Menú

Fernández Díaz dice que la "víctima" de la filtración es él y critica que pidan su dimisión

El ministro del Interior dice que él es la "víctima" y ve intencionalidad en que se difundan a cuatro días de las elecciones.

0

El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, confirmó este miércoles que se reunió en su despacho con el magistrado que dirige la Oficina Antifraude de Cataluña. "La oficina fue creada por el Parlament de Cataluña en 2008, cuando gobernaba el tripartito, y se trata de una institución dedicada a luchar contra la corrupción", dijo. Fernández Díaz intentaba explicar así que la conversación grabada y difundida por Público tratara sobre la búsqueda de casos de corrupción en los partidos implicados en el proceso separatista.

Explicó el ministro que la misión de la Oficina Antifraude es precisamente investigar y prevenir conductas corruptas, por lo que la citada reunión "no era para hablar de fútbol". La Oficina está adscrita al Parlamento de Cataluña, que ya ha anunciado que procederá a la destitución de Daniel de Alfonso. La ley de esta oficina prevé la colaboración leal e institucional con otros organismos, como el Ministerio de Interior.

"Lo que es sorprendente es que unas conversaciones de hace dos años se grabaran y que salgan ahora sesgadas, editadas, cuatro días antes de las elecciones y se hable de conspiración en lugar de poner el acento en que se haya grabado y difundido, descontextualizada, esa conversación en estos momentos". Fernández Díaz criticó además que todos los dirigentes políticos, "desde Bildu hasta Ciudadanos", hayan pedido dimisiones "sin esperar a un eventual resultado de la investigación de cómo se ha podido grabar y difundir" esa conversación, cuya intencionalidad, dijo es "hacer daño al candidato del PP y al magistrado. Es el mundo al revés. En lugar de pedir explicaciones de quién ha hecho la grabación se pida el cese de las víctimas de esa conspiración".

Fernández Díaz confirmó que ha ordenado a la policía una investigación sobre la grabación "en mi despacho" y la difusión de la conversación, que considera un "atropello". "Hablar de conspiración es una calumnia intolerable. Cuando se filtra una conversación dos años después y antes de unas elecciones se hace con la intención de destruir políticamente y que deje de actuar la oficina antifraude". "La única conspiración es de quien ha grabado esta conversación hace dos años y ahora la esta filtrando".

Fernández Díaz recalcó con insistencia que él es la "víctima" y lamentó que todos los partidos le pidan que se vaya "sin darse cuenta de que soy la víctima de este atropello, de este ataque". "Es el mundo al revés", dijo. Sobre Puigdemont, que también ha pedido su dimisión, ha dicho que "no está a la altura de su cargo" y ha recalcado que "no le va a hacer el favor de dimitir".

El ministro indicó que habló la pasada noche con Rajoy sobre el asunto y que le explicó que fue "una reunión de hace dos años". "Hablamos de las cosas que son competencia de la Oficina Antifraude", insistió, antes de apuntar que si él no fuera candidato, todo esto "no se hubiera trascendido". En su opinión, decir que pidió buscar pruebas contra Junqueras "es una injuria, una calumnia y una estupidez".

En España

    0
    comentarios

    Servicios