rumbo político inmediato". "Con todo, el PP aún espera que la campaña le sirva para recuperar parte de su electorado desencantado y emular el triunfo relativo que logró el PSOE en Andalucía empujado por el efecto inercia que suele beneficiar a los partidos de gobierno. Pero, para conseguirlo, les urge que el partido a escala nacional ofrezca sin demora un nuevo, ilusionante y coherente mensaje a la ciudadanía". Pues ale, ale, a trabajar, que tienen una ardua tarea por delante, si señor.

Federico Jiménez Losantos ve en la encuesta publicada ayer sobre la Comunidad de Madrid "el tráiler de la película de la próxima legislatura. O, mejor, de la teleserie, que será Borgen". "Como Dinamarca no tiene más población que la Comunidad de Madrid, es posible seguir casi con exactitud los votos y escaños de los cuatro partidos que se juegan el poder -PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos- con la pequeña IU que, tras evitar la trampa de Tania Sánchez, intenta sobrevivir a su novio. En Madrid, el bipartidismo dará paso con toda seguridad a las coaliciones y las tendencias que dibuja para las generales son harto preocupantes para el PP y PSOE. Podemos podría ser hegemónica en una coalición de izquierda y para evitarla Rajoy tendría que ceder la presidencia a Albert Rivera. Eso ya no es Borgen. Es Madrid en mayo y puede ser España en noviembre", sueña Federico.

El País dice que el PP se está pensando mejor lo de tirar piedras a su tejado. "El PP intentará un mayor acercamiento a Ciudadanos". ¿Se acabó lo de Siutatans y el problema de llamarse Albert? ¿Ya no habrá más naranjitos? Ohhh. Tampoco tiene buenas noticias para PSOE y PP. "Los jóvenes condenan a los partidos clásicos a un futuro precario". "El voto joven, sobre todo para Podemos y Ciudadanos". "Sólo lo mayores de 65 años dan su voto mayoritariamente a los populares". Y a esos hay que restarles los yayoflautas. Por cierto, que El País se entera ahora de que "el laboratorio de Podemos" está "en la Universidad Complutense". Eso es lo que se llama estar al día. "Los fundadores abuchearon a Díez y Pique y aplaudieron a Hugo Chávez". Más vale tarde que nunca y nunca es tarde si la dicha es buena.

ABC pone un poco de colorín en la prensa del día y lleva a la Familia Real en su portada. "Palma aclama a los reyes". Ya en su segunda portada cuenta que "el PP revela su programa electoral en un clima de alta tensión interna". ¡Ummm!, un programa electoral del PP. ¿Llevará bajar impuestos? ¿Despolitizar la justicia? ¿Reducir la administración? Estoy deseando leerlo para echar unas risas. Dice el editorial que dejen de tirarse los trastos a la cabeza, que "el maratón electoral de este año requiere un ejercicio de responsabilidad de todos los órganos del partido y el fin de las disputas y los reproches". Y que no se hagan ilusiones: "los ciudadanos no darán crédito al programa sólo por lo que dice el documento. Entre un contrato en firme con la sociedad y un papel mojado solo hay una diferencia: la voluntad de cumplir". Y en eso el PP tiene un cero patatero. "El PP vuelve a tener una oportunidad y no debe desaprovecharla", dice optimista. Ignacio Camacho se encarga de poner los pies en la tierra. "El marianismo es un estilo alérgico a la seducción política. Rajoy ha maltratado a sus electores acumulándoles perjuicios sin darles atisbo de respiro y sin molestarse en pedirles un margen de confianza. Ese modo de actuar podía haber pasado por arrogante pero ha acabado creando un juicio peor: el de una displicente falta de sintonía ciudadana". O todo junto, un arrogante, displicente, déspota y desdeñoso gobernante que sólo se acuerda de santa Bárbara cuando truena. "Ahora pretende remediar el presentido descalabro con una omnipresencia mediática, un apostolado de último minuto, un arreón de mal estudiante a fin de curso. La estructura del partido cruje bajo la presión de una tarea para la que no estaba entrenada: seducir a toda prisa a un público para el que no ha encontrado tiempo de mostrar un poco de cariño". ¿Cariño? Como te oiga Montoro te hace una paralela. Cariños a él.

Por el contrario, José María Carrascal cree que Rajoy hace bien en ir de sobrado. "Rajoy no necesita ganar las próximas elecciones" porque aunque "ha cometido errores" ha cumplido su promesa principal, "evitar que España cayera en la bancarrota" y "eso ya no se lo quita nadie". Así que si pierde "se retira" a registrador de la propiedad o "se tumba en una hamaca" a "contemplar con regodeo como sus sucesores le hacen bastante mejor de como se le ve hoy". Pues hala, hala, no parece mal plan.

La Razón dice que "Rajoy bajará impuestos y no hará cambios en el PP hasta las generales". Francisco Marhuenda está muy cabreado con la Semana Santa que le han dado entre unos y otros. "Los votantes castigan las diferencias y los enfrentamientos internos". Lo que está pasando "llevaba mucho tiempo larvado y es convenientemente exagerado por las formaciones que quieren expulsar a este partido de los gobiernos y especialmente a Rajoy, algo que también incluye a los periodistas que desearían su renuncia o incluso que le ganara Ciudadanos. No es un fenómeno nuevo porque Rajoy lo sufrió en 2008 cuando hubo conspiraciones para forzar su marcha", recuerda con rencor."En el fondo de estas maniobras políticas y mediáticas está debilitar a Rajoy", pero se van a chinchar porque, dice "a Rajoy todavía le queda un largo recorrido a pesar de aquellos que le quieren sacar de La Moncloa", dice. Eso, desahógate, hombre, te lo mereces.

En España

    0
    comentarios

    Servicios

    • Inversión
    • Seminario web
    • Radarbot