Menú

Miquel Roca niega que existieran negociaciones para salvar a la infanta

El abogado de doña Cristina ha sostenido ante el juez Pedraz que nunca consultó temas de Nóos con la Casa Real.

0
Miquel Roca en la Audiencia Nacional | EFE

El juez que instruye el caso de las supuestas extorsiones de Manos Limpias y Ausbanc ha tomado declaración este martes al abogado de la infanta. Tanto Santiago Pedraz como las partes personadas pretendían sacar conclusiones en torno un presunto chantaje de tres millones de euros, que mantiene dos lecturas radicalmente opuestas: según la investigación, la trama liderada por Luis Pineda exigió el dinero al equipo jurídico de la doña Cristina y, por el contrario, el secretario general del sindicato, Miguel Bernad, asegura que le ofrecieron dicha cantidad desde el entorno de la hermana del Rey para sacarla del banquillo.

Pero Miquel Roca no ha dado demasiados detalles. Ni ante los investigadores - su declaración no ha durado más de 15 minutos-, ni ante los medios de comunicación, a los que no ha querido responder ni siquiera la pregunta clave del entuerto: si mantuvo una negociación paralela al juicio con Manos Limpias o cualquier otra instancia para lograr la redención de su patrocinada. El abogado catalán simplemente ha ratificado la versión que prestó ante la policía y que también facilitó el alto cargo del Sabadell en quien delegó para negociar con Luis Pineda. Dice que nunca ha contactado con Manos Limpias ni con el líder de Ausbanc y que tampoco consultó ningún movimiento con la Casa Real: "Rotundamente no, mi cliente se llama Cristina de Borbón y Grecia", ha dicho textualmente Roca.

También ha desmentido la versión de José Castro, el juez instructor del caso Nóos. En un informe que Castro presentó ante la Audiencia Nacional el pasado 20 de mayo, vertió sospechas sobre los posibles intereses ocultos de Miquel Roca en la trama que se juzga en Palma. El magistrado cordobés aseguró que el abogado de la infanta le propuso una reunión secreta para tratar la imputación de su cliente; y precisó que otro miembro del equipo jurídico de doña Cristina, Jaime Riutord, acudió a su despacho para trasladarle las pretensiones del considerado como uno de los siete padres de la Constitución Española.

Esa reunión, según Castro, no se llegó a producir porque nunca celebra encuentros en la "más absoluta intimidad". Miquel Roca ha respondido este martes que no pidió reunión alguna con el instructor de Nóos, tampoco a través de Riutord.

La versión de BBVA

Los otros dos citados como testigos en esta jornada de interrogatorios eran Javier Ayuso e Ignacio Moliner, ambos exdirectores de comunicación del BBVA y personas contra las que los principales investigados han cargado en sus declaraciones.

En primer lugar, Ayuso ha explicado que cuando entró como director de comunicación, el banco tenía suscritos convenios publicitarios con Ausbanc, que en realidad valían un tercio de lo que se estaba pagando, unos 260.000 euros cada ejercicio, aunque no ha especificado los años en los que la entidad estuvo sobrefinanciando a la asociación de usuarios. Según el testigo, Pineda exigió más fondos, pero él no encontró justificación. Este comportamiento, unido a un comunicado de la Asociación de Periodistas de Información Económica que advertía de que en Ausbanc no hay periodistas económicos, sino personas con otros intereses; condujo a Ayuso a suspender los contratos.

A partir de ese momento, ha precisado el declarante, Ausbanc empezó a poner en duda la solvencia del banco: personas como Luis Pineda, Hermenegildo García o la representante de Manos Limpias en el caso Nóos, Virginia López-Negrete, acudieron a las juntas del BBVA "a montar el pollo", tal y como han reproducido fuentes jurídicas las palabras del propio Javier Ayuso. El exdirector de comunicación ha añadido que fue objeto de ataques personales y que López-Negrete amenazó con la imputación en Nóos de Antonio Ballabriga, entonces jefe de Reputación Corporativa. La Fiscalía va a indagar sobre la vinculación de la abogada en la presunta trama, aunque ella misma ha negado cualquier vinculación.

Ignacio Moliner recogió el testigo de Ayuso y dirigió la comunicación del BBVA hasta 2015. El testigo ha sostenido que cuando llegó no había convenios y Pineda intentó contactar con él pero ni se puso al teléfono. Como represalia, siempre desde la versión facilitada por fuentes jurídicas, ha asegurado que el líder de Ausbanc emprendió una campaña personal contra él en Twitter y en su revista. Ha manifestado que incluso profirió insultos. Sobre López-Negrete, ha afirmado que actuaba como una más de la organización de Manos Limpias y Ausbanc.

En España

    Lo más popular

    0
    comentarios

    Servicios

    Máster EXE: Digital Marketing & Innovation
    España Baila Flamenco