Menú

Podemos, Ciudadanos e IU pueden impedir que el PSOE controle el Parlamento andaluz

Si no hay acuerdo de toda la oposición, Susana Díaz podría controlar todos los organismos que dependen de la Cámara.

0

Sería una manera de controlar al gobierno socialista que pueda salir de una hipotética investidura de Susana Díaz. Una cosa sería aceptar de un modo u otro que gobierne la lista más votada y otra muy diferente permitir que ese gobierno controlase además muchos elementos de control y de poder legislativo desde el Parlamento andaluz. El problema es que, para hacerlo, tienen que llegar a un acuerdo con el PP andaluz, algo a lo que no parecen dispuestos por ahora. De no hacerlo así, el PSOE se haría con la presidencia del Parlamento, de la Mesa del Parlamento, la vicepresidencia primera y la secretaría primera y tendría importantes opciones para nombrar al Defensor del Pueblo, influir en la Cámara de Cuentas y demás organismos que dependen del Parlamento andaluz.

Un día antes de la constitución del Parlamento andaluz, que tendrá lugar mañana a las doce de la mañana,
todo está en el aire. Ha habido reuniones varias entre PSOE, PP, Podemos, Ciudadanos e Izquierda Unida para elegir la Mesa de la Cámara pero no se ha llegado a un acuerdo institucional para repartirse los siete puestos del órgano de gobierno parlamentario. El problema es que de los siete puestos de la Mesa, si se aplica la más estricta proporcionalidad, corresponderían 3 al PSOE y 2 al PP, quedando los dos puestos restantes a distribuir entre los tres partidos minoritarios, Podemos (que tiene derecho a uno), Ciudadanos e Izquierda Unida.

El problema es que según el artículo 36 del Reglamento de la Cámara, "todos los partidos, federaciones y coaliciones que, habiendo concurrido a las anteriores elecciones, hubieran obtenido en las mismas representación suficiente para constituir Grupo parlamentario,
tendrán derecho a estar presentes en la Mesa." Esto es, para poder cumplirse esta norma o el PSOE renuncia a uno de sus tres puestos, o el PP ve mermados sus puestos de dos a uno o se incrementa el número de miembros de la Mesa a 8, lo que supone un mayor gasto en época de contención y una pérdida de poder futuro para el PSOE que tendría 3 de los ocho puestos en lugar de 3 de los siete actuales.

El mecanismo de elección de los miembros de la Mesa es bien complicado. Según el artículo 34 del Reglamento de la Cámara, "para la elección de Presidente o Presidenta, cada miembro del Parlamento escribirá un solo nombre en la papeleta, y resultará elegido el que obtenga la mayoría absoluta." Esto es, cabe la posibilidad de que el Presidente del parlamento andaluz sea un nombre consensuado por la oposición. De hecho, ya en 1994, PP e IU acordaron que la presidencia del parlamento recayera en un diputado de IU y no en uno de la listsa más votada, que fue el PSOE. Este hecho facilitaría, por ejemplo, la aprobación de Comisiones de Investigación y de las comparecencias forzosas de la presidencia de la Junta en el Parlamento.

Si no hay acuerdo de consenso en la oposición, la presidencia del parlamento quedará probablemente en manos del PSOE porque "se repetirá la elección entre los dos Diputados que se hayan acercado más a la mayoría, y resultará elegido quien obtenga el mayor número de votos." En el caso más extremo y finalmente, "se considerará elegido el candidato o candidata propuesto individual o conjuntamente por los partidos, coaliciones o grupos con mayor respaldo electoral, atendiendo, incluso, al criterio de lista más votada en las elecciones."

En la elección de los seis miembros de la mesa restantes, resultarán elegidos quienes por orden correlativo obtengan la mayoría de votos.

El hasta ahora portavoz parlamentario del PSOE Mario Jiménez ha dicho que no cree que el PP apueste por una maniobra para apoyar con sus votos a un presidente de la Cámara de Podemos ya que, según él, sería un "regalo" político que abriría un panorama inédito en España, por cuanto tanto el PP como Podemos dicen estar en las antípodas políticas. Pero puede apostarse por un presidente, por ejemplo, de Ciudadanos o de Izquierda Unida.

De todos modos, Podemos cree que le corresponde una de las tres vicepresidencias y ha dicho que sería "surrealista" que el PP apoyara un presidente del Parlamento de sus filas.

Ciudadanos ha pedido generosidad a PP y a PSOE para llegar a un acuerdo. El vicesecretario nacional de Ciudadanos, José Manuel Villegas, anunció que, de no alcanzarse ese consenso, se abstendrán en la votación a la Presidencia del Parlamento y votarán a su candidato para el puesto que a su formación le corresponde en la Mesa, una de las secretarías.

En España

    0
    comentarios

    Servicios