Menú

Separatistas antisistema se hacen fuertes en el rectorado de la Universidad de Lérida

Llevan dos semanas de okupas en los despachos para exigir el despido de la profesora Inma Manso, subdelegada del Gobierno en la provincia

(Barcelona)
38
Separatistas antisistema se hacen fuertes en el rectorado de la Universidad de Lérida
Antisistema en la universidad | TV3/eNoticies

No quieren fotos, ni cámaras de televisión. Los medios de comunicación son sus enemigos. Este jueves agredieron e insultaron a varios periodistas que cubrían una asamblea de los estudiantes de Letras en la que se desmarcaban de la protesta e instaban a los encerrados, unos veinte individuos, a deponer su actitud, abandonar el rectorado y continuar con las protestas por otros medios.

Todo comenzó hace un mes, cuando un grupo de energúmenos trató de agredir a la profesora de Comunicación Inma Manso, quien también es subdelegada del Gobierno en Lérida. Los insultos y las amenazas hacia la docente llegaron a tal extremo que debe dar sus clases con escolta policial en la puerta para impedir el acceso de los violentos.

Tanto el personal administrativo, los profesores y la mayoría de los estudiantes han reclamado a los okupas que se vayan de una vez del rectorado para que vuelva la normalidad a las aulas, pero se niegan. Quieren que se retiren los cargos contra una joven que agredió a un mosso d'esquadra en el intento de asaltar por la fuerza la clase de Manso el pasado 17 de mayo.

Ya hace quince días que se encerraron en el rectorado y ahí siguen atrincherados. No quieren a la profesora Manso, no quieren policía en el campus y no se irán, afirman, a pesar de que sus propios compañeros y los trabajadores del centro universitario censuran la okupación. De hecho, los incidentes de este jueves comenzaron cuando los okupas advirtieron que un grupo de alumnos y personal administrativo entró en el rectorado coreando la consigna "Fuera okupas de la Universidad" y trataron de desmontar las barricadas que los violentos han colocado en las instalaciones. Al ver a los periodistas, se lanzaron contra ellos para impedir que tomaran imágenes de la reacción de una cuarentena de personas, entre las que se encontraban estudiantes, profesores, administrativos y algunos vicerrectores.

La mayoría de los estudiantes de Letras están de acuerdo con las reivindicaciones de los encerrados, que han pasado de los cuarenta iniciales a unos veinte, pero prefieren adoptar otras medidas de protesta que no alteren el normal funcionamiento del centro. Entre tanto, Manso se ve obligada a llevar escolta en la Universidad.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios