Menú

La Universidad de Sevilla incumple la ley al retirar dos ángeles de la fachada de la Puerta

Ramírez de Arellano, actualmente investigado por la Fiscalía por una gestión sospechosa, fue el que inició la amputación de la fachada.

Ramírez de Arellano, actualmente investigado por la Fiscalía por una gestión sospechosa, fue el que inició la amputación de la fachada.
La fachada antes de la retirada de los ángeles. | P.D.T

La Junta de Andalucía consiente la retirada de dos esculturas de niños o ángeles de la portada de Filología que da a la calle Palos de la Frontera de la Antigua Fábrica de Tabacos de Sevilla, portada abierta en el año 1956 como consecuencia del traslado de la Universidad a su actual emplazamiento. Y lo ha hecho incumpliendo la ley.

La portada, ahora mutilada, fue de la Facultad de Ciencias y actualmente de Filología y fue obra del escultor Antonio Cano Correa, que falleció a los 100 años de edad en julio de 2009. Dada la época, Antonio Cano tuvo que poner el escudo del régimen, y lo hizo acompañándolo por dos figuras simétricas de niños que lo sustentaban y que formaban una composición estética en el contesto de dicho frontón partido.

Esta es la fachada ahora destrozada: Pero la dirección de la Universidad, con motivo de la ley de Memoria Histórica, aprovechando la remodelación de dicha fachada ha retirado el escudo preconstitucional de dicha fachada. El problema legal es que este edificio está catalogado como Bien de Interés Cultural (BIC) y la ley obliga a que cualquier modificación en un BIC disponga de la aprobación de la Comisión de Patrimonio Histórico Provincial, órgano que depende de la Junta de Andalucía. La comisión de Patrimonio se había negado hasta ahora a la retirada del escudo, debido a que se encuentra en un entorno artístico y que podría afectar a la estética de la fachada. Recientemente, accedió a ello pero con la condición de que se debían respetar las dos figuras simétricas de los niños, que la comisión de Patrimonio llama ángeles, dado su valor artístico.

De hecho en una nota de prensa de la Universidad se lee:

"El edificio de la Real Fábrica de Tabacos de Sevilla, sede central de la Universidad de Sevilla, está siendo objeto de una remodelación y al ser un edificio declarado Bien de Interés Cultural (BIC) algunas de sus actuaciones tienen que ser aprobadas por la Comisión de Patrimonio Histórico. En el marco del Plan Director de Remodelación del edificio se contempla la restauración de la fachada de la actual Facultad de Filología (calle Palos de la Frontera), que tiene un escudo del régimen franquista. Este escudo contiene elementos preconstitucionales en contra de las previsiones legales recogidas en la denominada Ley de Memoria Histórica. Por ello, la Universidad de Sevilla consultó a la citada Comisión y finalmente se ha decidido eliminar el escudo, respetando los ángeles, como elemento escultórico de gran valor, y sustituirlo por el sello institucional de la US".


Lamentablemente, durante los meses de de julio y agosto de este año, se han retirado los dos "ángeles". En el lugar que ocupaban los niños y el escudo, han instalado un frontón triangular, que supone, al decir de los expertos, una aberración arquitectónica al estar situado dentro del frontón partido y sin posibilidad de situar ya a dichos niños o ángeles que la Comisión de Patrimonio ordenó que se deberían respetar. Y así ha quedado: En las fotos puede verse, que se han incumplido las directrices de la comisión de Patrimonio, al no haber respetado el valor artístico de las figuras de los niños y haberlas suprimido. De ese modo, han modificado un BIC incumpliendo las directrices de la comisión de Patrimonio de la Junta, lo que puede constituir un delito penal.

Además, los herederos del escultor Antonio Cano se plantean ya la posibilidad de realizar acciones ante los Tribunales amparados en la Ley de Propiedad Intelectual. Curiosamente, según la familia del escultor preguntada por Libertad Digital, estos trabajos de la ornamentación de las portadas no fueron cobrados salvo un pequeño adelanto que le hicieron. Ese año el administrador de la Universidad se fugó a América con el dinero de las nóminas de toda la universidad. Fue el actual Consejero de Economía y Conocimiento y exrector de la Universidad, Antonio Ramírez de Arellano, actualmente investigado por la Fiscalía por una gestión sospechosa, el que decidió comenzar el procedimiento de amputación de la fachada.

El pasado lunes 14 de noviembre finalizó la colocación del escudo de la Universidad en el interior del frontón que han construido en el lugar donde estaba situado el escudo anterior confirmándose así que no estarán las dos figuras de los ángeles, que la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico en su informe preceptivo para la modificación de un Bien de Interés Cultural (BIC), indicaba que se debían respetar, consumándose así lo que puede ser considerado un delito flagrante.

Temas

En España

    0
    comentarios