Menú

Andrés Herzog: “Hemos sentado a los corruptos en el banquillo, otros han pactado con ellos”

El líder de UPyD vaticina el pinchazo de "la burbuja de los emergentes"

15
Andrés Herzog: “Hemos sentado a los corruptos en el banquillo, otros han pactado con ellos”
Herzog, en una imagen reciente | D.A.

Andrés Herzog (San Sebastián, 1974), nos recibe en su despacho a última hora de la tarde, antes de entrar en directo en televisión para hablar del caso Rato, un asunto que no estaría donde está de no ser por la labor de UPyD en el caso Bankia, que él mismo comandó antes de sustituir a Rosa Díez como líder de la formación magenta. Mientras nos muestra algunos descartes del diseño del nuevo logotipo del partido, encendemos la grabadora, aunque no es de esos políticos que cambia excesivamente según la conversación sea on u off the record.

Lleva casi cien días como líder del partido. Parece evidente que se ha vuelto a hablar de UPyD por su propuestas y no por otras cuestiones.

Es cierto. Teníamos el reto de la unión del partido y se ha conseguido. Eso se refleja, por ejemplo, en las primarias, que las he ganado con un respaldo del 74%. Me planteé al llegar que nos tendríamos que ocupar de los problemas de la gente, que al final es para lo que estamos los partido políticos.

Sin embargo, UPyD sigue siendo una formación a la que otros le 'roban la merienda' si me permite la expresión. ¿Qué sintió al conocer que la excomandante Zaida Cantera irá en las listas del PSOE?

Habría que preguntarle al PSOE por qué ha fichado a una persona a la que objetivamente ha perjudicado. Recordemos que parte de su acoso y desamparo se produjo bajo gobiernos socialistas. Nosotros nos hemos comportando por convicción y por la volutad de ayudar a la gente. En ese caso o en el de Bankia y los preferentistas. Naturalmente, cada uno puede participar en política como quiera.

Ustedes pidieron el año pasado cárcel para Rodrigo Rato y el juez Fernando Andreu les acusó de tener "afán de protagonismo".

Era un calificativo que sobraba en una resolución judicial. Pero más allá de eso, el tiempo nos ha dado la razón. La retirada del pasaporte que se ha acordado ahora llega tarde, nosotros la pedimos en abril. Hemos perdido un tiempo precioso en el que, entre otras cosas, Rato se ha dedicado a viajar a Suiza...

Lo puede seguir haciendo, ya que sólo necesita el DNI.

Sí, encima eso. Se ha dedicado estos meses a ocultar su patrimonio y a sustraerlo a la acción de la justicia, afectando fundamentalmente a los afectados por las preferentes y la salida a bolsa de Bankia.

En el terreno estrictamente político, ahora mismo, y lo han ratificado las elecciones catalanas, un fenómeno muy significativo es el retroceso de Podemos. Paralelamente el PSOE recupera resuello y la hipótesis de Pedro Sánchez presidente ya no es tan raro formularla. ¿Qué puede hacer UPyD en ese escenario?

Las últimas encuestas nos dan presencia en el Congreso de los Diputados, estoy convencido que estaremos. Es cierto que la situación ha cambiado, el escenario es convulso y puede haber más cambios. Nosotros ya denunciamos el fenómeno burbuja con respecto a los emergentes, lo que se demuestra con el caso de Podemos. Creo que la coherencia es muy importante, y en eso nosotros tenemos un aval. UPyD cumple, y eso nos diferencia del resto. No defraudamos a nadie, podemos hablar de la corrupción o de la despolitización, nos hemos opuesto a los repartos de cargos en organismos reguladores o en televisiones públicas.

Usted critica a los emergentes. Podemos y Ciudadanos se han visto en una situación en la que UPyD se ha visto menos, la de respaldar gobiernos municipales y autonómicos. Me gustaría saber qué harían, por ejemplo, en un escenario como el andaluz, donde las alternativas eran que Podemos entrase en el Gobierno o que se repitiesen las elecciones con un previsible nuevo y mayor triunfo de Susana Díaz.

Obviamente la política es el arte de lo posible. Nosotros tenemos principios pero también somos pragmáticos. Mire: nosotros a los corruptos les hemos sentado en el banquillo, mientras que Ciudadanos les ha sentado en los gobiernos. Están presidiendo la Comisión de los ERE y no han llamado a declarar a Susana Díaz, mientras nosotros estamos personados en el fraude de los cursos de formación. Son dos formas de enfrentarse a los problemas radicalmente distintas. Nosotros creemos en un cambio de verdad. También hemos hecho pactos, como ocurrió en Asturias, y negociamos exclusivamente principios.

Insisto en que por los hechos conoceremos a cada uno. Nosotros hemos dado ejemplo, particularmente cuando nos hemos negado al reparto de poderes como el judicial a través de las instituciones.

