Menú

Azúa no se amedrenta: denuncia el silencio de "los periodistas a sueldo" ante el ataque a Boadella

Los papeles de Panamá dan un respiro de pactos en portadas y editoriales.

16
Azúa no se amedrenta: denuncia el silencio de "los periodistas a sueldo" ante el ataque a Boadella
Félix de Azúa. | EFE

El Mundo dice que "España pide ayuda a Panamá para perseguir a los evasores" y que "la Casa Real se desmarca de la Infanta Pilar". Como sigan así, se van a quedar si familia. Dice el editorial que lo guay de esto es que "si se han filtrado esos documentos de un importante despacho nadie, en ningún otro paraíso fiscal, se puede considerar a salvo a partir de ahora. Y ello es muy bueno para la salud democrática de las sociedades". No sé yo, los paraísos fiscales surgen como setas. Sobre nuestros defraudadores presuntos, como Almodóvar, Messi, la hermana del emérito, etc, dice que "deberían ser los primeros interesados en despejar dudas para evitar quedar ante la opinión pública como unos defraudadores". Sobre todo Almodóvar, con todo lo que ha largado. Hoy los columnistas tratan temas diversos, hasta la coronilla de pactos. Joaquín Manso se refiere a la campaña del entorno mediático podemita contra Félix de Azúa, encabezados por el director de Al Rojo Vivo, de La Sexta, Antonio García Ferreras, "auténticos tribunales de la moral pública que reclaman para él una sanción y un estigma: nada menos que la expulsión de la RAE. Los mismos que entendieron el exceso activista de Rita Maestre o de los titiriteros -y con razón, pues libertad es que sean absueltos- exigen censura y látigo para el discrepante". Arcadi Espada se da el gusto de abdicar de catalán tras ser incluido en la lista negra de malos catalanes. "Cualquiera puede abstenerse de ser catalán y, sobre todo, cualquiera puede dejar de serlo (…) Basta con no quererlo. Yo mismo no lo quiero. Hace tiempo me quité, y es absurdo que se empeñen en seguir considerándome catalán en cualquiera de sus formas, incluida aquella de traidor que tanto me ilusionó de niño", dice sin esperar a que los periodistas podemitas pidan su expulsión de Cataluña.

El País aprovecha que Soraya está en otras cosas para sacar los pies del tiesto. "La repetición de las elecciones favorece la abstención y al PP", dice azuzando al pacto. Francisco Camas, analista de Metroscopia suplica. "La mayoría de la población española no quiere nuevas elecciones, quiere Gobierno", "los partidos deben ceder", que "el electorado es susceptible de desmovilizarse" y "un escenario de este tipo solo beneficiaría al PP". Os vais a enterar cuando Soraya suelte la guadaña contra los cachorros peperos. También editorializa sobre los papeles de Panamá. Dice que "frente a la retórica sobre la igualdad fiscal y la persecución del fraude se alza la realidad incuestionable de que existen refugios seguros para quienes quieren ocultar el dinero". Ohhh, ¿os habéis hecho pupita al caer del guindo? El mundo es injusto, hay malos y buenos, ricos y pobres. De hecho en este periódico hay unos cuantos ricos. Eso sí, ni El País ni Félix de Azúa se amedrentan ante el acoso que está sufriendo el académico, y hoy denuncia un detallito que se le ha pasado por alto al ejército mediático podemita. "Hace días, unos nazis de la provincia de Girona asaltaron el jardín de Albert Boadella (...) He esperado unos días por si alguna autoridad catalana mostraba un gramo de conciencia. Por ejemplo, la detención de los nazis. Siguen libres y con hachas. Nada ha dicho" el presidente Puigdemont. "Nada ha dicho Colau". Ni tampoco han dicho ni pío "los periodistas y redófilos a sueldo. Ni los jefes del partido progresista. Da un poco de asco". Sí, un poco. Aunque últimamente nos estamos acostumbrando a esta sensación de náusea.

ABC cuenta que "Venezuela pagó 7 millones para impulsar 'cambios políticos' en España". "Hugo Chávez autorizó los desembolsos a la fundación de Pablo Iglesias para crear fuerzas y movimientos sociales afines al gobierno bolivariano". Se queja Bieito Rubido de que a Podemos "parece que todo le sale gratis" y cuando sale algo sobre ellos empiezan con aquello de "es una campaña contra nosotros", etc, etc que seguro aprendieron del PP, pero "nunca demuestran la supuesta falsedad de los hechos que se les imputan". No te preocupes Bieito, verás como hoy el implacable García Ferreras pone las cosas en su sitio. No hay más que ver cómo le dio ayer a la juez podemita aficionada al 'no sabe usted con quién está hablando'. ¡Cómo la puso, madre! Ni a Félix de Azúa le había atizado así. Pedazo de periodista, que dice Marhuenda, sí señor.

Nada que ver con los periodistas que denuncia Hermman Tertsch, esos que "odian a todo el que no esté en ese periodismo progresista que siempre tiene dos varas para juzgar a amigos y enemigos y que necesita manipular y tergiversar para amoldar la realidad a su verdad ideológica". Ese periodismo a cuyo "máximo exponente" le ha dado Rajoy la "entrevista total". "Parece no saber aun hoy los cuervos que ha criado". Ya lo dice el presidente, en Moncloa se vive muy aislado. Pero vamos, tan aislado que no le llega ni la señal de televisión. Ya se enterará cuando los cuervos estén a las puertas del palacio.

David Gistau... Uf, RIP, por David Gistau, lástima. No se le ocurre otra cosa que denunciar, así, sin escolta, los modos de Soraya Sáenz de Santamaría. "La vicepresidenta en funciones ha comenzado a patrullar el ámbito sucesorio para despejarlo de intrusos. Y lo ha hecho con una virulencia explícita contra la camada de vicesecretarios que no congenia con su modo habitual de proceder, más subterráneo y hecho de susurros, más basado en los periodistas instrumentales que aguardan turno para despachar con ella como en la sala de espera del médico y que son conminados sin pudor alguno a no olvidar a quien deben un escaño de tertulia. Un compañero a quien dijeron esto, poco menos que agarrándolo por la solapas, aún no se ha recuperado del susto. Ni que le hubieran enviado un canario muerto". ¿Y por qué no ha salido él a denunciarlo? Te doy dos telediarios, Gistau. "Santamaría ha salido en tromba a liquidar a los renacuajos". Te echaremos de menos, Gistau.

La Razón nos deja de piedra con una exclusiva. "Setmarian: un español toma el poder militar de Estado islámico". Mira que exportamos cosas raras. Dice que era "vendedor en el Rastro". Qué carrerón. También editorializa sobre los papeles de Panamá, pero sólo para defender al Gobierno de Rajoy. "Hay quien se apresuró ayer a juzgar y sentenciar, fiel a su afición a la justicia sumarísima siempre que entienda que sirve a sus intereses, en este caso, políticos. Por supuesto, el PSOE y el resto de la izquierda señalaron al Gobierno y a la amnistía fiscal y exigieron la comparecencia de Montoro. El objetivo no es otro que identificar al PP como el socorrista de los evasores y no como un gobierno con resultados de récord en la lucha contra el fraude fiscal". Ni tanto ni tan calvo. Este Marhuenda no parece conocer la palabra mesura. Sobre pactos, dice que "Iglesias negocia para Sánchez desde enero la abstención de los independentitas". Sí, ya lo sabíamos, anda que Pablo se ha ocultado. Y claro, las tortas le llueven a Rivera. "Albert Rivera da la impresión de haberse emborrachado de poder (…) Ahora aparenta estar convencido de que él tiene la puerta de todo poder hasta, incluso, de verse presidente del Gobierno", dice Iñaki Zaragüeta. Otros parecen haberse emborrachado de otras cosas más fuertes, pero vamos Albert, que tampoco pasaría nada porque te estuvieras quietecito unos días, que se te está yendo un poco la olla con tanta actividad frenética para un lado y para otro. Más que borracho, parece que le ha entrado el baile de San Vito. Como en la campaña.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios