Menú

Un concejal de la CUP en Barcelona irá a juicio por coacción

Según el médico que presentó la denuncia, el edil antisistema de Barcelona Josep Garganté le coaccionó para que se inventara una agresión policial.

10
Un concejal de la CUP en Barcelona irá a juicio por coacción
Josep Garganté, concejal de la CUP en Barcelona | EFE

Como tantas otras veces ocurre, el pasado 23 de marzo la Guardia Urbana de Barcelona disuadió a los vendedores ambulantes que mercadeaban de forma ilegal en la estación de Metro de Drassanes. Uno de los llamados manteros allí presentes resultó herido; y Josep Garganté, concejal de la CUP en la Ciudad Condal, detectó una ocasión para sacar rédito político.

Es la versión de un médico que emprendió acciones judiciales contra el edil antisistema. En su denuncia, relata cómo Garganté le coaccionó para que modificara el informe de lesiones del mantero, haciendo notar que las heridas se debían a una agresión de los agentes. Según consta en las actuaciones, el vendedor ambulante fue trasladado al centro sanitario Peracamps,. El profesional que le atendió determinó que las lesiones eran fruto de una caída.

Sal concejal de la CUP habría acudido horas más tarde al centro sanitario. Tal y como detalla la denuncia, llegó junto a otras personas, que no han podido ser identificadas, y que pidieron entrevistarse con el médico. Expone el auto que entonces se entabló una discusión en la que Garganté pidió que en el informe constara que se había empujado al mantero. Pero el médico no accedió y denunció al concejal, que será juzgado por un delito.

Este mismo concejal recitó el pasado enero en una comisión municipal una canción anónima que hablaba de cortar el cuello al Rey. La estrofa que citó Garganté dice en catalán: "Si el Rey quiere corona, corona le daremos, que venga a Barcelona y el cuello le cortaremos".

Incitar a la sedición

No es el primer concejal de esta formación salpicado por procesos judiciales. A instancias de la Fiscalía, la Audiencia Nacional imputó a finales de marzo al edil antisistema en el Ayuntamiento de Vic (Barcelona), Joan Coma. Le atribuye un presunto delito de incitación a la sedición por incitar a la desobediencia de los tribunales españoles durante un pleno municipal en diciembre de 2015.

La receta para la independencia de Coma pasa por "dejar de supeditarse a las decisiones de las instituciones españolas" y "desobedecer" al Tribunal Constitucional: "Nosotros siempre hemos dicho que para hacer la tortilla habrá que romper los huevos". En esos términos se expresó durante el pleno municipal; y por ellos la Fiscalía de la Audiencia Nacional solicitó al magistrado Ismael Moreno que investigara un posible delito de incitación a la sedición.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios