Menú

La estrategia "poli malo-poli bueno" de Iglesias y Errejón con Sánchez

De cara a las negociaciones con el PSOE, Iglesias es más intransigente mientras que Errejón mantiene un talante más conciliador.

9
La estrategia "poli malo-poli bueno" de Iglesias y Errejón con Sánchez
Iglesias y Errejón. | Dani Gago

Este miércoles, a las diez y media de la mañana, Pablo Iglesias y Pedro Sánchez volverán a verse las caras en una cita el Congreso de los Diputados tras unas semanas en las que su relación ha sido prácticamente inexistente.

Una reunión que, una vez más, ha puesto en evidencia que Pablo Iglesias e Íñigo Errejón tienen posiciones claramente diferenciadas a la hora de marcar su estrategia para enfrentar los diferentes retos políticos que se le presentan a Podemos.

Por un lado, Pablo Iglesias y sus más cercanos adoptan el papel de "poli-malo" y dan un "no" rotundo cuando se les pregunta por si estarían dispuestos a entrar en un gobierno de coalición en el que esté Ciudadanos. Lo que desde el PSOE se puede ver como un hándicap para continuar con las negociaciones.

Desde el entorno de Íñigo Errejón, por su parte, prefieren ser mas tibios con este tema. Era el propio número dos de Podemos el que preguntado por esta cuestión no quería dar un "no" rotundo y prefería desviar el tema asegurando que "aún no hemos recibido la propuesta en firme" del PSOE y que "cuando la recibamos lo valoraremos".

En esa rueda de prensa que ofrecía tras la junta de portavoces del Congreso, Errejón desvelaba que él ha estado trabajando de manera discreta con líderes socialistas los últimos días para preparar la cita de Sánchez e Iglesias. "En las conversaciones previas hemos percibido voluntad sincera y clara para recorrer hasta el final la única vía que puede dar un gobierno de cambio", ha asegurado.

El "problema"

Y para recorrer esta vía, y aunque Errejón continúe defendiendo un "gobierno a la valenciana", el número dos de Podemos sí que prefiere adoptar el rol de "poli bueno" y no poner palos en las ruedas en las negociaciones con el PSOE.

Sabe que en un futuro cercano Ciudadanos puede ser necesario si se quiere llegar a un acuerdo y no apuesta por no cerrar puertas. Por ello, no es tan tajante en sus respuestas ya que, como el mismo indicaba este martes en Twitter "no ve mal" que los de Albert Rivera apoyen ese gobierno en el que esté Podemos. Además, así intentan dar una imagen de partido menos "radical" y más dialogante.

Además este talante más conciliador tiene otra ventaja. En el caso que no se llegue a ningún tipo de acuerdo, a Podemos creen no se le podrá "culpar" de no hizo todo lo posible para evitar unas nuevas elecciones . El "problema" para este sector es que será Iglesias el que acudirá a esta reunión y puede no seguir esta estrategia.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios