Menú

Ser profesor en regiones donde sólo se habla español es una desventaja

En las comunidades donde cuentan con lenguas propias hay cortapisas, como la acreditación previa del idioma.

0

El pasado mes de junio comenzaron las pruebas selectivas para cubrir puestos de profesores de Secundaria, Formación Profesional y Escuelas Oficiales de Idiomas en Andalucía se aproximan.  Dejando al margen las plazas específicas destinadas a discapacitados y otros, hubo 23.926 opositores para 1.763. Igualmente ocurre en Extremadura y las demás regiones donde sólo se habla español.

A los muchos problemas que tienen los opositores andaluces – y el de las regiones españolas que sólo hablan español -, se suma el hecho de que catalanes, vascos y gallegos pueden acudir a estas oposiciones mientras que los andaluces y demás castellano hablantes no pueden presentarse a las de Cataluña, País Vasco y Galicia porque tienen restricciones por razón de lengua.

Los sindicatos de la enseñanza, especialmente APIA que concede entrevista al ABC, exponen que mientras catalanes, vascos o navarros pueden presentarse a las oposiciones andaluzas sin cortapisas, en sus respectivos territorios se introduce para los candidatos la barrera de la segunda lengua. Curiosamente, el sistema de acceso a la función pública de la enseñanza es nacional.

Pablo Quesada responsable de Comunicación del Sindicato de Profesores Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía(APIA) hace una enmienda a la totalidad al sistema de oposiciones. Defiende  oposiciones nacionales para un cuerpo de enseñanza que tienen carácter nacional.

Quesada denuncia que algunas comunidades hacen su chiringuito particular en educación haciendo que no se presenten los profesores de otras regiones porque no hablan catalán, vasco o gallego, que no sea de la cultura de la región bilingüe, etc…

Por ello, APIA entiende que las oposiciones únicas alejan al examinador del examinado, con lo que el proceso es "más objetivo", y defiende "un replanteamiento por completo del acceso a la función pública, para que sea más transparente y valore el mérito y la capacidad, con igualdad de oportunidades para todos, vengan de donde vengan".

Según  Quesada el volumen de opositores que llegan de fuera a Andalucía "es bestial", y si no coinciden en las fechas son numerosos los que se presentan a dos o más convocatorias para ampliar las oportunidades.

Recuerda que los profesores son son funcionarios de la Junta, sino funcionarios del Estado adscritos a la Junta. Por ejemplo, los profesores andaluces pueden, teóricamente,  concursar en Castilla y León, en Cataluña o en Baleares. Pero en las comunidades donde cuentan con lenguas propias hay cortapisas, como la acreditación previa del idioma.

Francisco Padilla, presidente de ANPE en Andalucía, que exige un Estatuto propio de la Función Docente con un nuevo sistema de oposiciones, añade que en Andalucía se produce un efecto llamada de opositores de otras comunidades, al no existir restricciones de lengua propia y al ofrecer un número de plazas considerables si se compara con otras comunidades.

El responsable de CSIF en Andalucía del área de Educación, Francisco Hidalgo, coincide en señalar que los profesores andaluces están en desventaja por tener impedimentos para poderse presentarseen toda España. Lo razonable, en su opinión sería que  una vez aprobada la oposición, se pudiera adquirir una formación sobre la segunda lengua, no antes.

Los datos

A la reciente convocatoria de junio, se presentaron 24.842 personas, 109  maestros que se presentaban al cuerpo de profesores,  328 personas con alguna discapacidad, que tienen un cupo de plazas específico y otros 479 profesores que se presentaron a una nueva especialidad. Esto es, quedaban para el turno libre 23.926 opositores, que se disputaban las 1.763 plazas que se ofertaban, a una media 13,5 profesores por plaza, más baja que 2014 donde se presentaron 38 personas por plaza.

En el caso de Secundaria, los opositores son 22.293 para 1.674 plazas a una ratio de 14,5 opositores por plaza. En el caso de discapacitados, la ratio es una plaza por cada 2,4 personas y para los maestros, 1,28. En Educación Física, la ratio es de 53 opositores por plaza. En Biologçia y Geología, 32; Orientación Educativa, 23. Geografía e Historia,22. Mejoran las ratios en Formación Profesional, Francés e Inglés.

A estas plazas se presentan opositores de todas las regiones españolas pero en los listados facilitados por la Junta de Andalucía y su consulta es imposible conocer la región de procedencia. 

En España

    0
    comentarios

    Servicios