Andrés Herzog y Mariano Alonso

Se presenta a unas elecciones en las que el debate sobre la reforma constitucional va a estar muy presente. En ese terreno UPyD también ha abierto brecha, pero ahora por ejemplo el PSOE la plantea muy a las claras. Pedro Sánchez habla también de una reforma "federalizante". ¿En qué se diferencia de ustedes?

Son planteamientos radicalmente distintos. Los socialistas buscan contentar al nacionalismo, como objetivo de la reforma, y nosotros buscamos modificar la Carta Magna a pesar del nacionalismo. Precisamente porque lo que buscamos es la igualdad de los españoles, algo que es incompatible con los derechos históricos, el concierto económico, los sistemas de financiación especiales para País Vasco y Navarra, que defiende el PSOE [la entrevista se realiza poco antes de la polémica entre varios barones socialistas sobre el particular] y a los que nosotros nos oponemos radicalmente.

Nuestra reforma parte de la recuperación de competencias, algo que no defiende ningún partido. Entre esas competencias la de Educación, para garantizar, por ejemplo, que no se adoctrine en las aulas en Cataluña; también la de Sanidad, para garantizar que los españoles tengamos los mismos servicios sociales vivamos donde vivamos. El PSOE quiere establecer y blindar la singularidad de Cataluña. Lo mismo puedo decir de nuestra propuesta para modificar el sistema electoral y hacerlo más igualitario, algo contra lo que el PSOE siempre ha votado en contra. Y todo ello sin hablar de otras reformas de calado que planteamos como acabar con los aforados o con la figura del indulto.

Usted dice que Sánchez quiere contentar a los nacionalistas, pero obviamente tiene que contentar también a Susana Díaz y a sus votantes en Andalucía. ¿Cree que es posible vender allí una reforma que defienda el rancho aparte para Cataluña?.

Harán sus apaños. Su modo de proceder ya lo conocemos: te doy aquí, mañana en otro lado, en un sistema desigual...

Pero eso, ¿cómo se le presenta al votante socialista en Andalucía?

El PSOE vive en una eterna contradicción. A la vez que ponen una bandera gigante de España en sus actos se dedican a debilitar el Estado. No tienen proyecto para nuestro país y no veo que hayan reflexionado sobre ello.

Le quería preguntar por algunas iniciativas que están llevando a cabo en el Congreso en este final de legislatura. La primera la ley de Lenguas sobre la oficialidad del castellano. ¿Qué espera de la interpelación que ha anunciado Rosa Díez en esta materia?

Poco, la verdad. Habiendo tenido oportunidad el Grupo Popular de tramitarla para que se debatirse como proposición de Ley, lo ha evitado con triquiñuelas. Ahora tendrán que debatir la interpelación, pero porque no tienen más remedio. En esta materia el PP se ha retratado: está por la discriminación por razones lingüísticas en las comunidades bilingües. Apoya la inmersión y no ha movido un dedo para acabar con las multas lingüísticas. Es muy grave porque hay varias sentencias del Tribunal Supremo que avalan que se debe garantizar la enseñanza en castellano, la elección de la lengua materna es un derecho fundamental.

Ustedes han intentado encauzar la reforma del Tribunal Constitucional que propuso el PP en plena campaña en Cataluña.

En esto han dado una de cal y otra de arena. Mientras intenta aparentar firmeza, por otro lado tontea con el nacionalismo y habla de singularidades.

¿UPyD es partidario de intervenir en Siria?

Es complicado. Hace falta una postura común europea. No caben ya decisiones unilaterales. Hay que afrontar el origen del problema, que es muy profundo. Hay que colaborar al desarrollo de los países del entorno europeo y, en todo caso, intervenir militarmente con carácter humanitario.

Luis Garicano, el responsable del programa económico de Ciudadanos, ha fijado dos prioridades en la acción de un nuevo Gobierno: una reforma educativa que vincule la financiación de los centros al rendimiento de los alumnos en el mercado laboral y una laboral que establezca el contrato único con indemnización creciente.

En la última me alegro que se haya sumado a la propuesta de UPyD, que como usted sabe llevamos defendiendo mucho tiempo y que hemos votado incluso en el Congreso. Es algo que recomiendan varios organismos internacionales para acabar con la dualidad de nuestro mercado de trabajo.

Sus ideas educativas no las compartimos en absoluto. Por supuesto que nosotros defendemos potenciar el talento, el mérito y el esfuerzo. Pero lo que propone no arregla los problemas fundamentales de la Educación, que son básicamente presupuestarios y, como he dicho antes, de adoctrinamiento en las aulas. Lo que propone es claramente neoliberal, fomenta la desigualdad y aumenta la brecha entre españoles. Es decir: los que pueden acceder a universidades elitistas y los que no. Mire, en nuestro partido tenemos muchos profesores y estamos muy sensibilizados con esta cuestión.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation