Menú

Ciudadanos expulsa a concejales en Valencia y estudia hacerlo en Madrid

La formación naranja pedirá que se les considere "tránsfugas"

95
Ciudadanos expulsa a concejales en Valencia y estudia hacerlo en Madrid
Albert Rivera, junto a varios miembros de la Ejecutiva de Ciudadanos /EFE

"Tras conocer su pacto con el partido nacionalista Compromís para la alcaldía del municipio xxxxx y su entrada en el gobierno, le informamos que en virtud del artículo 2.2 de los Estatutos de Ciudadanos acaba de ser revocada su afiliación del partido". Es el inicio de la comunicación que han recibido este martes nueve concejales de Ciudadanos en la Comunidad Valenciana. La Ejecutiva del partido les aparta y les solicita la renuncia inmediata a su acta de concejal por llegar a acuerdos con aquellos que "no representan los valores de igualdad, solidaridad, y libertad que defendemos desde Ciudadanos”. Pero la actuación contra los ediles no termina ahí, pues en el caso de que no devolviesen su acta al partido se solicitaría su “adscripción como tránsfuga” hecho que Ciudadanos se compromete a comunicar a la Secretaría de Estado de Administraciones Públicas y a la Secretaría de cada ayuntamiento en particular. Esto último limitaría el sueldo de esos concejales tránsfugas, pues según una sentencia del Tribunal Constitucional de 2012, un concejal no adscrito que forme parte del gobierno municipal no puede cobrar como miembro de ese ejecutivo. Algo que ratifica el artículo 73.3 del Estatuto de los miembros de las Corporaciones locales.

Se trata de dos concejales de Santa Pola, dos de Torreblanca, dos de Vilamarxant, uno de Fuente la Higuera, uno de Turís y otro representante municipal en la localidad castellonense de L’Alcora, cuya expulsión ya fue anunciada el pasado 6 de junio. Un día antes Ciudadanos se levantó de la mesa tras conocerse las negociaciones abiertas por el PSPV con Compromís, que finalmente han fructificado en un pacto para hacer al socialista Ximo Puig presidente valenciano.

Pero el veto a los partidos nacionalistas, algo profundamente enraizado en un partido que nació hace una década como reacción al nacionalismo en Cataluña, no es el único a la hora de establecer acuerdos de Gobierno. También el que, como repite una y otra vez Albert Rivera, no se negocie a cambio de "cargos o sillas". Eso es lo que habrían hecho los dos concejales de Ciudadanos en la localidad madrileña de Humanes, a los que la dirección del partido en Madrid ha pedido este mismo martes explicaciones por su pacto con el PP. También se ha pactado en otro municipio madrileño, Arroyomolinos, aunque en este caso el candidato de Ciudadanos, Carlos Rupiérez, es el alcalde, por lo que en principio no quebrantaría ningún principio -Ciudadanos llegó a plantear un acuerdo con el PSOE en Valencia para hacer alcalde a Fernando Giner, pese a no ser el más votado- aunque la dirección de Ciudadanos, y su Comité de Pactos, están estudiando la situación.

La apuesta de Rivera por concurrir con listas propias en las municipales, lejos de los acuerdos que antaño estableció con partidos locales dentro de la plataforma Movimiento Ciudadanos, le ha permitido presumir de tener una estructura más sólida que la de Podemos, pero con estos casos y los que ya se produjeron durante la campaña, donde se retiraron incluso listas completas, le está provocando más quebraderos de cabeza de los previstos.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios