Menú

La vicepresidenta, retenida en Turquía 12 horas por una avería en su avión

Soraya Sáenz de Santamaría viaja a Afganistán en una aeronave de Air Europa, para asistir al acto de despedida del las tropas españolas.

7

Ha sido un viaje movido desde sus inicios. La expedición que el Ministerio de Defensa ha preparado para el acto de despedida de las tropas españolas en Afganistán comenzó con mal pie… y los problemas han continuado. ¿La principal damnificada? La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que se ha pasado 12 horas retenida en Turquía, tras una avería en el avión que les trasladaba al país asiático.

En un principio, la idea era que fuera Pedro Morenés el que acudiera en representación del Gobierno al acto de despedida. El viaje se guardaba en secreto por motivos de seguridad, pero estaba todo preparado desde hace semanas. Sin embargo, la crisis en Canarias, con motivo del accidente del helicóptero español en el que viajaban tres militares, obligó al ministro a viajar a las islas, por lo que fue sustituido por la vicepresidenta. Además, todos estos cambios motivaron que el avión saliera con unas horas de retraso del Aeropuerto Adolfo Suárez – Barajas.

El primer destino de la aeronave era el aeropuerto turco de Tekirdag-Çorlu, a unos 110 kilómetros de Estambul, donde estaba previsto realizar una parada técnica para reportar y continuar viaje hacia Afganistán. Sin embargo, cuando el Boeing 737-800 de Air Europa se disponía a tomar tierra, los pilotos advirtieron que se iluminaba uno de los testigos del cuadro de mandos de la aeronave. Había un problema con el filtro del motor derecho.

Eran las dos de la madrugada del viernes al sábado, hora de Turquía, y los técnicos de Air Europa decidían que no se podía continuar con el viaje previsto. La primera opción fue solicitar a Turkish Airlines que les prestasen la pieza necesaria para hacer las reparaciones pertinentes. Sin embargo, esto no fue posible y finalmente, tras cinco horas de espera en las que los 47 pasajeros permanecieron a bordo del avión, se decidió pedir la pieza a Madrid y se trasladó a los pasajeros a un hotel de Çorlu. Air Europa dispuso entonces una segunda aeronave que ha llevado la famosa pieza desde Madrid a Turquía.

La segunda solución pasaba por volar en esta segunda aeronave, para no perder el tiempo necesario en la reparación. Sin embargo, las autoridades de los países que deben sobrevolar en su camino hacia Afganistán no dieron su permiso a este segundo avión, por lo que sólo el primero tenía vía libre (una vez reparado, por supuesto). Todos estos contratiempos han provocado que la vicepresidenta haya estado más de 12 horas retenida en mitad de Turquía, junto al Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD), almirante general Francisco García Sánchez, y al Jefe del Estado Mayor del Ejército (JEME), general Jaime Domínguez Bug. Junto a ellos, viajaban personal del ministerio de Defensa y del gabinete de la vicepresidenta y 29 periodistas que van a cubrir el acto de arriado de la bandera española. Además, el avión en el que viajaba la vicepresidenta tenía previsto traer de vuelta a España a 88 de los militares destinados en Afganistán.

No es éste el primer incidente que ocurre en este año con una aeronave de Air Europa dentro del contrato que la aerolínea tiene con el Ministerio de Defensa. La compañía ganó un concurso público por 30 millones para "el traslado de tropas a zonas de operaciones y ejercicios y otro tipo de actividades".

En febrero de este mismo año, la compañía suspendió un vuelo a Bagdad que iba a trasladar a 120 militares españoles a la capital iraquí. En aquella ocasión se alegaron "motivos de seguridad".

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation